Uncategorized

La menopausica esa

Si ponéis en el buscador de twitter la palabra “menopáusica” encontraréis un montón de gente usando esa palabra como insulto. La mujer con menopausia se equipara con una vieja arpía con inestabilidad emocional, poco atractiva, sin actividad sexual y que envidia la belleza y atractivo de las mujeres más jóvenes.

Viejofobia y misoginia se unen en este uso despectivo de la palabra menopausia. Y una idea subyacente pulula en todo el discurso: el valor de la mujer se acaba cuando ya no se puede reproducir. El caso es que el pasar de los 45 inhabilita a una mujer para tener credibilidad, autoridad, sabiduría y prestigio social. Tampoco es que una mujer en edad reproductiva tenga mucho de eso, pero al menos no la llaman vieja histérica.

La señora cincuentona es un arquetipo despreciable. La mujer de esta edad es expulsada del paraiso y recluida en las mazmorras de lo feo, lo molesto, lo absurdo y lo desechable. El sistema médico la trata como a una enferma a la que hay que medicar y se lucra a su costa prescribiendo hormonas y psicofármacos. Las y los jóvenes comienzan a tratar con condescendencia a su madre aunque tenga un doctorado y les haya enseñado todo lo que saben de las redes sociales y los smartphones. Porque la señora de 50, la menopáusica, es ignorante por definición, una cosa tonta que no sabe usar el WhatsApp y que publica fotos de flores en su cuenta de Facebook.

Aludir a la señora menopáusica para hacer una gracieta es algo que se lleva mucho entre los y las jovencitas. Ya se sabe que una de las taras de la juventud es creer que se va a ser joven por siempre. Ensalzar en un altar el ser joven y tener la piel tersa lo único que consigue es unas crisis brutales cuando se llega a los cuarenta y una adicción al botox. Además, el despreciar a los mayores, y, en especial, a las mujeres, conlleva una terrible pérdida de memoria histórica que vamos acumulando generación tras generación (además de renunciar a la sabiduría y los consejos de las personas que ya han pasado por lo que estamos pasando).

Niñas, chicas, mujeres, al menos respetémonos entre nosotras. Ser mujer no se limita a tener atractivo sexual para el sexo opuesto. Ser mujer es una actitud que progresa y madura, que se va gestando y florece no solo en la adolescencia. La madurez tiene mil tesoros escondidos que no podemos ir pisoteando por la mierda patriarcal que nos han metido en la cabeza: que a partir de los cuarenta debemos escondernos porque dejamos de ser útiles, se nos resecan las neuronas y nos hacemos tontas perdidas. Valorémonos en todas nuestras facetas, respetémonos y hagámonos respetar. Y a todo/a el que use la palabra “menopáusica” como un insulto, block.

Los baños públicos en los centros educativos: sin papel, sin jabón y sin secamanos

Cuando vamos a un servicio público, nos gusta (y está establecido por normativa que así sea) que haya papel higiénico, jabón para lavarnos las manos y algún tipo de elemento para secarlas. Muchas familias hemos educado a nuestros hijos e hijas en el uso correcto de los servicios, a mantener la higiene y a usar correctamente estos elementos. Sin embargo, cuando llegan a sus colegios e institutos, muchos se encuentran con la desagradable sorpresa de que los aseos no cumplen las condiciones adecuadas de higiene.

Hace unos días, decidí lanzar una pregunta en mi cuenta de Twitter:

Las respuestas no se hicieron esperar. Respondieron un total de 55 madres o padres (los datos son aproximados, ya que esto no es una encuesta al uso), de los que 40 contestaron claramente que no había papel en los aseos del colegio o instituto de sus hijas/os y 12 contestaron que sí. Los demás contestaban que sí en infantil y no en primaria o que sí en el de chicas pero no el de chicos. Por tanto, según las familias, no hay papel higiénico en los aseos en el 77% de los centros educativos. En estos casos, muchas de las madres o padres señalan que sus hijos/as tienen que coger el papel en conserjería pero que les dan poco o que depende del humor del conserje (sic). También hay madres que cuentan que sus hijas no van al servicio en toda la mañana, otras que nos cuentan que además de no haber papel higiénico no hay ni tapas ni puertas y otras que relatan como sus hijas han tenido algún que otro accidente sanguinolento por la falta de acceso y adecuación de los aseos en el instituto.

