Viernes dando la nota #30: Tu mirá

viernes dando la nota 2

 

Lole y Manuel dedicaron este album y esta canción a su hija Alba cuando ya su relación musical y sentimental habían terminado. No tengo palabras para describir a esta pareja. El sentimiento ha madurado. Ya no es todo de color, solo queda Alba, los alfileres, la cuna, sus ojos negros de gitana y la vida por delante. Los hijos y las hijas trascienden las relaciones de sus padres y quedan como ese tesoro que debemos conservar y cuidar para seguir viviendo. 

Sé que no a todo el mundo le gusta el flamenco, pero para mí es una parte fundamental a la que siempre vuelvo para encontrar el sentimiento desgarrado, la simbología desnuda, el ritmo ancestral que llega a lo mas hondo y nos devuelve a unas raíces a las que nunca hemos pertenecido. Hippies, gitanos, andaluces, fueron una de las sensaciones de la ya lejana transición. 

7 respuestas

  1. Por dio, que voz, que bonito !! Yo no suelo escuchar mucho flamenco en casa, pero es que siendo mitad de Jerez mitad de Cai entender, entiendo y escuchar, escucho. Hasta aprendí a bailar un poco en mis tiempos. Y la lagrimilla que se me salto cuando escuche flamenco en Argentina me salio de muy dentro. Feliz Semana!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.