Viernes dando la nota #61: El lado salvaje

IMG_0057.JPG

Hay días en que se caen todos los filtros y de la misma forma que dices lo primero que se te viene a la cabeza, percibes todos los pensamientos de la gente que te rodea. Percibes lo bueno y lo malo, la envidia y el cariño, la falsedad y lo auténtico… y sin filtros en la percepción y en la expresión es muy difícil vivir. Sobre todo habitando en un mundo donde no hay costumbre de vivir en carne viva. Sobre todo en un mundo en el que las relaciones no son de corazón a corazón. 

Y es que entre el ego y las diferencias kármicas, no hay nada que hacer. Ese dolorcillo que nos entra debajo de la garganta, en el timo, cuando las cosas no van como quisiéramos, cuando no conseguimos tener la razón. Y esas ganas de aplastar a la persona que tenemos enfrente, aunque sea dialécticamente. Muy mal, así no llegamos a ningún sitio… o sí. Pero en realidad no tengo ninguna intención de destrozarte la vida… o sí. La vida es eso que pasa mientras estás intentando tener razón y aplastar a tu contrincante. 

Es todo bastante contradictorio. Nos construimos en oposición a otro que envidiamos pero al que odiamos. Y en el fondo es lo que queremos ser y no podremos alcanzar nunca. Quitarte de encima el peso de quien quiere ser como tú es lo más difícil del mundo. Y cuando estás contento de ser como eres… bueno… entonces no estás en el sitio adecuado. Siempre hay algo que no encaja. Y el Paolo Coelho diciéndote ¡¡Acepta!! 

Fíjate, con Paolo Coelho nunca me ha pasado, eso de que me den ganas de darle con una pala en toa la boca. Me ha pasado con el del Caballero de la Armadura Oxidada, eso sí. Ese sí que me tocó los ovarios a dos manos. Con los libros de autoayuda todo empieza muy bien, hasta que te dicen lo miserable que eres haciendo lo que estás haciendo. Pero a ver, listo o lista… ¿tú qué coño sabes de mi vida? La conclusión es clara: ¿Por qué empezaste a leer ese libro? ¿Qué ibas buscando?

Ahora encontramos mucha gente que se cree que va a encontrar lo que busca hablando mucho sobre el mismo tema en círculos y haciendo una y otra vez lo mismo. Y eso que hemos dicho hace tiempo que para conseguir algo diferente hay que hacer algo diferente. Pero nada, a ver, si la vida es una cuestión de hábitos, lo de cambiar es o a hostias o porque te has enamorado. No hay otra. 

Bueno, eso es en resumen lo que os quería contar. Ahora os voy a poner una canción.

 

5 respuestas

  1. Para enmarcar:”lo de cambiar es o a hostias o porque te has enamorado”. Puesto en relación con caminar por el lado salvaje de la vida, me traslada a recuerdos probablemente idealizados de juventud en los que creí cambiar para bien, y a pesadillas más cercanas, quizá con efecto inverso. En cuestión de filtros perceptivos y aunque vaya dejando de tener edad… Huxley forever. Buena semana.

  2. Temazo!! Me encanta el sonido y las ganas que me entran de cantar ese tuturu tututuru… Y de lo del palazos en la boca…Esta semana también he tenido ganas de darle a mas de uno…literalmente! Buena semana!

  3. Que grandes palabras, y grandes verdades dices! Se ve mucho de eso hoy en día.. Y lo estoy viendo en el mundo 2.0.. Que es más dificil pero acabas dándote cuenta… Y es una pena! Pero bueno.. Cada uno con su conciencia no? La canción me suena de algún anuncio verdad?! Mola! Feliz semana!besos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.