PHANTON Y SUS RAZONES

Durante este curso, Phanton Killer llegó un día compungido del instituto.

__ ¿Pero qué te ha pasado?
__ Me han puesto una amonestación… ¡y a la tercera me expulsan!
__ ¿Qué has hecho?
__ En Alternativa he jugado con una pelotita de papel. Me ha dicho que haga una redacción sobre “para qué vengo al instituto”
Y esta es la redacción que escribió:

                                         POR QUÉ VENGO AL INSTITUTO


El instituto es un edificio grande con módulos al que los niños van a aprender. Es un sitio en el que se aprende, pero también sirve para estar y relacionarse con los amigos.
En el instituto hay estas asignaturas: matemáticas, lengua, sociales, ciencias naturales, tutoría, francés, ingles, ciudadanía, educación física, plástica y religión/alternativa.
En matemáticas aprendemos a solucionar problemas con números, en lengua damos vocabulario, ortografía, análisis de oraciones, etc. En sociales damos historia y geografía. En ciencias naturales (mi asignatura favorita), estudiamos cosas de la naturaleza, en tutoría nos reunimos con el/la orientador/a, en educación física hacemos ejercicios y estudiamos un poco de anatomía. En plástica (mi segunda favorita) aprendo a dibujar;en religión aprenden cosas del cristianismo y en alternativa no hacemos nada, por lo que me aburro bastante y eso ha llevado a que me pontan una amonestación.
Todo esto me lleva a preguntar: señores y señoras profesoras ¿qué entienden ustedes por “debida atención educativa”? ¿Para qué van ustedes al instituto?

5 respuestas

  1. Yo ahora voy al cole y también tengo atención educativa, y cuando fui al instituto como maestra de inglés y tutora de 2do de la ESO también tenía atención educativa. Yo iba al instituto a intentar motivar a mis alumnos más allá de simplemente enseñarles inglés, y sé que yo no era la única que utilizaba la A. E para trabajar valores, dinámicas de grupo e incluso para dar clase de mates porque los alumnos no entendían ciertos conceptos que llevaban para el examen siguiente.
    Es triste, en el cuerpo de maestros, y en cualquier profesión, que haya gente desmotivada y sin ganas de dejarse la piel en lo que hace, y que los que paguen esa falta de entusiasmo sean en este caso unos alumnos que necesitan justo todo el entusiasmo del mundo. Aún así, a veces tampoco encontramos el apoyo que necesitamos por parte de los padres, que justifican cualquier actitud, sea adecuada o no, o mejor dicho, respetuosa o no. Yo he tenido suerte, hasta ahora, y siempre he contado con el apoyo de las familias 😉
    Deseo que, en un futuro, Phantom se encuentre con profes que sepan llegar a él de la manera que él y sus compañeros necesiten. 😉
    Un abrazo enorme!

  2. Afortunadamente ya los ha encontrado. Tras la lectura de la redacción, Phanton pasó a formar parte del equipo de mediación en conflictos por voluntad propia, y las reuniones las hacían en la hora de alternativa. Es un niño muy querido por sus profes y por sus compañeros, y rara vez tiene problemas en el insti o los ha tenido en el colegio. Sé que esa redacción levantó más de una sonrisa, jajajaja.

  3. Phanton tiene razón. Yo me cambié de religión a alternativa un año y no hacíamos absolutamente nada. Intenta retener a 30 adolescentes en una sala y obligarles a hacer los deberes. Pues la pelotita de papel es lo de menos.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.