MABUBO

Cuando salgo a la calle con Vampirillo por las mañanas para llevarle al colegio, llegamos al portal y nada más poner el pié en la calle dice:

No es que Vampirillo tenga lengua de trapo: a sus 7 años tiene un lenguaje adecuado a su edad. Pero cuando se aburre ha adoptado esa expresión más infantil. Antes decía un simple y convencional

pero esta expresión no debía producir los efectos que sí produce MABUBO: cierta perplejidad, cierta estupefacción, y por último la hilaridad. 
Cuando Vampirillo se aburre en casa, es relativamente fácil contentarle. Pero ¿qué hacer cuando se aburre de camino al colegio? Teniendo en cuenta que el trayecto a pie dura unos 5 minutos, lo único que se me ocurre es amenazarle con hacer lo mismo que me hacía a mí mi madre cuando se veía en la misma disyuntiva: bailar una jota. 
Yo recuerdo que esos episodios me producían gran bochorno. Era un método infalible para que dejase de dar la coña con mi letanía. 
NOOOOOO

Pero ya era demasiado tarde, y mi madre comenzaba el baile en cualquier sitio en el que estuviésemos. Normalmente era un sitio concurrido, si no no tenía gracia. Y a mí me empezaba a subir la sangre a las mejillas y la sujetaba para que no bailase. 
¡¡¡Que estamos haciendo el ridículo!!!
El sentido del ridículo me ha acompañado durante toda mi vida desde entonces. Por eso, no soy capaz de bailarle una jota a Vampirillo. Pero la simple amenaza hace que cambie el 
por su también común
Vale, así está mejor. Los dos vamos calladitos los 5 minutos de camino al cole. Ni él ni yo tenemos que pasar vergüenza. Me pregunto por qué mi madre no se limitaba a amenazarme: sé que lo hubiese entendido. 
Pero la duda me asalta… ¿qué le gustaría hacer a Vampirillo durante esos 5 minutos que dura el camino al colegio? ¿Tenéis alguna idea?

3 respuestas

  1. Actividades varias que hace el mío de 5 y medio:
    -Recoger hojas de todo tipo de árbol y arbusto y “hacerse rico”.
    -Esconderse (tiene una capacidad innata de encontrar escondites nuevos yendo 3 años por el mismo recorrido)
    -Hacer excursiones, esto es, ir cada vez (a la vuelta a casa, claro, la ida al cole casi siempre corriendo) por un camino nuevo, que si ahora damos la vuelta a la manzana, que si vamos por la otra acera…
    -Jugar a adivinanzas.
    -Seguir la línea roja de la acera.
    -Contar lo que ha hecho en el cole (los días más convencionales)
    Y así podría seguir hasta el infinito y más allá.
    Si cuando mi blog tiene ese nombre, es por algo jajaja.

  2. -Me aburoooo..
    -pues comprate un burro
    -no tengo dinero
    -pues vete al cajero
    -no tengo tarjeta
    -pues vete a por setas. ..
    Ya pasaron los 5 minutos…jajaja
    No falla 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.