¿POR QUÉ NO ME GUSTA CARLOS GONZÁLEZ? (AUNQUE SIGA SUS CONSEJOS)

Nadie me ha producido más contradicciones en mi relación con las teorías del maternaje como el Gurú Carlos González. Por un lado aporta información increiblemente valiosa en relación a la lactancia, la alimentación y el sueño de los bebés. Por otro lado, produce un sentimiento de culpabilidad, malestar y rechazo en muchas madres que, por distintas razones, no han seguido sus consejos. De ahí mi contradicción. Por una parte, los planteamientos de González me fueron enormemente útiles en mi segunda crianza, mientras que me hacían sentirme miserable y fracasada con la primera.

Leamos el siguiente párrafo, tomado de su famoso libro “Bésame mucho”:
“Cuando las absurdas normas de algunos expertos impiden a los padres responder al llanto en la forma más eficaz (tomando al bebé en brazos, meciéndolo, cantándole, dándole el pecho..), ¿qué salida queda? Puedes dejarle llorar e intentar ver la tele, hacer la comida, leer un libro o conversar con tu pareja, mientras oyes el llanto agudo, continuo, desgarrador, de tu propio hijo, un llanto que traspasa los tabiques «de papel» de las casas modernas y que puede prolongarse durante cinco, diez, treinta, noventa minutos. ¿Y cuando empieza a hacer ruidos angustiosos, como si estuviera vomitando o ahogándose? ¿Y cuando deja de llorar tan súbitamente que, lejos de ser un alivio, te lo imaginas sin respirar, poniéndose blanco y luego azul? ¿Están los padres autorizados a correr entonces a su lado, o eso sería «recompensarle por su berrinche» y también se lo han prohibido?” (Pag. 67)
 
Cuando yo leí ese libro, no pude evitar rememorar con amargura mi primera crianza y rebelarme contra la imagen de ignorantes, estúpidos e insensibles padres que refleja González en el mismo. En esa época, mi segundo embarazo, buceé interminablemente por los foros de crianza y aprendí muchas cosas que me fueron muy útiles después: conseguir una lactancia exitosa, usar la bandolera para moverme líbremente con mi bebé, colechar con él y dormir a pierna suelta juntitos. Pero quise explicar por qué mi primera crianza no pudo ser así. Ahí fue donde me dieron. SIN PERDÓN, SIN PIEDAD. Las hordas de Carlos González me atacaron hasta la médula. Yo decía: “Era madre primeriza de mellizos, sin preparación, sin apoyo social. Llevábamos 5 meses sin dormir por la noche, y tuve que empezar a trabajar a los dos meses. No vi otra salida que ese libro que me regaló mi suegra, el Duérmete Niño, del Estivill. Y funcionó, y por fin pudimos dormir. Estábamos derrotados, enfadados, deprimidos, devastados. Esa fue nuestra única salida.”

Yo pensé que la respuesta iba  a ser “No te preocupes, cada cual tiene sus circunstancias y no se puede culpar a padres en situaciones extremas. Lo importante es que ahora te hayas propuesto hacerlo de otra manera y tengas las ideas claras.” Pero no (bueno, para ser justa, hubo gente que sí). En vez de eso, me atacaban diciéndome que mis hijos pagarían las consecuencias el día de mañana con trastornos mentales o disfunciones emocionales graves. Qué maravilla para una madre oír eso. Fue entonces que tuve la ocasión de hablar en un foro con el propio Carlos González. Mi sorpresa fue mayúscula ante su frialdad, su autocontrol y su falta de piedad ante mis explicaciones. Porque por aquel entonces, yo necesitaba dar explicaciones. Ahora no, ahora la seguridad en mí misma como madre ha aumentado y aunque, como todas, no puedo evitar culpabilizarme de vez en cuando, el ver crecer a mis niños sanos y felices, inteligentes y relativamente sanos emocionalmente (todo lo sano que se puede ser en la sociedad en la que vivimos) hace que los gurús hayan perdido su poder sobre mí.

Además, este gurú, que proclama en sus libros los nefastos consejos que dan los especialistas a las madres… ES UN ESPECIALISTA. Esta idea me rondó durante mucho tiempo en la cabeza. Un hombre que se permite decirle a las mujeres lo que tienen que hacer o dejar de hacer. Un hombre que, lejos de ser cercano, humano y amable es… bueno, creo que aquí no voy a usar las palabras que me vienen a la mente por educación y porque creo que no es necesario. Nunca olvidaré su gesto crispado y ese afán por convencer dando interminables listas de datos. Sí, conocí a Carlos González porque le invité yo misma a dar una charla en VillaSpringfield. Una charla de 1 hora y media que se prolongó durante 3 y en la que nadie hizo preguntas. Solo habló él. Las madres se fueron yendo y el seguía con su perorata de datos. En verdad os digo que es mucho más ameno leer sus libros que escucharle en persona. Al menos puedes cerrarlos cuando quieras.

