¿Sabéis lo que es un argumento de mierda?

Iconscollection - QuestionSeguro que sí lo sabéis. Aunque no seáis tan bordes como yo para llamarlo así. Cuando estamos ante un argumento de mierda, lo detectamos al instante. La persona que tenemos enfrente lo ha atesorado con cuidado y nos lo suelta. Es una afirmación indiscutible. Lo dice con seguridad. Incluso lo ha ensayado delante del espejo. Lo ha repetido una y otra vez en su cabeza hasta que se lo ha creído. Y ahora es la ocasión para soltártelo a la cara. Así, con todas las palabras. 

Cuando te disparan un argumento de mierda, al principio te quedas muda. No dices nada. Tu cerebro trabaja a mil por hora intentando descifrar ese regustillo a rancio que tienen ese tipo de argumentos. Y al final te indignas, porque el error es evidente, pero explicarlo es complejo y enrevesado Por eso, lo más eficaz es decir que es un argumento de mierda. Sin más explicaciones. “Mira, guárdate tu argumento de mierda e inténtalo de otra forma”. 

Eso me suele pasar muy a menudo con el argumento de autoridad. “Pues Pepito ha dicho…” ¿Y a mí qué coño me importa lo que diga Pepito? ¿Qué garantiza que lo que Pepito diga es correcto? ¿Que Pepito es muy listo? ¿Que Pepito manda? Por favor… seamos serias. Pepito puede estar equivocado. Usa tu capacidad de raciocinio para convencerme, que yo soy muy escéptica con lo que dicen las personas que están en posiciones de poder. 

El “porque sí” es el argumento de mierda por excelencia. Como el “porque yo lo digo”. O el “porque de otra forma sería insoportable”. O el “porque como es lo más difícil de conseguir es lo mejor”. Recuerdo la primera vez que le dije a un amigo “eso es un argumento de mierda”. Llegábamos a la estación de Termini en Roma y teníamos que ir al hotel. “Tiene que ser por ahí”, dijo señalando en una dirección cualquiera. “Querido, eso es un argumento de mierda”. Ni que decir tiene que se estuvieron riendo de mí durante todo el viaje por eso. ¿Pero lo era o no lo era?

Cuando se nos acaban los argumentos de mierda, lo único que queda es la amenaza pura y dura. “Si no haces esto sucederá una hecatombe, la peor que puedas imaginar”; por eso es mejor usar argumentos de mierda que cualquier otra cosa. “Es mejor tomarse un café que hacer una publicación en facebook” es, como argumento de mierda, mejor que decir “acabaremos todos enganchados al smartphone sin posibilidad de comunicarnos unos con otros.”

Está claro que argumentos de mierda los usamos todas/os. Prácticamente todos los días. Sin ir más lejos, el “tú puedes” que le dices a una amiga cuando está saturada y a punto de entrar en barrena. Esos argumentos, aunque sean de mierda, tienen su función. Pero el ejercicio de construir buenos argumentos es un ejercicio de honestidad, además de ejercitar las neuronas y mantener nuestro pensamiento joven y vigoroso. Por eso, cuando quieras convencer a alguien de algo, tómate tu tiempo. Reflexiona sobre las distintas perspectivas que puede haber sobre el tema. Piensa en las distintas razones que pueden sustentar las diferentes perspectivas. Y entonces, solo entonces, intenta formular un argumento… y que no sea de mierda, por favor. 

2 respuestas

  1. Jajajsjajaja, me meo. Esto se lo tendría que haber dicho a una que me ha escrito un privado diciendo que el nombre de mi blog puede crear confusión a mis posibles seguidores. Vamos, un argumento de mierda para que cambiara el nombre, porque ella es una sadhu de verdad y mi blog y yo no.

  2. Tienes mucha razón, todos usamos argumentos de mierda. Pero para mí la diferencia está en que algunos los usamos de vez en cuando y nos damos cuenta del absurdo implícito, como bien dices, y para otros es un modo de vida.
    Es más, te diría que esa gente cuando suelta esos argumentos de mierda a diestro y siniestro se crece, porque cree que está razonando, dialogando, argumentando y demostrando un punto de vista y es más listo que tú, ¡JA! ¡nada más lejos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.