#VDLN 106: Icona Pop/I Love It (Malas Madres)


Pues sí, he ido a verla. Y no ha decepcionado: es tan mala como me esperaba. Sobre un discurso que apoyaría hasta la muerte, que las mujeres somos capaces de sobreponernos a todos los baches y contratiempos que se ponen en nuestro camino y que hemos de querernos, amarnos, cuidarnos y seguir disfrutando de la vida (¿a pesar de ser madres?), está ese posillo machirulo insoportable. Ese planteamiento que nos dice: llegar a ser presidenta del AMPA del cole es lo máximo a lo que podéis aspirar. 

La canción de Icona Pop acompaña uno de los momentos cumbre de la película, el desmadre de las tres simpáticas protagonistas en el supermercado. Tres mujeres perfectas y que no tienen ningún problema para ponerse tibias a whisky con hielo en el pub del barrio y asaltar el ultramarinos bebiendo ginebra a morro. Los hijos en casa seguramente solos, ya que una es madre soltera, la otra acaba de echar a su marido de casa y el de la tercera es un padre ausente. 

I got this feeling on the summer day when you were gone

I crashed my car into the bridge, I watched, I let it burn

I threw your shit into a bag and pushed it down the stairs

I crashed my car into the bridge

El mensaje es… ¿claro? No tienes por qué ser una madre perfecta. Bebe y desmádrate con tus amigas siempre que quieras, ves conduciendo como una loca cantando y bailando en el coche cuando llevas a tus hijos al colegio, búscate un tío buenorro que te cuide como a una reina y ponle las cosas claras a tu jefe. A poder ser, que el tío buenorro sea viudo y lleve a los niños al mismo cole que tú: eso facilitará mucho las cosas. 

En fin. Lo de siempre: al final todo sigue siendo igual. Todo esto está muy bien si lo que estamos proponiendo es una sociedad de amazonas en las que los hombres solo hacen de sementales. O una situación de fantasía en la que, de la noche a la mañana, los padres empiezan a ocuparse de sus hijos porque de repente les has gritado por el móvil que lo hagan. 

Lo que apoyo con entusiasmo es la desaparición de las AMPAS tal y cómo las conocemos. Y de las presidentas del AMPA que se convierten en policías de la bondad materna. Ser del AMPA está sobrevalorado. El curso pasado hice una maldad: no me apunté al AMPA del cole por primera vez en 13 años que llevamos ahí. ¿Y sabéis qué pasó? Nada. No noté ninguna diferencia. Así de simple. 

5 respuestas

  1. Esas historias en las que se normalizan conductas de lo más extrañas dejé de verlas hace tiempo. Me parecen una forma bastante poco sutil de manipulación. Ya que nos lavan el cerebro, lo mínimo es un cierto estilo. Y además bastantes cosas raras hago yo ya de serie como para añadir inventos. Feliz semana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.