Te pones precioso cuando luchas por mis derechos

3530456538_860257cbeb_bEstá claro que hay hombres… y hombres. Hoy vamos a hablar de los que nos gustan, de los que hemos tenido la suerte de encontrar en nuestro camino, de los que hacen esfuerzos para quitarse la costra patriarcal que llevamos todas y todos desde que nacemos. 

Son esos hombres que, cuando limpian el polvo, no dicen que nos están ayudando. Los que piden cita para el médico sin contar con nosotras porque la criatura se ha constipado. Esos que apoyan a las mujeres cuando son interrumpidas o silenciadas en una reunión. Los que exigen que haya cambiador de bebés en los servicios públicos masculinos. Los que lloran y los que ríen nuestros chistes.

Esos hombres no se ponen a la defensiva cuando hablamos de feminismo, y tampoco intentan abanderar el movimiento siendo los más feministas entre los feministas. Saben que hay un trabajo que hacer, y su papel es permanecer en un segundo plano. 

Son hombres que nos toman en serio. Nada de “qué carácter tienes, mujer” ni “ya estás con la regla”. Y a partir de ahí, la solución de los conflictos es mucho más fácil: dos personas adultas hablando con argumentos sobre sus diferencias y sus coincidencias. Sin palmaditas en la espalda, sin palabras bonitas y vacías. 

Hombres que se sienten orgullosos cuando su compañera tiene éxito profesional, que no se sienten inferiores por ello. Que no dudan en pedir una reducción de jornada para cuidar a sus hijos y que se sienten bien haciéndolo. Hombres que acompañan a sus mujeres en el parto, en la lactancia, en las noches sin dormir.

Hombres que corren con lobos, que bailan bajo la lluvia, que no nos quieren sumisas, que no son sumisos a un poder que nos oprime a todas y a todos. Esos hombres están preciosos cuando luchan por nuestros derechos. 

2 respuestas

  1. Excelente artículo!
    Sinceramente es completa verdad en todo lo que dices. No hay nada mejor que un padre que participa en su labor de crianza de la manera más humilde. Sin decir a nadie que es el mejor padre ni que quiere imponer su forma de crianza a los demás.
    Felicitaciones de nuevo!
    Y prometo seguir tu blog más de cerca!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.