El conocimiento no es un zapato

shutterstock_303194618

Por más que el profesorado se empeñe en convencernos de que el conocimiento es un zapato, no me convence esa metáfora. ¿Reforzar el conocimiento? ¿Qué significa eso de “reforzar”? Se refuerza algo que permanece inamovible, que requiere de rigidez para aguantar el uso, el paso del tiempo, los envites de los elementos. Usar la metáfora del refuerzo para hablar del conocimiento es claramente ancestral y alude a esa idea de que la verdad absoluta nos está esperando en algún sitio para que la encontremos. Una vez encontrada, hay que coserla bien a las neuronas, como si fuese la suela de un zapato, para que no se nos vuelva a escapar.

Esa metáfora es la responsable de que los niños y las niñas tengan que seguir haciendo ejercicios repetitivos una vez que salen del colegio. La idea es que la maestra o el maestro les ha dado el germen del conocimiento, que ahora debe afianzarse, coserse con fuerza, sujetarse con hilo y cuero… reforzarse.

Yo me pregunto con preocupación de dónde han sacado tantas y tantos maestros esta metáfora del aprendizaje, porque echando un vistazo a las teorías más clásicas, encuentro andamios, herramientas, incluso semillas que deben ser regadas y abonadas…. pero nunca zapatos.

No voy a decir lo que deberían hacer los profesores, que luego se quejan de que las pobres madres ignorantes y metidas a blogueras opinamos sobre su profesión y descuidamos nuestras labores de limpieza. Sin embargo, yo les animaría a cambiar estas metáforas inmovilistas del conocimiento por otras más flexibles y adecuadas a los estudios sobre aprendizaje y desarrollo infantil.

shutterstock_75623569

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.