Una solicitud sin apoyos

Después de los años, mi tercer hijo llegó al sistema educativo. Otra vez empezaba la lucha en contra de los deberes, las actividades mecanizadas y repetitivas, la falta de humanidad y la uniformización de un sistema que se perpetúa década tras década. Esta vez, vi una oportunidad que podíamos aprovechar: iban a abrir un nuevo colegio en la ciudad. Empezar de cero en un centro podría ofrecer la posibilidad de crear un sistema diferente, de manera democrática y participativa. Así que me curré esta propuesta, utópica e impensable, que, desafortunadamente, no salió adelante.

PLATAFORMA POR UNA ENSEÑANZA CENTRADA EN EL NIÑO Y LA NIÑA

Los abajo firmantes, profesoras y profesores, madres y padres, ciudadanos y ciudadanas, convencidos de que una educación pública de calidad es la mejor garantía para conseguir una sociedad más igualitaria, integrada y solidaria.

MANIFESTAMOS:

Que en la oferta educativa en XXX en los colegios públicos y concertados como en los privados, se siguen principios educativos centrados en el profesorado, que desarrolla su labor educativa dejándose guiar por los libros de texto en el mercado más que por las necesidades, intereses y capacidades de los niños y niñas. Se practica una enseñanza homogeneizante que no tiene en cuenta las peculiaridades y los ritmos de desarrollo de las niñas y los niños.

Que conforme a la legislación vigente en materia educativa tanto española como europea se recoge el derecho de las familias a la participación en la organización, funcionamiento, gobierno y evaluación de los centros educativos, así como el derecho a elegir la educación más acorde con sus convicciones pedagógicas y filosóficas y con los valores que asuman en la educación de sus hijos.

Y, POR TANTO, SOLICITAMOS:

La posibilidad de ofrecer a los niños y niñas de XXX un proyecto educativo innovador, basado en una enseñanza centrada en el niño y la niña. Este proyecto tendría las siguientes características:

  • Escuela inclusiva, en la que tengan cabida todos los niños y las niñas, con toda su diversidad, sus diferencias y sus peculiaridades. Atender, por tanto, todas las Necesidades Educativas Especiales (NEE) tanto de niños y niñas con dificultades de aprendizaje como de aquellos especialmente dotados.
  • Una evaluación formativa adaptando las acciones pedagógicas del profesorado a los procesos y problemas de aprendizaje que presentan los estudiantes, más que una evaluación basada en las calificaciones numéricas.
  • Una educación que tenga como base la relación afectiva con el alumnado y la educación emocional, al mismo nivel que la parte racional y cognitiva. Comprendemos que esto es fundamental no sólo para el desarrollo de la personalidad de los niños y niñas, sino también para asegurar el éxito académico.
  • Apostamos por un modelo disciplinario basado en la construcción conjunta de responsabilidad, que se aleje del tradicional modelo punitivo y en el que los niños y niñas aprendan a generar sus propias normas y a respetarlas. La disciplina se consigue a través del respeto, la motivación y la afectividad (lo que no implica permisividad, sino responsabilidad sobre la propia conducta).
  • Una escuela que fomente el pensamiento crítico, la creatividad y la capacidad de solución de problemas desde las edades más tempranas.
  • Solicitamos una formación en el idioma inglés desde los 3 años, con profesorado bilingüe y que parte del currículum se imparta en ese idioma.
  • Solicitamos que la Atención Debida Educativa a aquellas niñas y niños que no cursan religión se planifique con contenidos no curriculares a cargo de profesorado concreto, de modo que estas niñas y niños ocupen estas horas de manera educativa.
  • Todo esto solo tendría sentido en el marco de una escuela democrática con una gestión participativa que permita que las decisiones se tomen de forma colegiada y no de manera unilateral, donde las normas sean elaboradas por toda la comunidad educativa. Para ello es necesario que las familias se conviertan en agentes más activos de lo que han sido hasta ahora y se creen canales de participación efectivos que puedan generar decisiones vinculantes para el centro.

La plataforma por una enseñanza centrada en el niño y la niña se compromete a trabajar para que las administraciones públicas tengan en cuenta esta iniciativa y este proyecto sea incorporado en el nuevo colegio público que se va a abrir en XXX para el curso 2010-2011. Nuestro objetivo principal es que se contemple la posibilidad de que este nuevo colegio se acoja un proyecto piloto de enseñanza centrada en el niño y la niña.