DEBERES PARA EL VERANO

Por fin nuestros niños y niñas tienen vacaciones. Después de un largo curso de pupitres, pizarra y notas, llega el merecido descanso. Las plazas se llenarán de voces infantiles llenas de juego y alegría. Qué bonito. Ah, ¿qué dices? ¿Que no? ¿Que tienen que hacer deberes? No me jds.

Pues sí, ayer Mother y Father Killer llegaron a casa con un dossier de tareas veraniegas para Moster Girl y Vampirillo. Entre el inventario había problemas, sumas y restas, dictados, lecturas e incluso aprender a hablar en público. Farher y Mother se miraron con incredulidad. ¿Tenían que hacer de maestros durante el verano? ¿Y lo de hacer de padre y madre para cuando?
— ¿Y a ti qué te han dicho de Vampirillo, Mother?
— Que se tiene que esforzar y participar más en el grupo. Me ha dicho que hagamos cosas este verano.
— ¿Y qué vamos a hacer?
— Pues se me ha ocurrido que vaya a la próxima reunión de vecinos a debatir sobre el arreglo de las goteras del tejado.
— ¿Tú crees? ¿Y si le montamos una asamblea de amiguitos en el camping?
— Qué quieres ¿acabar con su reputación? Los niños en verano juegan, no hacen asambleas.
— Cierto… 
— Bueno, ¿y Monster Girl? ¿Qué tiene que hacer?
— Muchas cuentas y problemas para madurar.
Aquí hago un inciso. ¿Madurar? Madurar maduran las peras, las manzanas, los tomates. Las matemáticas se aprenden, a no ser que hayan cambiado las teorías que me enseñaron el la Facultad de Psicología. Cierto que hay una base conceptual que madura a una temprana edad, relacionada con el concepto de número y la numerosidad y que si esta base no evoluciona de la manera típica, pueden aparecer dificultades en el aprendizaje del cálculo y la aritmética. Pero de ahí a pensar que las matemáticas se aprenden por maduración haciendo muchos problemas y cuentas va un trecho que ignora todas las teorías del aprendizaje y los procesos educativos.
Es curioso, porque los maestros se supone que estudian Psicología del Desarrollo y Psicología de la educación, de modo que sabrán que las teorías de la maduración de Gesell (http://es.m.wikipedia.org/wiki/Arnold_Gesel)l  sobre el desarrollo infantil fueron superadas en los años 60 por el conductismo, y a partir de entonces han pasado muchas cosas: la Psicología Cognitiva recuperó el estudio de los procesos mentales desterrado por el conductismo y a su influjo surgió una interesante línea de investigación aplicada a la educación que prima el aprendizaje significativo frente al memorístico. Por otra parte, autores que desarrollaron sus trabajos incluso antes que Gesell,(http://www.education.com/reference/article/arnold-gesell-child-learning-development-theory/como el Soviético Vigotsky (http://www.learning-theories.com/vygotskys-social-learning-theory.html) o el Ginebrino Piaget (http://www.learning-theories.com/piagets-stage-theory-of-cognitive-development.html, desarrollaron, cada uno a su manera, elegantes teorías del desarrollo y el aprendizaje que siguen influyendo decisivamente a los teóricos actuales de la educación.
Lo más importante de estas dos teorías es que ofrecen propuestas bastante concretas sobre lo que hay que hacer para que las niñas y los niños aprendan. Sin menospreciar el aprendizaje por descubrimiento de Piaget, me he decantado siempre por la propuesta sociocultural de Vygotsky y su concepto de Zona de Desarrollo Próximo. Lo que plantea Vygotsky es algo tan sencillo como que, para que un niño aprenda, alguien le tiene que enseñar ofreciéndole apoyos que vayan ligeramente más allá de lo que sabe hacer solo. Claro, esta propuesta se carga de un plumazo algunas de las premisas del sistema educativo actual: pierde sentido que el maestro marque un ritmo similar para todas las criaturas que habitan su aula y, por otra parte, pone en cuestión los métodos didácticos basados en la lección magistral y la cumplimentación hasta la saciedad de los ejercicios propuestos en los libros de texto.
Pero además, Vygotsky nos muestra cómo el aprendizaje solo se entiende si va ligado a actividades funcionales y significativas para el aprendiz. Esto significa que, para aprender matemáticas, es más interesante necesitarlas en algún momento de tu vida cotidiana y tener a alguien cerca que te enseñe a usarlas que inflarte ha hacer cuentas y problemas descontextualizados sin ton ni son.
–Father ¿Sabes lo que te digo? Pasemos de torturar a los niños este verano con tareas sin sentido y mandémoles a hacer la compra. Monster será la responsable del dinero y Vampi tendrá que asumir la parte interactiva de la tarea: hablar con el tendero.
— ¿Comeremos este verano?
— Confiemos en ellos. Seguro que desarrollan sus propias estrategias.
— Eso es explotación infantil, lo sabes ¿verdad?
— Todo sea por su educación, Father, todo sea por su educación.

1 respuesta

  1. Jajaja, bueno a mis pequeños “niños perdidos” sólo les han mandado leer y hacer copias, alguna cuentecilla y escribir en cuaderno grande( no me han especificado con q objetivo, si madurar, tener buenas habilidades para hablar en público o…) porque según rumores el año q viene en tercero lo vamos a flipar con los deberes y al “mudito lengua trapo” que le hablemos mucho y se expresé, JAJAJA si no para de hacerlo pero en su idioma, q todos en casa entendemos;asique mi Peter Pan (con espíritu de Garfio)y yo hemos decidido que vamos a pasarnos las recomendaciones por el forro y vamos tener vacaciones, vacaciones, claro q como Wendy genuina y auténtica en agosto compraré un super cuaderno y comenzaré traladar la cabeza de Peter para q ponga todas las mañanas a los niños perdidos hacer copias,cuentas y demás no sea q se les olvides todo lo q hasta ahora han aprendido!!!! Pero en casa del herrero cuchillo de palo y como en otras ocasiones mis pequeños me demostrarán todo lo q saben y tendré q reprimir mis instintos de Wendy pesada y dejarme llevar y tal vez este verano consiga homenajearme con un viajecillo con mi gran y querida killer lejos de nunca jamás!!
    PD No olvides darle la tarjetita y los cupones descuento q siempre ahorras unas pelillas!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.