Quizás sea que ese señor no tiene como misión ayudar a las madres y a los padres en la crianza de sus hijos, sino más bien salvar a la humanidad de los errores cometidos y llevarnos a un estado de paz a través de la crianza con apego. Mientras que la primera misión es altruista y desinteresada, la segunda conlleva delirios de grandeza y un afán exterminador de aquellos miembros deshumanizados de nuestra especie que osan, en algún momento de su historia, cometer un error en la crianza de sus hijos (según los criterios de este gran juez).
Etiquetado con:
59 Comentarios en “¿POR QUÉ NO ME GUSTA CARLOS GONZÁLEZ? (AUNQUE SIGA SUS CONSEJOS)
  1. Te entiendo perfectamente lo que dices. Yo me he leído sus libros “Un regalo para toda la vida” y “Mi niño no me come” y me han parecido geniales, me han ayudado a confiar en mí misma y además saber un montón de cosas que ignoraba por completo!.
    También le he visto en vídeos y he leído sus respuestas a preguntas de padres en no me acuerdo que revista y su actitud me parece un poco chulesca. El problema muchas veces no es lo que se dice, sino como se dice. Y no podemos olvidarnos de ser respetuosos y hacer críticas constructivas…
    Creo que quizá le apasione tanto este tipo de crianza que se deja llevar y no sabe dosificar tanto entusiasmo, o puede que él sea así por naturaleza… No le conozco.
    A mi me encanta, muchas veces dice verdades como puños, cosas tan coherentes… Pero por muy pediatra que sea, por muchos conocimientos, por muchos hijos que haya criado, no conoce a mi bebé, por lo que no puede saber lo que necesita al 100%, solo yo que soy su madre! Por eso para mi no es un gurú porque los gurús no existen. Y efectivamente él debería entender esto porque nos acusa de hacer demasiado caso a los profesionales.
    Respecto al método estivill estoy totalmente en contra, pero entiendo perfectamente al que lo haya hecho…la pa-maternidad es un aprendizaje constante y evidentemente nos equivocamos y mucho, y además cuando tu bebé no duerme y todos los demás si (supuestamente) y tu crees que esto no es normal y que le tienes que enseñar a dormir, lo haces!
    Creo que los extremos nunca son buenos y hay que ser tolerantes y nadie debe indicarnos como criar a nuestros hijos. Nadie tiene la verdad absoluta.
    Él está en contra de las guarderías y yo estoy de acuerdo en lo que dice, pero mi hija va a una, evidente no me gustaría, pero ahora mismo no me queda otra. Y si a este sr. le parece horroroso me parece fenomenal, pero desde luego no será él quien me juzgue.
    Siento enrollarme tanto pero este post ha sido un gran acierto guapa!
    Muacks!!!

  2. Plas plas plas! Pero qué buen post maja. Sólo quiero decirte q no te sientas culpable por nada, q en ese momento hiciste lo q creías mejor y eso es q importa. La verdad absoluta no existe. Y antes de criticar a nadie habría q mirarse a uno mismo.
    Felicidades por el post.

  3. Bravo. Es la primera vez que te leo y sólo puedo aplaudirte. Yo, hasta ahora, no he tenido problemas con el sueňo de mi bebé, pero no conseguí amamantarle y me siento totalmente identificada con ese sentimiento de culpa, esa supuesta obligación de dar explicaciones y argumentos, esa crítica feroz. Debe ser muy sencillo para algún@s evaluar quien es y quien no es una buena madre. Claro que, habría que verles a todos ellos dentro de sus casas. Todos hacemos lo que creemos que es mejor para nuestros hijos y, en la mayoría de los casos, solemos acertar porque nadie mejor que nosotras conocemos a nuestros bebés. Un saludo.

  4. Virginia, me acabas de recordar que yo conocí a Carlos G. En mi primer embarazo a través de la revista Ser Padres. ¡Me pillaba cada rebote leyendo sus respuestas a las madres! A ver si recupero alguna de las revistas, pues es digno de transcripción. ¡Un abrazo!

  5. ¡Gracias, querida! Fuera culpas.

  6. Me alegra que este post haya servido para reafirmarte como madre. No es justo que los expertos arremetan contra nosotras cuando es con sus propios compañeros con los que deberían trabajar por el cambio. Un saludo.

  7. mamá pato dice:

    bueno… reconozco que no conocía a éste señor… quizá porque uno de sus libros más conocidos es el de que “el niño no me come” (o algo así) y para mi hijo yo hubiera comprado un libro que se titulara “mi niño se come hasta la cuchara si le dejo”… A Estivill si le leí por recomendación de mi pediatra y sinceramente salvó mi vida y la del niño que por aquel entonces con 4 meses perdía peso y estaba histérico por momentos. Yo no dejé a mi hijo llorando mientras veía plácidamente la televisión fue muy duro y ademas el que lea el libro sabe que eso es un proceso que obliga a controlar el estado del niño y sus sonidos. Cualquier madre sabe y si tiene un hijo superllorón como el mio más aún cual es la textura del llanto… En cualquier caso y como dices.. los gurús cansan. Cada una podemos escribir un libro de recomendaciones… yo ya procuro no dar ninguna (si me la piden si), cada una que haga lo que quiera (dentro de un orden) con su maternidad. Pero esto de culpabilizar madres es algo muy arraigado (curiosamente a los padres no tanto). Si, somos culpables igual que lo fueron nuestros progenitores y los serán nuestros hij@s.

