Viernes dando la nota #58: Esta noche contigo

IMG_0057.JPG

Llega el verano. La calle desprende un calor vaporoso tras la lluvia. Dan ganas de sangría con hielo, de limonada y palomitas, de correr bajo los aspersores, de colarse en las piscinas de las urbanizaciones por la noche y bañarse haciendo mucho ruido hasta que los vecinos llamen a la policía. Llega el tiempo en el que la ciudad se convierte en cómplice de juegos inconfesables, escaramuzas de portal y mascaradas. Llega el tiempo en el que no importa quienes seamos mañana, solo importa el ahora, la camarera guineana, la cerveza fría, los pies casi descalzos que se pegan en el asfalto, la risa, la desnudez, el descaro, la fragancia de la noche, la clandestinidad de la mañana. 

¡¡Que se toque la gente!!

 

 

9 respuestas

  1. Sus conciertos en las Ventas son, aunque no lo reconozca, mucho más edificantes que las corridas que tanto defiende. Yo no me perdía ni uno 🙂

Deja un comentario