Este tuit también fue contestado por bastantes profesores y profesoras, alrededor de 33. De este grupo, unas 12 personas decían que no había papel en los aseos, y otros 12 que sí había. La proporción era semejante en colegios e institutos. La mayoría del profesorado que señala que no hay papel en los aseos justifica este hecho aludiendo al vandalismo. Por lo visto, el hecho de que haya papel en los baños hace que algunos alumnos atasquen el inodoro con el rollo de papel o que hagan pelotitas y las peguen en el techo. Esto ha llevado en sus centros a tomar la decisión de retirar el papel higiénico de los baños y adoptar otras soluciones: o bien ir a conserjería a por el papel cada vez que van al baño o bien pedírselo al/a docente. A este respecto, quiero hacer especial mención al tuit de un maestro:

También me gustaría hacer mención a la respuesta de un profesor y un maestro, que dicen que en sus centros hay papel en los aseos. Nos dan esperanza: si se quiere, se puede.

Para quienes no conozcáis el centro de Toni Solano, en el que es director, os dejo aquí un enlace. Y a continuación, el maestro:

En conclusión, es una queja bastante frecuente que los aseos de los centros educativos carezcan de las mínimas condiciones sanitarias para que nuestros hijos/as, que pasan allí muchísimas horas, tengan asegurado su bienestar. No es de recibo que, para ir al baño, necesites pedir papel higiénico, por una u otra vía. Imaginad que tuviésemos que hacer eso en nuestros puestos de trabajo: nos parecería absolutamente indignante, así como tener que llevar nuestros propios klinex y encontrar aseos sin jabón, papel higiénico y secamanos. Y la excusa del vandalismo no me vale. Si hay niños (y niñas, las menos) que tienen conductas disruptivas, en las normas de convivencia del centro debe estar marcado cómo se atajarán las mismas, pero en ningún caso la solución a estas conductas puede ser un castigo colectivo que ponga en riesgo la higiene y la salud del todo el alumnado (ni la de los infractores e infractoras, tampoco).

Eso de “Aprendemos juntos” de BBVA

Ya me chirría que un banco nos venga a dar consejos educativos, cuanto más el discurso paternalista que usan para aleccionar a las familias. No sé si tienen muy claro cual es su público objetivo, pero desde luego, la gente a la que he visto asentir entusiasmada ante alguno de esos vídeos ñoños y sobreactuados ya está convencida de todo lo que ahí se dice y lo reproduce sin atisbo de crítica. Y es que los vídeos reproducen el típico discurso buenista y bienpensante que le conviene al sistema para reproducirse, un discurso que oculta mecanismos de control para que cualquier cambio posible venga siempre dirigido desde arriba (MUAHAHA, risa de conspiranoica).

En el vídeo en el que sale una psicóloga, Maribel Martínez, hablando sobre los grupos de WhatsApp de madres (y algunos padres) en los colegios, lo primero que llama la atención son las expresiones faciales de entrevistada y entrevistadora. Sin conocer el tema del que hablan, diríase que lo hacen de alguien que ha cometido una graciosa travesura. Pero las y los autores de esa travesura son personas adultas que cometen la tropelía nada más y nada menos de… comunicarse en relación con sus hijas e hijos que comparten aula.

Entrevistada y entrevistadora parten de la idea de que las familias lo hacen mal queriendo hacerlo bien. El colegio lo hace todo estupendamente, por supuesto. Y hace falta ser psicóloga para decirle a esas familias desorientadas cómo enmendar sus errores. Os voy a contar un secreto: cuando estudié psicología, en ninguna asignatura, absolutamente ninguna, se habló sobre la mejor forma de educar a los y las hijas. Pero hablaré de este tema más adelante. Vamos ahora con el vídeo.