  8. Ay nena, para la próxima voy a tener que escribir un post sobre “por qué no me gusta Estivill”, y ese va a ser más duro que este. Pues fíjate, a mi el de “Mi niño no me come” me ayudó mucho, no x vampi, que es como el tuyo, come más que sus hermanos, sino para relajarme yo y dejar de preocuparme por lo que comían o no. Un abrazo!!!!!!

  9. Me parece que lo has explicado perfectamente (aunque, como bien dices, no hace falta dar explicaciones). Personalmente, el método Estivill para dormir me parece un horror, pero comprendo por qué tiene éxito y me parece que tú eres el ejemplo perfecto. Cuando solo hay cansancio, agotamiento, falta de apoyo y desesperación, pero hay que cumplir con las obligaciones, cada familia se las arregla como puede. Por eso me repatea tanto que Estivill se beneficie de eso. No he escuchado nunca a Carlos González, pero por alguna aparición en la tele sí que parece que ‘se lo tiene muy creído’, como se suele decir. Sus libros Un regalo para toda la vida y Mi niño no me come me parecen fantásticos, pero tienes razón en que no se pueden seguir al pie de la letra. Me encanta un capítulo en el que justifica por qué es mejor que la madre se pida una excedencia (por ejemplo) y no lleve al niño a la guardería y me parece que tiene toda la razón del mundo… pero a veces no puede ser, y ya, y no hay que sentirse mal por ello. O cuando dice que es mejor buscar una nodriza que dar leche de fórmula (quizá sea verdad, pero búscate una nodriza, págala y justifica eso legalmente). Lleva algunas cosas al extremo y si te paras a pensarlo tiene razón, pero no podemos cambiar el mundo de golpe aunque estuviéramos muy convencidas de ello y en eso creo que se equivoca. Y, como dicen en los comentarios, nadie conoce mejor a tu/s bebé/s que tú.
    Me parece fenomenal que lo mal que lo pasaste al principio te hiciera ser más valiente y confiada y estoy segura de que te sientes orgullosa de ello. Eso es mérito tuyo, no de Estivill ni de Carlos González ni de la portera. ¡Bravo!

  10. ¡Pedazo de comentario, Patricia! Me ha encantado. No me acordaba de lo de la escedencia y las nodrizas. Creo que este hombre a veces se permite unas opiniones extremistas que no nos hacen ningún bien. Las nodrizas hoy en día son algo prácticamente impensable. Pero él lo suelta y se queda tan pancho, caiga donde caiga. Y de Estivilll… qué decir de un tipo que copia un método americano, lo plantea como propio y no repara en las consecuencias psicosociales del mismo. Peseteros, ganando dinero a costa de las madres. ¡Un abrazo!

  11. MultiPapaEZ dice:

    Genial el post. Yo también es la primera vez que te leo y no puedo estar más de acuerdo. De hecho me siento parte de este post (por el tuit de la tomatina de anoche :-p)

    Yo no he leído sus libros, no me dio tiempo, llegué a cogerle manía antes de abrir el primero. Pero si he leído muchos de los artículos que ha publicado en diferentes medios y he escuchado varias de sus payasadas (digo conferencias) que están colgadas en youtube.

    Este ¿señor?, que se cree el Gurú de la crianza con apego, para mi no es otra cosa que un tiburón de la crianza, un hombre que ha sabido hacer fortuna, un tipo que sabe hacer negocio llevando a límites extremistas lo que otros ya inventaron, porque le guste o no, él no ha inventado nada.

    En uno de sus artículos, que no voy a linkar aquí para no hacerle publicidad, esta persona asegura que los cólicos del lactante no existen. Que los padres que pensamos que nuestros bebés tienen cólicos somo malos padres ya que lo que les pasa a nuestros hijos es que tienen falta de apego, pero es mucho más cómodo para nosotros pensar que son cólicos.. Qué fácil es decir esto, haciendo gracia cual payaso, quedarse tan pancho y encima cobrar por ello. Sr. González, la ciencia si tiene respuesta para este tema, le guste o no, y le guste a la crianza con apego o no.

    Yo no me considero el mejor padre del mundo, ni muchísimo menos, pero si creo en la crianza con apego (con mis peros y límites, pero creo en ella). Hemos practicado y seguimos practicando el colecho, la lactancia materna mixta, el porteo indoor y outdoor, etc.. y mis dos mellizas tuvieron cólicos como elefantes hasta los 5 meses. Y solo los padres que hayan pasado por esto saben lo que es, lo que implica, el grado de agotamiento al que te pueden llevar dos bebés que no paran de llorar en horas y horas, día tras día, sin tu poder hacer nada. Carlos Gonzalez no es nadie para decirme a mi que soy un mal padre, ni por esto ni por nada. Pero ni él ni nadie.

    Entiendo que haya gente que esté de acuerdo con sus métodos, pero yo no los comparto. No hace falta ser fiel a este señor para criar con apego. Cada padre puede y debe adaptar la crianza a las necesidades de sus hijos, y casos especiales a parte, estoy seguro de que cada padre hace lo que cree mejor para sus hijos en todo momento. Cecilia tu hiciste lo que debías, seguir tu instinto. Y es lo mismo que has hecho con el segundo, seguir tu instinto sumado a la experiencia previa. Estoy seguro de que eres una madre ejemplar, nadie debe hacerte dudar de ello jamás.

