MI PUTA SOMBRA

Si un día tu bebé está enfermo y, al contárselo a tu amiga, esta adopta una expresión de condescendencia y te pregunta qué te pasa, es que ha leído a Laura Gutman. La maternidad y el encuentro con la propia sombra ha destrozado de esta forma muchas amistades. “Nena, a mí no me pasa nada. El niño ha cogido un virus” “Que no, María, tienes que aprender a reconocer tus propios bloqueos, el niño lo nota todo” “pero si yo estoy de puta madre tía” (Mirada significativa, sonrisa de “y qué mas” y cambio de conversación)
Cuando llegas a casa no haces más que intentar encontrarte con tu propia sombra: miras fotos antiguas, viejas fotos de tu churri y tú cuando erais novios, tú de viaje en NY cuando podías moverte sin tener que cargar con mil accesorios, las fotos de grupo, tú en el centro, sonriente, recién depilada y con el pelo perfecto, sin ojeras… Y es entonces cuando te topas con ella, tu puta sombra.
Pero vamos, te da poco tiempo para encontrarte con ella, porque el bebé ya despertó de su siesta de cinco minutos. Tu mente quiere rodar como hacía antes, pero nadie más que tú puede satisfacer esa demanda. La mente quiere, necesita volar, pero no puede retirar ni un minuto la atención del que pide insistentemente tu presencia.
Sales a la calle con tu carrito y te encuentras con tu doula. “ESQUE ESTÁS PUÉRPERA PUÉRPERA” (empeñada, como buena lectora de Laura Gutman, que el puerperio dura 2 años y más si me apuras). “A ver, yo no estoy nada, he estado viendo fotos y me ha entrado un agobio de no poder hacer cosas que hacía antes. Y eso me pasa esté como esté”. De nuevo mirada significativa y condescendiente, palmadita en el hombro y abrazo profundo. “Más valía que te quedases un rato con mi bebé para que yo pudiese ir a depilarme”- piensas, mientras le devuelves la sonrisa de compromiso y la ves alejarse envuelta en sedas y tules y libre como el aire, desprendiendo positividad y apiadándose de todas las puérperas que pasan por su vida.
Arrastrada por ese mar de miradas significativas, te sumerges en la lectura de ese libro que ha causado furor entre tus amigas, y empiezas a caer más y más profundo en sus redes. “Ehhhh, un momento, mi parto fue respetado, doy lactancia materna, mi niño se pone malo de higos a brevas… qué buena sombra tengo” Pero por si acaso decides escribirle a tu madre una carta agradeciéndole todo lo que ha hecho por ti y perdonando a su sombra, que ella sí (mirada significativa) la tenía gorda.
Y un buen día te enteras de que Laura Gutman no recuerda qué formación tiene y empiezas a arrepentirte de haber enviado esa carta y de no haber mandado a la mierda a la amiga que te recomendó el libro.
Y pasa el tiempo y tu puerperio y te das cuenta, con alivio, de que no has perdido ni un ápice de tu creatividad y de tu intuición, y que además ahora tienes más tiempo, gracias a la progresiva independencia de tus hijos, para ponerla en práctica.
Al final reconoces el estado de indefensión que has vivido, y lamentas haber pasado uno de los periodos más especiales de tu vida aceptando tu cansancio y disfrazándolo de esoterismo en vez de ponerle remedio.
Y al final reconoces que la que está enferma es esta sociedad, la sombra de un colectivo que abandonó la tribu para encerrar a sus componentes entre cuatro paredes y un techo y formar familias.

12 respuestas

  1. Los dos ultimos parrafos son la leche!!
    Mi puerperio horrible,como todos,no?
    El ultimo parrafo lo he tenido que releer,no lo entendia hasta que lo entendi!muy interesante!

  2. Precioso, me ha encantao y me ha calado. Estoy en puerperio desde hace ya 29 meses. Una cuarentena larga y muchas exigencias. Bravo por esta entrada.

  3. “¿Vos sos psicóloga?
    No.
    ¿Qué sos, qué estudiaste?
    Tengo muchísima formación, pero ya de eso hace demasiado tiempo.”

    La de disgustos con mi p…”sombra” que me hubiese ahorrado de haber leído esta entrevista antes de hacer caso a mi (mis) amiga (as) con la capa de salvación de puerperas…¡EXCELENTE ENTRADA!

  4. No me he leido nada de la Gutman, porque hace tiempo lei unas declaraciones que me dejaron tan impactada para mal que ni de coña quise ni un libro de ella… pero lo de esta entrevista, madre mia!
    Muy bueno el post!!

  5. Uau justo la conclusión es la misma de la que Laura Gutman habla en cada libro, las mujeres deberíamos estar criando en tribu, y estamos solas. Jamás una mujer en el puerperio debe de estar sola, etc…
    Te invito a que releas algún artículo suyo. Los hay muy interesantes

  6. El hecho de que la conclusión sea la misma no quiere decir que lo sea el camino para llegar a ella. Y no, gracias, ya leí bastante. Pasé la fase de lxs pseudoexpertxs

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.