#VDLN 88: Me he perdido (Nacho Vegas y Cristina Ronsevinge)

  

Cada vez que os oigo decir eso de que hay que acabar con el amor romántico me acuerdo de esta canción y de todo lo que implica. Y me pregunto ¿todo este soliloquio es para echar un polvo? No, no me lo creo. Hay mucho más aquí encerrado. Bien que ella sea un misterio de cuarenta y tres candados, con el pelo color de trigo y con el brillo tras el abrigo, pero ¿eso te hace ir 3, 7 veces más, y que te deje en el umbral después de haber comenzado el más viejo de los ritos? Y no, no me refiero al amor. En esa relación los dos se están gustando mucho. Y no, no quiero decir mutuamente, sino a sí mismos. 

¿Os habéis fijado en cómo canta Nacho? Mi cantante bipolar favorito está en su fase de subidón. Se ha puesto esas gafas negras y está disfrutando de su discurso, desgranando a Cristina, disfrutando de los escombros de los que él mismo forma parte, recreándose en esa imperturbabilidad que achaca a la chica de los aullidos, pero que es suya también y la lleva bien dentro. ¿Y ese traje beige? ¿Y esa humedad mutua que les deja a los dos en volandas, dilatando una vez más el momento del sexo?

Es todo química. No hay nada que haga a nadie mejor que nadie. No sabemos lo que pasará después. No te fíes de un animal herido, le dice ella. Esa es una ligera promesa de continuidad de esa aventura que comienza, que está llena de fluidos y furtividad. Pero que no tiene ningún futuro ni lo quiere tener. ¿Tiene futuro un soplo de brisa en una brizna de hierba? 

Si el orgasmo fuese eterno perdería su encanto. La pasión vive en el instante, no promete bodas, no promete castillos ni zapatos de cristal. Y no es mejor ni peor, es lo que es: subida a los infiernos y bajada al cielo y ya. Que a ver, que si queréis acabar con el amor romántico, que vale. Pero esto es y será siempre el más antiguo de los ritos y seguiremos entonando dulces gritos hasta el final de los tiempos. Con o sin ellos, pero por favor, dame veneno que quiero morir. Que vale que nos podemos dedicar a la meditación Zen, sí, eso también. Pero hoy no, chicas. Mejor mañana. 



3 respuestas

  1. María que me ha gustado este post, y me encantado la canción elegida, no la había escuchado antes. Que bonita.
    Pero igual tampoco me hubiera tocado como ahora.
    Fantástico que unos a otros nos traigamos tantos temitas chulos que no hemos descubierto en su momento.
    Un abrazote.

  2. Bueno, bueno. José María con Parálisis y tú con la Chris… y con una gran entrada. Qué te voy a decir. Un temazo que como es norma en la Rosenvinge y en Nacho (juntos o por separado), esconde un tratado existencial. Y además me viene al pelo. Hace tiempo que en casi todos los órdenes de la vida, yo también me he perdido. Y lo peor es que no siento ni el menor deseo de encontrarme. Feliz semana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.