El vídeo cae desde el principio en lo que las Madres Chungas llaman madre de Schrödinger: la madre debe enseñar a su prole a hacer deberes y estudiar pero no debe inmiscuirse en el trabajo escolar de su prole. Esta afirmación parte de una imposición y de una falacia. La imposición es que las familias deben estar al servicio de la escuela y constituirse como un recurso complementario de la misma. La falacia es que, si la familia hace las cosas bien, todo irá bien.

La psicóloga parte de una relación imaginaria entre una madre que está pendiente de los deberes que tiene su hijo y un niño que se relaja porque la que gestiona los deberes es su madre (“la ayuda que no ayuda”, que es el libro que quiere vender la psicóloga). Lo que yo he visto, sin embargo, en los grupos de WhatsApp en los que he estado son madres que reciben notitas de la profesora en la agenda que dicen “Fulanito/a no ha hecho los deberes.” Y ya volvemos a la paradoja. Señora maestra/ profesora, ¿Me está diciendo que soy yo la que he de gestionar las tareas escolares de mi hijo/a? ¿En qué quedamos?

La función de las familias debe ser reconocida como algo mucho más complejo y relevante que ser un mero apoyo de la institución escolar. De hecho, es al revés: la escuela es un servicio de apoyo, pero la educación que aporta la familia va mucho más allá de los contenidos escolares. El tiempo de la familia debe ser respetado y no ser copado por actividades que provienen de un contexto ajeno al hogar. En resumen: no a los deberes escolares. Lo escolar, en la escuela. Y no se preocupen: los niños y las niñas motivados por conocer y saber invertirán su tiempo adecuadamente cuando sea necesario. Y con esto, solucionado el supuesto problema de los grupos de WhatsApp, que no es otro que la intromisión de una institución (la escuela) en otra (la familia) de manera asimétrica.

En cuanto a la falacia de que si hacemos las cosas bien, todo irá bien, nada más lejos de la realidad. En estos vídeos, ningún niño o niña tiene dificultades de aprendizaje o la escuela está al corriente de ellos y presta los apoyos necesarios. Las familias solo tenemos que hacer lo que nos dicen. Este planteamiento es absolutamente culpabilizador e inmovilizante cuando surgen problemas y la realidad es que las familias tienen que emprender luchas bárbaras para conseguir evaluaciones, diagnósticos y apoyos. Estas luchas se invisibilizan en estos vídeos buenistas dirigidos a familias de clase media con niños y niñas con desarrollo típico y ningún rasgo diferenciador.

Por último, lo que me faltaba por escuchar es que resulta que las madres tenemos la culpa de los ataques de ansiedad ante los exámenes. A ver, señora psicóloga: no. Recuerdo a mi hijo inmovilizado porque al día siguiente tenía que hacer una presentación oral de un libro en inglés. Le pregunté si alguien le había enseñado a hacer una presentación oral y la respuesta fue que no. Invertí una tarde en hacer lo que tenía que haber hecho el profesor. Le di una serie de recursos para presentar en público, entre ellos cómo gestionar su miedo. Ensayó la presentación conmigo un par de veces. La presentación fue bien y obtuvo una muy buena calificación. La ansiedad ante los exámenes se genera en el contexto en el que se examina y se debe solucionar en ese contexto. Yo sé que lo más fácil es culparnos a las madres, pero no.

En cuanto a lo de que la Psicología nos enseña cómo criar a nuestros hijos e hijas, es una afirmación muy matizable. La Psicología de la Educación no es cuestión de verdades absolutas. Hemos de ser conscientes de que detrás de las afirmaciones que se hacen sobre educación, siempre hay cuestiones ideológicas sobre cómo debe ser el mundo y las personas. En momentos de crisis afloran los totalitarismos y se tiende a apoyar modelos más rígidos y menos democráticos. Conceptos como el de hiperparentalidad e hiperprotección son fruto de este giro al desapego y el autoritarismo. Sin embargo, en momentos de bonanza se fomentan modelos más democráticos que priman un desarrollo sano de las emociones y el diálogo. Por tanto, cuando escuches afirmaciones absolutas, como las que se hacen en los vídeos del BBVA, reflexiona: ¿cómo quiero que sea mi familia? ¿Es ese el modelo que quiero seguir? Convirtámonos en familias empoderadas, conscientes de nuestros recursos y nuestras debilidades y no dejemos que vengan otros a decirnos cómo ser, cómo actuar y qué comprar para ser felices.