    Los Gurús no existen, los payasos si, pero a mi los que me gustan llevan nariz roja y zapatos grandes 🙂

    Besos!

  12. mamá pato dice:

    A ver… yo solo digo que a mi el libro de Estivill me fue de utilidad… tampoco he leído otro de este hombre, y tampoco digo que fuera la única solución para mi caso. Simplemente funcionó sin mayores traumas. Otro abrazo guapa!! Te sigo leyendo.

  13. Ojiplática me quedo, no tenía ni idea de que fuese tan soberbio en persona! Vaya mal rato para tí…

    Yo la verdad es que el único libro de Carlos González que he leído entero es el de un regalo para toda la vida, y es super útil de cara a la lactancia. El Bésame Mucho en cambio nunca lo llegué a terminar porque me aburrió.

    ¡Qué mal rato debiste pasar!

  14. Hola!!!

    Gracias por este post lleno de sinceridad. Yo leí a Estivill en su día, con mi primera hija, y he de confesar que puse en práctica una noche su método. Lo pasé tan mal que no pude seguir con ello y me sentí triste y desolada. Aún así la niña empezó a dormir mejor O_O Muchos años después un amigo me dejó el libro de Bésame mucho. Me pareció genial lo que decía de coger a los niños, besarles, quererles porque yo venía de la escuela esa de “no les cojas que se acostumbran” aunque no lo puse en práctica. Pero me chirriaban muchas cosas del mismo la verdad. Al final, como te han comentado más arriba, nadie conoce mejor a su hijo que su propia madre y/o padre. Los guruses me dan grima y más si son arrogantes e intolerantes como describes.

    Y me parece fatal la gente que se permite el lujo de juzgar a otros porque no siguen los principios que ellos consideran los únicos del mundo.

    Un beso!

  15. Multipapá, ¡muchas gracias por animarme a escribir este post! La verdad es que lo tenía en mente desde el principio, pero siempre postergaba el momento por miedo al “qué dirán”. Pues sí, los “expertos” se forran a nuestra costa… y los que no son expertos también. ¿Recordáis la moda de los collares de ambar para aliviar los cólicos? No compré ninguno, pero conozco gente que se los compró a sus niñas. ¿Evidencia sobre su eficacia? Ninguna, pero ahí estaba el negociete. Lo que me parece más grave es que para que el negocio funcione, estos falsos gurús se hacen con un ejército de acólitas que les hacen de palmeras allá donde van y se ocupan de expandir sus teorías, sus coacciones culpabilizadoras y, por supuesto, sus libros.
    ¡Besos!

  16. Bueno, lo pasado, pasado está. Tenemos que aprender a desarrollar nuestro maternaje sin el consejo permanente de los expertos, y para eso debemos recuperar la confianza en nosotras mismas. El libro sobre lactancia es bueno, muy bueno, aunque también tiene cada salida… Un abrazo.

  17. Hola Bego, me alegra mucho que te haya gustado. Hartas de juicios cogemos las riendas y cada vez sabemos más apoyándonos mútuamente. ¡Muchos besos!

  18. Me encanta tu post. No me gustan los gurus. La primera vez que un papa me dijo que el gurú de su mujer era Carlos González, se me pusieron los pelos de punta. Yo acababa de ser mama y con una lactancia que me costo lo suyo. Esta amiga me recomendó el libro de Carlos González. Nunca lo leí en ese momento. Hace años que me chirría todo lo que huele a gurus, divos y egos…
    Pero alguien que no entienda lo que pasa una mama en esos momentos tan delicados, no sabe nadas de lo que que es realmente importante, por muchos conocimientos teóricos que tenga.

  19. Si no nos apoyamos unas a otras ¿qué nos queda? ¡Encantada de conocerte!

  20. Yo hace tiempo que dejé de creer en los gurus, pero he de reconocer que leer al señor Carlos González me ayudo a no volverme loca en mis primeros meses de maternidad.
    Mientras todo el mundo me criticaba y me decía lo que debía de hacer, leer a este señor me tranquilizaba, y me hacía sentir que no lo estaba haciendo tan horrible. Una vez que me empecé a sentir más segura no necesite ni libros, ni gurus ni consejos, ni nada.
    Supongo que la incertidumbre y la inseguridad de los primeros meses nos hacen buscar apoyo en estos gurus de la crianz, cuando deberiamos de confiar en nosotras mismas…suena tan fácil, pero es tan complicado.

    Lo conocí en persona, me pareció frío y poco agradable, pensé que quizá era por timidez.

    Un saludo, me ha encantado tu sinceridad.

  21. Monstrua dice:

    Ains, qué a gusto te has quedado.

    El libro sobre lactancia me impresionó y, de hecho, me dio mucha seguridad para hacer lo que yo creía necesario, a pesar de ser primeriza. Siempre le estaré agradecida por eso.

    Sin embargo, hace poco leí el de “Bésame mucho”, y me pareció que ese libro lo podría haber escrito cualquier padre con ganas de ganar dinero: conceptos confusos, mezclaba, criticaba técnicas sin conocer… En fin, que él es un pediatra, no un psicólogo ni un pedagogo. Ahí se me atragantó el hombre.

    Después decidí darle un ‘try’, y me leí “Mi niño no me come”. Me había leído el del Baby Led Weaning (“El niño ya come solo”), y me apetecía comparar. Esta vez, le pillé el truco: es cierto que te da seguridad como madre, pero también que dicotomiza aspectos que no lo son. Y eso es peligroso.

