Tenerte a mi lado

Corazón de Madera
Corazón de Madera

Hay días en los que me doy cuenta de lo afortunada que soy. Haber atravesado selvas y montañas y haber llegado por fin al valle fértil de tus brazos no es algo que pase todos los días. Y me sigue sorprendiendo, después de dos años a tu lado. Me sigue llenando de alegría y de ilusión haberte encontrado en mi camino. Fuiste muy valiente. Solo alguien muy especial se atreve a adentrarse en mi extraño universo. ¡Con lo cómodo que estarías tú ahora, sin tener que enseñar a cierto adolescente los entresijos de tus conocimientos, sin tener que discutir con cierta adolescente sobre el sexo de los ángeles!

Pero estás a mi lado y nos despertamos juntos cada mañana. Y comenzar el día con uno de tus besos es lo mejor que me ha pasado nunca. No necesito más… bueno sí, venga, ese café tampoco está mal. Esos desayunos de fin de semana que duran más de lo normal, cada uno en sus redes, haciéndonos compañía en nuestras tareas son un placer. Pero esas sobremesas de conversaciones besuguiles con los mellis, esos paseos en bici con los hermanastros gemelos en busca de tortugas y otros habitantes del río son tan buenos como nuestros días en paz, solos en casa comiendo a las 5 y acostándonos a las 4.

Bueno, que yo solo pasaba por aquí para decirte que tenerte a mi lado es de las mejores cosas que me han pasado en la vida. Las alegrías son más grandes y las penas duran menos. Amor, compañía, apoyo, risas, sexo.. ¿Qué más quiero? No cambiaría de ti ni el más mínimo detalle de ninguno de tus átomos.

5 respuestas

  1. Me atrevo a adentrarme en esta bonita declaración, para deciros que teneis mucha suerte ambos. Tu por todo lo que has descrito y él por que tiene una maravillosa mujer valiente, fuerte, bondadosa y q tiene un corazón q no le cabe en el pecho. Quereos mucho y disfrutad de un amor tan grande. Eso no pasa todos los días, ni todo el mundo tiene la gracia de dar con él. Un beso!

Deja un comentario