Madres con móviles en el piel con piel

Ya, ya sé que el título es raro. Si no frecuentáis twitter y no estáis familiarizadas con las forma en que algunos pediatras y neonatólogos twiteros hablan de las madres, no sabréis de qué va. Esperad, que os pongo el tuit de un señor neonatólogo en twitter (una red social pública en la que cualquier persona mayor de 16 años puede tener una cuenta)

No sé, así, a primera vista ¿de qué creéis que va el hilo? Parece ser que este señor ve mal que las mujeres recién paridas escriban mensajes con su móvil mientras están con su bebé piel con piel en las primeras 2 horas tras el parto. No sé muy bien de dónde ha sacado el señor en cuestión que esa es la cifra de mensajes y a cuántas mujeres hace alusión con ese “algunas”. Pero el sabor del tuit es ese: “Mira las pendejas, nada más parir y no hacen más que mandar mensajes con el móvil”. Ahí se centra el foco.

Pues bien, si seguimos leyendo el hilo, dice lo siguiente:

Vale. En este tuit lo deja más claro: está responsabilizando de hacer un piel con piel tras el parto sin supervisión profesional a las mujeres. Y ese “o atendiendo a tu móvil” pone a la misma altura ambas cosas: estar sin supervisión y atender el móvil.

Es decir, está responsabilizando a las mujeres recién paridas de poner en riesgo a su bebé al hacer piel con piel sin supervisión y atendiendo a su móvil. Por más que leo el tuit no veo otra interpretación. Es como si la mujer recién parida decidiese echar a todos los buenos y buenas sanitarias que quieren supervisar su piel con piel y se pusiese a mandar selfies a sus amigas (reconoced que os ha venido esa imagen a la mente).

Pero sigamos profundizando en esta historia. Si observáis, en el segundo tuit, el señor en cuestión deja un enlace. Ese enlace conduce a un estudio en el que se hizo seguimiento de todos los recién nacidos en 5 hospitales de Estocolmo en un período de 30 meses para detectar posibles casos de Colapso Postnatal Inesperado y Repentino (CPIR o SUPC en sus siglas en inglés) y analizarlos. En un total de 68.364 nacidos se detectaron 26 casos de CPIR. En 3 de estos casos, la madre estaba usando el móvil cuando se produjo el colapso. Se entiende que en el resto no y que de los casi 70000 casos analizados, podría haber más mujeres usando el móvil durante el piel con piel.

Es a partir de estos datos que el señor neonatólogo decide lanzar en una red social pública el mensaje culpabilizador y limitante que indica que si usas el móvil durante el piel con piel te la estás jugando. No le dice a sus compañeros y compañeras que deben supervisar a las madres y a sus bebés durante ese período. Les dice a las madres que no se la jueguen. Seguimos.

En otro tuit, pone otro enlace. Es una entrada de blog , dirigida a los sanitarios que asisten partos (no a las madres) que habla del colapso prenatal y el piel con piel. En esta entrada habla de los factores asociados al CPIR, entre los que destaca los siguientes:

-Ser primípara.

-Padres (¿madre?) solos en el paritorio.

-Uso del móvil por la madre durante esas 2 horas mientras hace piel con piel.

-Intentos de inicio de la lactancia materna sin supervisión en las primeras 2 horas (en algunos estudios hasta la mitad de los casos están en esa situación).

-Fatiga materna.

-Posición en prono del bebé (boca abajo, sobre la madre o padre).