    Como tenía encargado otro libro suyo (cachis en la mar, si lo llego a saber… Es el de “Entre tu pediatra y tú”), pues nada, otro que me leeré. Lo he hojeado, y ya he alucinado. Le busca los tres pies al gato y en vez de solucionar lo que le consultan las madres, lo pone todo del revés. Afortunadamente, me llegó el de Josefina Aldecoa, que parece estar bastante mejor y ser más respetuosa con las madres.

    En fin, que a ese señor le han (hemos) subido al pedestal demasiado alto, y demasiado pronto.

    En cuanto a Estivill, me abstengo de comentar, porque no he leído nada suyo. Es otro extremista, como Carlos González. Tampoco Monstruita me ha dado motivos para querer probarlo (todavía. Crucemos los dedos).

    Olé tu post 🙂

  22. Hola Pepita,
    A mí también me aportaron muchas cosas sus libros, sobre todo en el terreno de la lactancia y la alimentación. No se trata de desmontarle por copleto (desmontando a Charly Tolosa, como dice una amiga, jajaja), sino de desvincularnos de los especialistas y de la culpabilización que rodea el dominio de sus teorías. ¡Un abrazo, querida!

  23. Pero… ¿Es posible que tantas pensásemos lo mismo sobre él y no dijésemos nada? Monstrua, me he quedado agusto pero sobre todo sorprendida de la respuesta que ha tenido este post. Y te voy a contar un secreto a voces: esos libros están en PDF por internet (gratis) No gastemos más dinero en libros que no sabemos si nos van a ser útiles. ¡Besos!

  24. nil dice:

    Soy hombre, y como tal te digo que ningún hombre debería plantearse seriamente educar a una mujer sobre como ser madre. En cualquier caso, me he leído su libro y sus explicaciones basadas en lo genético y la evolucion desde el hombre de las cavernas son mera especulación, no llega a mera especulación científica.

    Que el hombre tenga una personalidad conflictiva y que su ego le lleve a comerse el tiempo de los demás en una conferencia ya me lo dice todo. Imagino que de niño no le dieron el cariño suficiente y ahora ha decidido vengarse. En el fondo será otro hipócrita que dice que defiende el rol de la mujer, pero siempre a su manera.

    Yo como hombre y como padre, he descubierto que somos totalmente diferentes y que cada uno tiene su rol, y en caso de duda, aprender de los que nos rodean que tienen más experiencia. Pontificar sobre la maternidad siempre hombre siempre me ha parecido como dar consejos sobre sexo siendo cura, un poquito arriesgado.

  25. Monstrua dice:

    Pues eso, que como los quería de libros de consulta, me los compré en papel. El fallo fue el último, pero bueno.

    Y… yo es que solo me había leído el libro suyo de la lactancia. Los otros dos, me los he leído hace nada, y estaba rumiándolos. De todos modos, aunque no tenga mucho que ver, el de Bimba Bosé. “De repente soy madre” (me lo regalaron), también es pa echarle de comer a parte, pero me da pereza escribir un post para eso.

    Besos

    PD: De todos modos, aquí falta alguien trolleando tu entrada.

  26. Monstrua dice:

    Ya te digo, lo de los cólicos es pa echarle de comer a parte. También asegura (junto con Rosa Jové), que los dientes no duelen. Que si duelen, es porque somos malísimos, egoístas y odiamos a nuestros bebés. Que en otras partes del mundo no duelen. Ja, que me lo demuestre.

    Rosa Jové se permite el lujo de añadir que ella le ha preguntado a niños que están cambiando la dentición, si les duele, y que le decían que no. ¡Pues claro! ¡A mí tampoco me dolía, que yo recuerde! Pero no es lo mismo “tener la boca hecha”, que tener que hacer los dientecitos, abrir la encía… A mi abuelo, ya “desdentao” con 70 y tantos años, le empezó a salir un diente. Y le dolía.

  27. Es verdad, lo de los collares de ambar era para los dientes, jajajajaja.

  28. Hola Nil,
    Creo que es muy importante que la pareja esté de acuerdo en el modelo de crianza que van a aplicar. Esto contribuye a que siempre haya acuerdo y apoyo mutuo ante todas las situaciones que surgen. ¡Diferentes pero iguales en responsabilidad, derechos y deberes! Por cierto, C. González siempre ha dejado claro que sus padres no le pegaban.
    Un saludo y gracias por comentar 🙂

  29. Johanna Arco dice:

    Me ha gustado mucho el post!!he leído libros de C.González,me gustaron pero también me decepcionaron un poco,muchas de las cosas que decía me parecían imposibles de llevar a cabo!!!estoy muy de acuerdo con lo que dice Patricia Vera,que las familias son las familias y sus circunstancias!!!

  30. Vale dice:

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  31. Si, ahora se está abriendo un mercado en las américas. Se debe estár haciendo de oro (más de lo que ya se ha hecho en España). Ese tema de atribuir truculentos trastornos a los niños criados de formas distintas a las que él propone es bestial, pero no es idea suya, creo. Son sus seguidoras fanáticas (las hay que no lo son, muchas, la mayoría) las que difunden estas ideas que hacen daño a muchas madres. Espero que no os machaquen mucho por ahí. Mantened el tipo y la confianza en vosotras mismas. Un abrazo desde España.

