Educación

Educación y conciliación

Hoy, escuchando el debate parlamentario, me ha sorprendido la ausencia de preguntas sobre dos temas que son imprescindibles para recuperar la normalidad: la educación y la conciliación. Pareciera que reactivar el sector del turismo es mucho más acuciante , pero es indudable que las personas que viven del turismo también tienen hijos/as en edad escolar, menores que tienen derecho a la educación y a que se garantice su bienestar.

Si algo ha descubierto esta pandemia es que a niñas, niños y adolescentes no se les presta gran atención como grupo de características peculiares que es. Como metáfora perfecta, hoy he pasado por delante de una terraza abarrotada de adultas y adultos bebiendo alcohol, mientras que el parque infantil de al lado permanecía sellado con cintas de plástico.

No se está cuidando a la infancia. Diría más: se la está ninguneando. No podemos estar a fecha de hoy sin que haya propuestas de financiación para la adaptación del sistema educativo a partir de septiembre. Esto se une a la mentalidad imperante de que las personas dependientes son problema de su familia unicamente, y no de todo el grupo social. Estoy harta de leer comentarios de gente que asevera muy ofendida que la obligación de “los padres” es cuidar a sus hijas/os, aunque tengan que ir a trabajar.

Bueno, seguramente esta gente no tiene criaturas, de modo que cree que los bebés son como un gatito que puedes dejar con agua y comida en casa mientras te vas a trabajar, o bien ha heredado las tierras de su tía Ágata y pueden montar una granja y vivir de los productos de su huerta… yo qué se.

En fin, que la que se avecina no es pequeña. Aunque el profesorado se niega a volver a las aulas, eso es una posibilidad que debe descartarse (al menos en los niveles de infantil y primaria). Y si secundaria quiere relajar la vuelta, desde luego la administración debe ponerse las pilas con la formación del profesorado para la enseñanza online: no se puede seguir con esta parodia sin sentido.