-Necesidad de reanimación del bebé al nacimiento (presión positiva y luego inicio de piel con piel).

-Test de Apgar bajo.

-Prematuridad tardía (35, 36 semanas, incluso a términos de 37).

-Parto distócico.

-Si la madre ha precisado sedantes (anestesia general, sulfato de magnesio) que puedan afectar a la madre y/o al bebé.

¿Cuál es la solución que propone el autor de esta entrada? Supervisar el piel con piel. No lanzar mensajes para que las madres decidan no usar el móvil durante el piel con piel (aunque hayan llegado solas a parir y necesiten ponerse en contacto con sus familiares). No se va a twitter a culpabilizar a las madres que usan el móvil durante el piel con piel de la muerte de sus bebés basándose en 3 casos.

Señores sanitarios, dejen de tratar a la mujer pariendo como a un ser al que se puede estar sermoneando en todos los contextos y miren sus propias prácticas. Si tienen que supervisar el piel con piel, supervísenlo, pero no les digan a las mujeres que si usan el móvil tras el nacimiento de su hijo o hija, se la están jugando. No es verdad. Dejen de tratarnos como a niñas en el patio del colegio. Somos adultas responsables que se ponen en sus manos y no tenemos por qué aguantar sus faltas de respeto.

No eres docente

Es matemático: si criticas el sistema educativo, eso debe ser que no eres docente. Si dices que los libros de texto son de baja calidad y están desactualizados, estás yendo en contra de Cervantes y a favor de Belén Esteban. Si insistes en que nuestros hijos e hijas no tienen por qué sufrir año tras año libros que se reproducen sin modificaciones durante décadas, saltan con la importancia del teorema de Pitágoras.

A ver, señores, un poquito de seriedad. Que no es la primera vez, ni la segunda ni la tercera que se habla de lo malos que son los libros de texto. ¿Que ustedes necesitan usarlos porque no tienen tiempo de preparar buenos materiales y buenas clases? Vale. Pero no nos hagan comulgar con ruedas de molino. Que no hace falta ser docente para valorar la calidad de estos libros. Que no hay ningún misterio oculto en los Grados de Magisterio y en su Máster de profesorado de secundaria que les haga únicos conocedores de cuándo un libro está bien escrito, está actualizado y tiene un contenido pedagógicamente organizado.

Pero volvamos al título de este post. Ese reproche lanzado con rabia a la persona que osa criticar lo que sucede en las aulas en las que sus hijos e hijas pasan 5 o 6 horas al día durante 5 días a la semana, durante unos 9 meses al año. Podemos ser o no ser docentes (que vaya usted a saber, igual sí que lo somos), pero tenemos derecho a opinar. Y no solamente tenemos derecho: nuestra obligación es velar por que la educación que reciben nuestras hijas y nuestros hijos sea de cierta calidad.

No. El no ser docente no es óbice para que no podamos decir que los libros de texto que sufren nuestras hijas en las aulas son una basura. Y no, no hace falta ser pedagogas para decirlo. Tampoco hace falta ser médico para denunciar una negligencia médica o para negarse a recibir un tratamiento. Así son las cosas: el tener un título no te da autoridad sobre las personas con las que trabajas. Vivimos en una socieda democrática, de momento. Una sociedad en la que lo normal ha dejado de ser que los padres y las madres de los y las alumnas tengan menos nivel de estudios que la maestra o el profesor.

Y no. No es lo mismo ser docente que ser médico. Dejen de compararse con los médicos, señoras y señores docentes. Los médicos no tienen una clase de 30 menores a su cargo. Los médicos no tienen esa responsabilidad: la de quedarse a solas con nuestras hijas y nuestros hijos durante horas para educarles. Que sí, que cuando se meten en el quirófano con ellas/os es una gran responsabilidad, pero yo, como madre, habré dado mi consentimiento y me habrán explicado con detalle en qué consiste la operación.