  32. A mi sus libros me gustaron, tidos excepto “bésame mucho”, que me parece pretencioso y demagógico. Además, creo que un pediatra no tiene formación para hablar de esas cosas. Se mete en terrenos que no son los suyos. ¡Besos!

  33. anita dice:

    Pues no se como es el hombre en persona, pero que mande ha hacer esto o lo otro pues creo q son consejos alla cada quien si los sigue, el habla mucho de seguir tu instinto de madre, si tu instinto de madre te permite dejar llorar a tu hijo, dejarlo en su cuna o lo que sea pues adelante!! tu sabes que no le pasara nada, pues ya esta, cada quien se acopla como mejor le venga, esto lo escuche en un video en youtube, el no pretende decirte que hacer, pero si explica el porque nuestros hijos lloran cuando no están en brazos o duermen solos por ejemplo, haciendo énfasis en nuestros antepasados; esto de que dejas a lo bebes llorar no es que lo diga este doctor o Rosa Jove, es que hay estudios científicos que demuestran lo grave que es esta circunstancia para el desarrollo del bebe, te invito a que veas un documental de Eduardo Punset donde habla del cerebro del bebe. Alguna vez también he tenido que dejar llorar a mi hija porque estoy en el baño y no pude acudir a su llanto inmediato, pero esperar que se duerma llorando me parece una barbaridad por nada del mundo lo permitiría y si estoy cansada por no dormir derecho pero primero esta ella, por algo decidí ser madre.

  34. leonela dice:

    yo fui a guardería y mira que tendría dos años y aun me trastorna el hecho de recordar como me separaban de mi madre, para mi fue traumatico, no se ni como lo recuerdo, pero feu horrible, no quiero q mi hija lo viva

  35. Me parece muy bien: si tienes posibilidades paramello, haz lo que te parezca mejor para ella. Un saludo!!!

  36. Gracias por recomendarme a Eduardo Punset como gran autoridad científica para apoyar sus teorías de “buena seguidora” de C. González, Saludos!!!!!

  37. Me alegra ver que somos muchos quienes leemos a Carlos González con sensaciones ambiguas…
    El caso es que creo que no es sólo él, ni tampoco creo que sea un problema de personalidad, es buena parte de la literatura de crianza con apego la que culpabiliza y desarma. Y no por el tipo de crianza que defiende (y con la que estoy, más o menos, de acuerdo), sino porque en su empeño en difundirse como una serie de recomendaciones basadas en datos científicos lo estropea todo: la crianza es una práctica social enormemente contextual, y no puede juzgarse y analizarse como si fuera cuestión de conocimiento científico. Hay datos científicos que vienen al caso a la hora de tomar decisiones de crianza, y también vienen al caso circunstancias vitales, cuestiones morales, prácticas religiosas y miles de cosas más. Cuando los expertos se empeñan en borrar del relato todas esas cosas contextuales (y a todo el mundo salvo a los padres) es cuando nos dejan a las madres y padres más desarmados, impotentes, ansiosos y culpables.
    Además, aunque nos abrumen con datos científicos sobre el cortisol y los ritmos cardiacos, con indefensión aprendida y otras cosas temibles, lo cierto es que nadie (absolutamente nadie) sabe a ciencia cierta si es o no perjudicial aplicar el dichoso método estivil (supongo que la respuesta es la de siempre: a veces sí, y a veces no: dependerá del temperamente del crío, del resto de opciones de crianza, de la genética, y de mil cosas más).

  38. Hola Carolina,
    Muchas gracias por tu comentario. Tienes toda la razón: los expertos, con sus generalidades y sus verdades absolutas nos desarman de nuestras peculiaridades culturales. Una cosa que llevo pensando un tiempo es que escriben para una clase social acomodada que tiene acceso, por ejemplo, a leerse un libro y aplicar un método, o a pedirse una reducción de jornada o una excedencia, o a irse a un pueblito para formar parte de una comuna que cría a las niñas y niños como una tribu. Cuando escriben lo hacen para unos padres modelo, que no están separados, que han formado una familia para siempre jamás, cuyos hijos no tienen ninguna discapacidad, que no están en paro y que tienen una red social de apoyo “normal”. No tienen dificultades laborales, psicológicas o sociales y todavía tienen posibilidades de elegir y cambiar su forma de vida. Desde tiempos del Dr. Spock (http://www.portalplanetasedna.com.ar/spock.htm) esto ha sido así, y parece que, tal y como va la cosa, no cambia.

  39. Por error (manazas que es una) he borrado el comentario de Vale. Como lo tenía en el correo, aquí os lo vuelvo a dejar.

