Ya no quiero verte más

En la “vida real” elegimos en cierta manera las personas con las que nos relacionamos, sobre todo cuando vivimos en una gran ciudad. Cuando yo vivía en Madrid, habitaba en un barrio al que, a partir de mi ingreso en el instituto, solo iba a dormir. Tenía conocidos/as pero pocas posibilidades de cruzarme con ellos/as. Por tanto, la gente a la que veía regularmente era más o menos fija y en dos o tres contextos diferentes en los que me solía mover.

Sin embargo, la vida en una pequeña ciudad es muy distinta: en cualquier momento te puedes encontrar a cualquier persona (grata o non grata) en una actividad distinta a aquella en la que la sueles tener situada. Y tienes que estar preparada para ese momento, si te has criado como urbanita. Ahí es cuando echas de menos el cómodo bloqueo feisbukiano: ya ni te veo ni me puedes ver, aunque… esos espacios en blanco en una conversación sean una locura. En la vida real no se puede hacer eso, así que, o te tragas a la persona en cuestión y tratas de ignorarle con la mayor elegancia posible o dejas de ir a los espacios que ella frecuenta.

Imaginad que pudiésemos bloquear en la vida real (tienen que hacer un episodio de Black Mirror sobre este tema YA). Llegamos a un evento y vemos como un grupo de personas contestan al aire y miran a un hueco vacío. Entonces sabemos que ahí hay alguien que nos ha bloqueado o a quien hemos bloqueado. Llegamos, saludamos y nos ponemos a hablar u optamos por pasar de esa interacción incómoda para todo el mundo, en la que van a existir disrupciones de significado, seguro. Pero ¿qué ocurre en la vida real? Pues optamos bien por enfrentarnos a la situación incómoda y seguir interactuando en un sitio en el que tenemos derecho a estar, aunque haya una persona con la que hemos tenido un conflicto, o bien por autoexcluirnos de esa interacción y dejar de ir a ese sitio.

Lo que es digno de análisis son las razones por las que bloqueamos en las redes sociales en comparación con la vida no virtual. Desde luego que si vamos por la calle y una pava viene a increparte, a juzgarte por lo que has dicho en x o en y grupo, a insultarte o a contestarte a cada cosa que dices en cualquier sitio, llamas a la policía para que te la quiten de encima. En este caso, el bloqueo de las redes es una opción sana y limpia que puede prevenir que la obsesión y el acoso, fruto de una interacción virtual mal entendida, se convierta en un problema crónico.

Por otra parte, en mi vida no virtual yo elijo con quién interactuar. Si hay una persona que me incomoda, porque hemos tenido un conflicto o porque no me gusta su forma de actuar, intento no mezclarme con ella. Eso no es óbice para que evite interactuar con las personas que tenemos en común. En el mundo virtual, este tipo de bloqueo es preventivo y muy útil. Puedes anunciarlo o no, pero desde luego en algún momento la gente se va a dar cuenta de que ha sucedido. En todo caso, para eso está la opción de bloqueo: para evitar situaciones incómodas y estresantes.

En tercer lugar, imaginad que estamos debatiendo pausadamente con una persona, y vienen treinta palmeros/as a increparnos, sin argumentos y usando ataques personales. En el mundo real, esto sería una situación clara de acoso. En el mundo virtual, puedes bloquear a los palmeros y a las palmeras y seguir debatiendo con la persona en cuestión, si es que tienes interés en dicha conversación. Sin embargo, la persona en cuestión igual se lo toma a mal, porque contaba con el apoyo de ese grupo de incondicionales que le hacen tener razón sin esforzarse mucho.

En definitiva, la interacción en redes es algo muy reciente, en comparación con la interacción cara a cara, la cual se lleva depurando y desarrollando milenios. Los recursos que nos ofrecen estas redes modelan nuestra interacción, igual que nuestra capacidad fonadora, auditiva y de expresión facial modela nuestra interacción “real”. Es ahora cuando estamos desarrollando las normas (no escritas) de cómo comportarnos en este mundo escrito, de emoticonos, reacciones, megusteos y bloqueos. No podemos pretender que todo el mundo comparta las mismas normas que nosotras consideramos son las adecuadas para relacionarse en las redes sociales. El que una persona no le de al me gusta a un comentario puede querer decir muchas cosas, y si nos emperramos en hacer interpretaciones de estos pequeños gestos podemos entrar en un bucle muy peligroso. Por ello, relajémonos. Siempre van a existir tensiones en los grupos y, sorprendentemente, siempre vamos a encontrar la forma de hacerlo notar. Pero no podemos imponer usos de una herramienta interactiva de forma unilateral: esos usos se van conformando con el tiempo y es cuestión de que las personas usuarias lleguen a acuerdos tácitos y acordes con el respeto a los demás.

Se me ha quedado en el tintero el tema de los pantallazos: una persona hace captura de pantalla para comentar la jugada en un espacio ajeno a la interacción original, exponiendo a la persona que interactúa sin que ella lo sepa. En el mundo 1.0 tenemos el correveidile, que es algo parecido. Reproducimos en otros espacios y fuera de contexto lo que ha dicho otra persona. Es lo que se llama, en términos vulgares, “hacerle un traje” a alguien. Y sí, esos son actos de gente cotilla y malintencionada. Pero ojo, tan malos son los pantallazos como el cotilleo tradicional, que nos lleva a pasamos una tarde hablando de alguien sin que ella (normalmente es ella) se pueda defender. Por eso, una cosa importante a aprender es a detectar la seguridad de un espacio, a pedirla y a ejercerla. Nada puede salir de un grupo cerrado: esa es una norma no escrita que deberíamos aplicar a todas nuestras interacciones, tanto virtuales como cara a cara. Por respeto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.