Docentes, háganse a la idea: si trabajan con menores, tienen que contar con las familias. Y sí, es una cruz que haya familias listillas que se preocupan por lo que hacen sus hijos/as en las aulas, que les cuestionen, que les intenten proponer cosas, que se quejen de las malas prácticas y que pidan calidad docente. Pero claro, la respuesta a estas familias ya sabemos cuál es: no sois docentes, no sabéis lo duro que es nuestro trabajo, no queremos que nos evalueis, no queremos que opinéis sobre los libros de texto, no abráis la boca y rememos todas y todos en la misma dirección.

Vale.

La carta del niño pobre

Cuando hablamos de violencia obstétrica, la carta del niño muerto se refiere a esos argumentos que usan los profesionales de la obstetricia y otras personas para convencer a la mujer de que se someta a intervenciones durante el parto, bajo la amenaza de que, si no lo hace, el bebé podría morir. También se usa para atacar a las mujeres que deciden parir en casa, acusándolas de poner en peligro la vida de su hijo o hija.

La carta del niño muerto y la del niño pobre forman parte del mismo recurso discursivo, pero la del niño pobre se usa en el entorno educativo. Estas cartas, que no son otra cosa que argumentos para aplastar los planteamientos de una persona que, de alguna manera, quiere cambiar las cosas, sirven para crear falsas dicotomías. La primera se usa para culpabilizarte si eliges prácticas médicas no mainstream (parir en casa, por ejemplo). La segunda, la del niño pobre, anula cualquier crítica hacia el sistema educativo que surja de voces que son tachadas de privilegiadas y de clase media.

En esta tesitura, solo hay una forma sentenciada como legítima de crítica: la que apunta a decir que hay una gran falta de recursos en el sistema educativo y de ahí derivan sus problemas. Las críticas a la mala praxis, a los descuidos en el procedimiento, a la desidia metodológica en las aulas o a los desprecios a las familias, entre otras, son tachadas de caprichos de clase media. Aquí se frena toda posibilidad de proponer mejoras sin vincularlas a un aumento de presupuesto y esto produce frustración. Las familias de clase media progresistas buscan escuelas libres. Las conservadoras, colegios privados y concertados. Y la pública queda para las familias “desfavorecidas”.

Sin embargo, otra de las quejas clamorosas de la clase docente es que sus centros están repletos de niños y niñas con grandes dificultades económicas, cuyas familias no les educan ni se ocupan de sus necesidades adecuadamente y que es difícil trabajar en esos centros ghetto. Lo cierto es que siempre he llevado a mis hijes a la escuela pública y hemos convivido con familias diversas, muy pocas en exclusión social y la inmensa mayoría, familias de clase obrera que educan y cuidan a sus hijos de la mejor forma posible. A lo largo de estos años, he visto familias con titulación superior (no familias adineradas, esas no van a la escuela pública) que han renegado de la pública buscando soluciones alternativas que proporcionasen a sus hijes una educación de más calidad. En el sitio en el que vivo, eso es harto difícil, de modo que hemos continuado en la pública, intentando cambiar, poco a poco y con mucho esfuerzo, pequeñas cosas.

Evidentemente, cuantos más recursos se destinen a la escuela pública, mejor. Pero el que no se destinen no es óbice para que no se escuchen las críticas de las familias mal llamadas “de clase media” (esa etiqueta se nos asigna a las personas con estudios sin pensar mucho en que lo de la posesión de los medios de producción no nos caracteriza precisamente). Si no se quiere que la escuela pública se convierta en un ghetto, en la educación de la beneficiencia, la escuela pública debe cambiar su perspectiva, y eso va a beneficiar a todes. Es increible que haya que decir esto, porque ¿qué diferencias puede haber en el respeto que se prodiga a unas familias y a otras?

Sí, a veces es una cuestión de respeto. Antiguamente, la maestra y el maestro eran figuras de autoridad que “tenían estudios”. Actualmente, los estudios y la cultura, afortunadamente, son más accesibles para la población y esa superioridad ha desaparecido. Sin embargo, la cultura escolar sigue manteniendo esa práctica tan profundamente asumida de que las maestras son las consejeras familiares, pueden decirle a las familias cómo deben educar y pueden imponerles tareas y deberes. Alrededor de este asunto surgen gran cantidad de conflictos y luchas de poder que podrían ser evitados asumiendo la autonomía de las familias y limitando los esfuerzos educativos a las horas lectivas, que son muchas.