    Gracias al cielo encontre este post!!!! Soy de argentina, aca hay un pequeno fanatismo con este hombre y para mi genera tantas culpas a las madres que no lo recomiendo. Hay un pdf que habla sobre guarderias que es violento, las cosas que afirma, es imposible demostrar las cosas que dice salvo que hagas un seguimiento a treinta anos de chicos que fueron a guarderia de los que no y controles todas las demas circunstancias, y recien ahi podrias afirmar todos los trastornos neurologicos que supuestamente le generas al chico. Yo estoy a favor de la crianza con apego pero no de este hombre. Saludos

  40. yademasmamas dice:

    A mi me pasó un poco como a ti. En mi segundo embarazo he leido.varios libros de.este hombre y aunque me gustan sus teorias creo que las lleva al extremo. Yo por ejemplo a mi segunda la je cogido mucho mas en brazos y hemos colechado, pero solo los primeros meses. Esode dejarlos en la cama que ya se iran y qe no hay ningun universitario que duerma con sus padres no me convence ni es lo que quiero para mi familia. Pero leyensole deja una cosa clara, si no lo haces como el promulga pone unas comparaciones que ridiculizan y te hace sentir mal. No me parece que todo sea.blanco o negro.
    Rocío

  41. Efectivamente Rocío, eso es lo que no me gusta: la tendencia a ridiculizar y culpabilizar. Hemos hecho lo que hemos hecho, somos como somos, con nuestras limitaciones, nuestro conocimiento y nuestras circunstancias. Yo creo que esta forma de expresar las cosas ha contribuido a que las mujeres nos enfrentemos unas con otras. Ese no es un buen resultado, por muy acertados que sean sus consejos.

  42. Pao Malanga dice:

    Hace tiempo ya que los gurúes no me cierran… Con su actitud de mesías del saber, más que ayudarnos a superar fracasos nos condenan, nos hacen sentir minúsculas y las peores del universo.

    Comparto 100 % tus razones

    Un abrazoooooooooooooo

  43. Genial post! Yo dire en mi defensa q en mi primera maternidad use tanto un metodo como el otro, dependiendo de lo q me pedia la situacion y lo que me decia el instinto…
    Veremos lo q me toca hacer en esta nueva maternidad…
    Me quedo por aqui, encantada de leerte.

  44. Aida Cocho dice:

    Pues me ha encantado!! Yo jamas he leído ningun libro de este tio ni tampoco del Estivill he tenido suerte con mis dos hijos, no tanto en la lactancia que me hubiera gustado darles mas tiempo, pero no por ello me machaco y mucho menos dejo que me machaque nadie yo conozco a mis hijos que pa eso les he parido, aunque nos equivoquemos lo hacemos como mejor sabemos. Besos

  45. Para mi ha sido muy útil leerlo sobre todo para la lactancia, me dió seguridad y m tranquilizó mucho leerlo. No lo he seguido más q eso y bueno como en todo, pienso q los extremos no son buenos, yo procuro coger consejos de aquí y allá segun me interesan, m convencen y estoy segura d si le va a mi bebé o no. No m gustan los sectarismos la verdad. Pero gracias mom killer xq ahora entraré a ver los videos sólo para echarme unas risas viendo a este hombre xq realmente me pica la curiosidad, no lo hubiera dicho nunca habiendo leido el d un regalo para toda la vida jajaja

  46. Por eso hay una etiqueta en mi blog que reza “Gurús”, jejeje.
    Besoooo

  47. Creo que nosotras mismas nos valemos muy bien para resolver los problemas que nos surgen, nosotras y nuestro entorno. No digo que no sea útil leer, pero siempre con esa mirada crítica que nos hace discernir la paja de la chicha.
    Un beso.

  48. Aunque nunca está de más una reflexión sobre nuestras prácticas de crianza, creo que las mujeres tendemos a endiosar a los “profesionales”, y si son hombres más aún. El empoderamiento de la mujer pasa por atender a nuestras necesidades y las de nuestros bebés sin atender a los preceptos culpabilizadores de los expertos. Un abrazo.

  49. Siempre es bueno leer e informarse. Yo nunca pediría la retirada del mercado del “Bésame mucho”. Creo que el leerlo con la mirada crítica y vigilante es un ejercicio excelente que deberían hacer todas las madres.
    Un abrazo, Regina.

  50. Javier dice:

    Pero qué razón tienes y qué bien lo describes. Yo le vi en una conferencia con más de 100 madres. Todos nos reíamos, era todo datos apabullantes, explicaciones increíbles a problemas crónicos… qué acierto ir a verle… qué de cagadas corregimos con el segundo… pero es verdad que el tipo parece que llama gilipollas a la gente, especialmente a las madres, porque los papás encima somos una especie de ineptos mentales que no valemos y no queremos valer. Inspirador en algunas cosas, demagogo, maleducado e insensible en otras. Buscar culpabilizar en la crianza es cruel y hay demasiado talibanismo en ello y es una muestra de la ira y la propia culpa no sanada y proyectada de quién lo hace. Más amor y menos garrote de quién tiene información que es útil en la crianza.

  51. Mother Killer dice:

    Si, en eso estoy muy de acuerdo: hace falta mas amor y menos juicios. El mundo iría mucho mejor. Encantada de leerte por aquí. Un abrazo.

