Las falsas preguntas

Interrogacion.jpgHoy no sabía sobre qué escribir hasta que vi un post sobre crianza positiva que nos invita a madres y padres a dejar las órdenes (lávate los dientes) y a sustituirlas por preguntas (¿qué tienes que hacer después de comer?) Muy interesante, si no me hubiese venido a la mente el problema de las falsas preguntas. Las falsas preguntas son elementos de secuencias conversacionales típicas de las escuelas. I de interrogación, R de respuesta, E de evaluación, las preguntas falsas, que ocupan el lugar de la I, se caracterizan porque el que pregunta sabe cuál es la respuesta correcta.

Las secuencias IRE tienen un papel fundamentalmente evaluativo. Las usan maestras y maestros para saber si sus alumnos/as han asimilado el conocimiento que les han querido trasmitir de manera correcta. Es una estructura conversacional que no deja lugar a la improvisación: te pregunto pero no para que contestes cualquier cosa: tienes que adivinar cuál es la respuesta correcta. Si lo consigues, en la tercera parte de la secuencia, la E, te diré lo bien que lo has hecho y te daré una palmadita en la espalda. I de interrogación (¿Qué tienes que hacer después de comer?) R de respuesta (Lavarme los dientes) E de evaluación (Muy bien hijo/a, pues ala, venga, a lavarte los dientes). 

Eso en el mejor de los casos. Me imagino preguntándole a mi hijo qué tiene que hacer después de comer. Y le imagino contestando cualquier cosa menos “lavarme los dientes”. Entonces, mi pregunta se convierte en un artefacto interesante. Porque los niños, que son seres pensantes, se preguntarán: “¿por qué me hace mi madre esa pregunta?”, y desde luego, a sus 8 años, mi hijo al menos, no errará en la respuesta: “Evidentemente, mi madre está cambiando de estrategia para que me lave los dientes. Y después de tanto tiempo resistiéndome a hacerlo de una forma rutinaria no se va a salir con la suya”.

A ver, no es que mi hijo sea un pequeño tirano que quiere hacerme la vida imposible. De hecho me hace muy feliz, tiene un gran sentido del humor y es muy responsable para algunas cosas. Y no es que sea un listillo manipulador que finja y me tome el pelo, eso nunca lo diría de él. Pero con el paso de los años nos vamos conociendo, él a mí y yo a él. Y por eso sé que, así como hace los deberes del colegio de manera autónoma desde el principio, sin que yo haya tenido que invertir ningún esfuerzo para que se hiciese responsable de sus tareas, lo de ducharse y lavarse los dientes lo lleva fatal. 

Ya he asumido que tendré que gastarme una pasta en dentistas. Intentaré lo de preguntarle después de comer “¿qué hay que hacer ahora?”, y me expondré a que me diga “jugar, ver la tele, ir al parque…” o la que es su respuesta favorita: “No sé”. Cualquier cosa menos la R que yo espero, esa R tan esperada y que solo llegará cuando haya sufrido el taladro del cruel dentista. Y es que, a veces, la vida es así: hasta que no sufrimos las consecuencias de nuestros actos no aprendemos cuál era la respuesta correcta.

6 respuestas

  1. Como la vida misma Killer. Yo por eso prefiero centrarme en otra secuencia : acción-reacción-repercusión.

    Sólo así aprendemos las consecuencias de nuestros actos y la responsabilidad de asumirlo

    Un abrazo

  2. No, jajajajaja. Es una reflexión de una obsesa del análisis conversacional y el uso de las preguntas en la vida cotidiana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.