¿Publicitar una taberna? El fútbol infantil y la educación

Ha llegado la temporada de fútbol. Es un deporte que nunca me ha hecho mucha gracia, la verdad, pero si a Vampi le gusta, no seré yo quien le corte las alas. Así que le hemos apuntado a un equipo de pre-benjamines de VillaSpringfield. 25 euros todos los meses… vaaaale. 55 euros la equipación… vaaaale. Partidos todos los fines de semana, con lo que eso supone de no poder hacer otros planes en familia… vaaaaale. Que si vendamos papeletas para financiar al equipo… eso ya me gusta menos. Más cuando, si no tienes a quién vendérselas, tienes que pagar el taco entero, más de 100 euros. Pero lo que no me gusta en absoluto es que nos cuelen en la equipación de los niños la publicidad de una taberna.

Se supone que yo he inscrito a mi hijo en un equipo de fútbol para que haga deporte. No estoy en contra de las tabernas, ni de los bares, ni de los pub, pero creo que el sitio más adecuado para publicitar estos locales no es la camiseta de unos niños que juegan al fútbol. Esta puede parecer una postura muy mojigata y conservadora, pero prefiero pecar de mojigata que estar lamentando día tras día los elevados índices de alcoholismo de nuestra juventud. Y además… creo que ya he pagado suficiente dinero para exigir que retiren esa publicidad de la camiseta de mi hijo.

No pondría ninguna objeción a que se publicitase una tienda de deportes en las camisetas de los niños, por ejemplo la que nos ha facilitado la equipación, pero ¿una taberna? ¿qué aporta de positivo que mi hijo vaya con el nombre de un bar en la espalda? ¿Qué aportación económica ha hecho el bar? ¿Quiénes van a ir a ese bar por el mero hecho de ver su nombre en la espalda de mi hijo? Y lo que es más importante: ¿qué opina mi hijo sobre el hecho de llevar en la espalda el nombre de una taberna? Seguramente le de igual, pero sus neuronas no descansan y probablemente generen una interpretación del asunto al igual que en el tema de las tetas del calendario.

Lo peor de todo esto es que soy la única madre (y padre) que ha manifestado en voz alta la preocupación por el tema de la publicidad. En voz baja sí que lo he oído a otras personas, haciendo el chascarrillo de que los niños lleven en la camiseta un sponsor asociado a un hábito poco saludable como es la bebida. Pero todo el mundo calla y no va más allá. Sin embargo, no podemos negar que queda feo, muy feo, y que denota la falta de reflexión sobre la infancia que domina nuestra sociedad.

(Ya han pasado un par de años de esta entrada. Ya dejamos el equipo de fútbol (Aleluyah) y los de la taberna siguieron su camino y nosotros el nuestro. Una gran liberación)

5 respuestas

  1. Mis torpes dedazos han borrado el comentario de María sin querer. Que Blogger no pregunte si estás segura de borrarlo es una faena. María, I agree with you. Les voy a decir cuánto dinero han puesto los de la taberna, lo voy a dividir entre el número de niños del equipo y les voy a dar el dinero para que no pongan la publicidad en la equipación de mi hijo. ¡Un besooo!

  2. Pues la verdad es que nunca me había parado a pensar en eso, quizá porque siempre lo había visto como algo normal. De hecho, creo que es bastante habitual ver bares patrocinando equipos de fútbol infantiles, por lo menos por aquí.

    Las tiendas de deportes (por poner un ejemplo) están a la baja y lo que se tiene en pie son los bares, así que muchas veces lo más fácil es recurrir a ellos en busca de un esponsor. También porque son lugares habituales de reunión de los progenitores y/o conocen al dueño.

    Entiendo tu postura y se que ver el logo de una taberna en las camisetas de un equipo de fútbol infantil no es lo más adecuado.¿La mejor alternativa? si no hay un esponsor a gusto de los padres, que lo sean ellos mismos, pero si no puede ser (que lo dudo), prefiero ver el nombre de una taberna en la camiseta de mi hijo antes de que se queden sin la equipación reglamentaria y no puedan jugar.

    Un abrazo Mother, una vez más ha sido un placer.

  3. AQUÍ ESTÁ TU COMENT RECUPERADOOOO
    Amos a ver. Es que lo que de entrada me parece demencial es que tengan que llevar ningún tipo de publicidad. Por aquí, que yo sepa, la escuela de deporte (de cualquier deporte) no la lleva. Para eso se hacen las demás acciones que mencionas, vamos, digo yo.

    Una vez hecho… Demencial ¿Un bar? Al equipo senior de mi hermano le patrocinaba un bar, pero entre otras cosaspporque iban los amigos a tomarse unas cervecitas al acabar los partidos. Pero ¿en un equipo de niños? No debería ser así. Y lamentable lo de quienes no alzan la voz, sólo critican por lo bajini. Así nos va

Deja un comentario