  52. Cuando me dejaron su libro estando embarazada me pareció una tontería, como cosas de perogrullo sin parar. Después entendí que sí era necesario que alguien hablara con empatía de los bebés. Más tarde me di cuenta que había toda una religión creada en torno a él, con madres que me decían que hacían tal o cual cosa porque lo decía él, su “gurú”. Como soy atea pues tengo bastante olfato para las religiones, sean las que sean, y esto me olía a chamusquina. Luego, después, me di cuenta de lo que decía sobre dejar el pañal, cuando yo he puesto a mi bebé al orinal/palangana desde los 2 meses cada vez que veía que iba a hacer caca, y flipé. Mi experiencia real no tenía nada que ver con lo que él estaba contando. Aún así pienso que el problema no lo tiene él, a mi me parece fantástico que la gente se exprese y escriba libros. Lo malo es la actitud de la gente, los fanatismo, la falta de espíritu crítico, su necesidad de expertos y guías… Por otro lado es normal ya que los bebés son una especie en extinción y llegamos a la maternidad-paternidad sin haber visto un bebé real o haber convivido con él y luego pasa lo que pasa… Un abrazo.

  53. Por cierto, un libro que habla sobre el tema de los expertos es el de Carolina del Olmo: ¿Dónde está mi tribu? Está muy bien, aunque haya cosas que tampoco comparta con ella. Hace falta que alguien se lance ya a hacer una crítica de lo positivo de la crianza con apego y de lo negativo, que también lo tiene. Creo que el principal fallo es obviar el contexto social en el que vivimos, contexto asocial diría yo. besos

  54. Yo no lo veo tan bueno a él ni tan malo a Estivill. Es más, considero que Estivill tiene razón en muchas cosas.

  55. María dice:

    Vaya… A ver. Este año fui madre y me metí en un grupo de apoyo a la lactancia que ya conocía desde hace 4 años. Un grupo que evolucionó de “apoyo a la lactancia” hasta “apoyo a la alimentación y a la crianza”. El cambio significativo de nombre fue porque la doula que lo encabeza fue modificando su radicalidad al darse cuenta que el apego y el apoyo pasa por otro lado, sea dando de mamar o dando biberón. Claro qie la tendencia es pro Carlos González. Que no es ser “pro Carlos González” porque este pediatra no ha descubierto nada. La neurociencia es la que ha pegado el grito en el cielo con los métodos de crianza y alimentación qie se pusieron de moda en el sXX.
    Es cierto lo que dices… Mi madre se siente mal al saber que crió a mis hermanos sin apego alguno y aunque conmigo fue más intuitiva, no supo dar bien el pecho. Además es inútil llorar sonre la leche derramada.
    Yo soy una pro lactancia y apego que te aplaude por haber modificado tu forma de ver la maternidad. El crecimiento personal pasa por seguir aprendiendo cosas nuevas. Lamento que hayas tenido esa experiencia con Carlos González.
    Él estuvo en mi localidad este verano, dio dos conferencias com charla coloquio. No fue radical ni siquiera con las madres que le preguntaban consejos sobre destete o biberones. De hecho puntualizó que la lactancia ha de ser un acto deseado, sino no servía de nada pasarlo mal. Tal vez haya cambiado en poco tiempo su tacto con las madres o quizás mas de una le debe haber dicho que uno no siempre tiene la culpa de ser carne de la presión social y el desconocimiento … Quién sabe.

  56. Silvia dice:

    Hace mucho tiempo de este post, pero caí por aquÍ, lo leí, y quería decirte que tu malestar, el que tú te sientas mal no tiene nada que ver con nadie, eso va en uno mismo, en su capacidad para valorar y evaluar lo que ha hecho como madre.
    De hecho, si paras a ver todas las entrevistas de Carlos, verás que él es el primero en decir; ‘Lo mejor es la lactancia, pero si no puedes no vas a causarle un trauma’, ‘Aconsejo el cohecho, pero si no duermes con él, no pasa nada”El apego es necesario, pero no siempre puedes atenderle, hay muchas cosas que hacer..’ Creo que os lo llevais a un terreno personal, y para nada esa es la intención. Yo desde luego creo que su forma de ver la crianza es de lo más sencillo, y natural

  57. Mother Killer dice:

    Hay miles de mujeres que hablan de crianza y a las que prefiero leer y escuchar mil veces que a Carlos González. No, esos hombres que opinan sobre lo que tenemos que hacer nosotras…. no, gracias.

  58. Mother Killer dice:

    Ah, y otra cosa: lo personal es político. No lo olvidemos. Cuando el señor González le chirría a tantas mujeres… por algo será.

  59. Luz_paisaje dice:

    Hola!, Muy bueno tu articulo.!! he leído muy poco a Gonzalez, pero aporto que vi a un pediatra que me dijo que un estudio en Londres explicaba que los cólicos justamente se producen en chicos que tienen padres pendientes. Hicieron estudios en orfanatos y ningún chico tenía colicos!… Con lo cual lo que hizo fue felicitarnos porque nuestra hija tenía cólicos… aún después de 1 mes y medio en neo! jajaja.

2 Pings/Trackbacks para «¿POR QUÉ NO ME GUSTA CARLOS GONZÁLEZ? (AUNQUE SIGA SUS CONSEJOS)»
  1. […] foro de Crianza Natural y tuve mis más y mis menos con el tema Carlos González (si habéis leído esto y esto sabréis por qué). No me convencía el discurso culpabilizador de las mujeres que apoyaban a […]

  2. […] entrada más leída de mi blog, con diferencia con respecto a las demás, es Por qué no me gusta Cárlos González, escrita hace ahora dos años. En ella contaba cómo los juicios y sentencias que lanza este gurú […]