Viernes dando la nota #13: El tiempo es subjetivo

20140404-061955.jpgEl tiempo es subjetivo. Cuando era niña, el tiempo pasaba muy lento. Una hora me parecía una eternidad, y lo más que lograba asimilar como un intervalo razonable de espera era un cuarto de hora. Y ya era un logro. 

A los 9 años, una mañana que paseaba con mi abuela por el barrio de Cuatro Caminos, me percaté de que mi infancia había terminado. Fue un descubrimiento que me hizo hundirme en la más profunda de las miserias y lloré amargamente. Ella me preguntaba que qué me pasaba, muy preocupada, porque mi llanto era realmente amargo. Pensé que podría confiar en ella, que me entendería. Pero cuando le expliqué el motivo de mi llanto tiró nerviosa de mi mano y se rió “vamos anda, que cosas tienes. Será sosa.” Pero ahí se quedó la sensación de haber abandonado la niñez y entrar en un período en el que ya no existía la magia, ni siquiera la esperanza. 

Así he pasado mi vida, pensando que era más mayor de lo que realmente era, y ahora, que ya soy una anciana, me doy cuenta de que nunca dejé de ser una niña. Pero en fin, de lo que yo quería hablar hoy era de la subjetividad del tiempo en las relaciones. Hay relaciones que resisten mal el tiempo y otras que no cambian así pasen 20 o 30 años. Dónde está el secreto, no lo sé. Quizás en la esencia que las creó y en los hilos de luz que las mantienen. Hay relaciones que caducan pronto, eran momentáneas, para la ocasión, para una circunstancia precisa que se resuelve pronto y seguimos caminando… y cambiando. Otras surgen para solucionar problemas claves del alma, de modo que permanecen toda una vida y más allá. 

Y hay otras relaciones que se retoman y ya no son la misma. Pueden surgir nuevas circunstancias, nuevas emociones, nuevos sentimientos, pero ya nada será igual. Ahora me parece tan lejana esta canción y tan lejanas las personas en las que pensaba cuando la cantaba que me pregunto dónde habrá quedado mi yo de aquel entonces. En él pienso cuando vuelvo a escucharla. 

6 respuestas

  1. Precioso tema! tienes muchísima razón con lo del tiempo. De repente, nos damos cuenta que ya hemos crecido, hemos madurado, unos antes, otros después, el tiempo pasa y lo añoramos.
    De niños deseando ser mayores y de mayores deseando ser niños.
    Pero oye…que es eso de que eres una anciana!!!!??? más quisiera yo estar a tu edad así.. anciana dice….ja!!
    Besos grandes!! os echo de menos.. 🙁

  2. A mi edad de anciana jajajaja. Como dice mi hija, no es nada malo ser vieja. No nos eches de menos, bobita, que estamos a tu lado. Un abrazo.

  3. Me encantó la profundidad de tu reflexión musicalizada. Ese descubrimiento doloroso también lo tuve yo, al terminar mi adolescencia, creyendo que era más grande de lo que era y haciendo, por ese motivo, muchas cosas antes de tiempo. Y por haberme anticipado, ahora me siento más joven y con más tiempo por delante, como si ahora el tiempo me sobrara… así es el tiempo, relativo, subjetivo. Un abrazo.

  4. De los pocos grupos españoles que he ido expresamente a un concierto. Me ha encantado lo que cuentas, creo que nos paso a muchos, al llegar a ancianos jejejeje Feliz Semana!!!

  5. a mi esta canción en concreto me dice mucho de una epoca que además tiene nombre y apellido, y ahora ya no pero cuando la escuchaba me daba mucha nostalgia. Eh y eso de anciana ya sera menos jeje.

    besos.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.