Y otras veces es una cuestión de reflexión sobre la propia práctica. La educación no puede ser un “café para todes”. Atender la diversidad en las aulas es difícil, pero no imposible. Tan desatendido está un niño o una niña con facilidad de aprendizaje que se aburre en el aula como uno que tiene dificultades. Al final, todos están mal atendidos, unos porque no tienen adaptaciones y otros porque, como van bien, solo les haremos caso cuando empiecen a dar por saco. Cuando una familia mal llamada de clase media se queja, no podemos sacar la carta del niño pobre, porque lo que le estamos diciendo es que se vaya a otro colegio en el que sus necesidades puedan ser atendidas adecuadamente. Le estamos diciendo que no forma parte de la comunidad y que sus aspiraciones requieren de un presupuesto mayor. ¡Cuantas contradicciones!

En fin, seguiremos con nuestras aspiraciones de privilegiada clase media que, desde mi punto de vista, son muy útiles para mejorar la escuela pública, si no nos echan antes sacando continuamente la carta del niño pobre.

Ese drama costumbrista…

Ha terminado la época del drama costumbrista. No me parece mal en absoluto que haya gente que quiera seguir abundando en ese tema, pero, en lo que a mí respecta, ha llegado el momento de pasar página. Los tiempos de la casa de Bernarda Alba han pasado. Ahora, los dramas cotidianos están cargados de transversalidades y conflictos entre lo analógico y lo digital. Ahora, la gente que crea tiene ganas de aportar otras perspectivas al lacrimógeno panorama de los terribles dramas españoles, sin necesidad de esconder entre risas un truculento mensaje, una verdad incómoda o un horrible secreto.

Hay toda una generación que viene a reinventar nuestro imaginario tradicionalista de coplas y mujeres sufrientes, de hombres violentos y humillados, de jefes déspotas y sádicos, de guardias civiles asesinos, de madres dominantes y patologizantes, de padres ausentes y autoritarios. Lo habéis visto, ¿verdad? Las imágenes de una generación las produce un grupo determinado de personas, los creadores (normalmente en masculino). Y son sus conflictos, sus problemas, sus dilemas, sus miedos y sus placeres los que absorbemos y hacemos propios. Recuerdo cuando de adolescente consumía literatura, cine español de los 80, películas antiguas de los 50 y 60, todas esas cosas. Recuerdo pararme a pensar qué tenían que ver conmigo todas esas cosas. Yo no había nacido en una familia adinerada, como algunas de las protagonistas de Almudena Grandes, ni en una familia extremadamente pobre, como la de Germinal o la de Cañas y Barro, no había vivido la Guerra Civil ni la postguerra, como en Libertarias o Las cosas del querer, ni me veía reflejada en absoluto en las mujeres de las películas de Almodovar.

Ahora parece que la cosa se empieza a democratizar un poco más. Sigo sin verme reflejada en las producciones artísticas de la época, pero al menos parece que la carga en blanco y negro con fondo de rezos y rosario va desapareciendo. De todas las crisis y vacíos creativos surge una visión nueva y revolucionaria y creo que eso puede estar a punto de estallar. La mirada está cambiando. Nos vamos cansando de las imposiciones creativas, de hablar de dramas y dolores evidentes (que nunca deben ser desterradas, por supuesto) y los dolores actuales y cotidianos de una sociedad sumida en lo digital y apartada de la tierra salen a la luz y van cobrando el derecho de ser expresados. El arte de lo aparentemente intrascendente se abre paso. Porque ¿quién marca la trascendencia de las cosas? ¿Quién tiene el poder de hacerlo?

Me gustan las expresiones culturales que desafían al macho intelectual, ese que va al teatro sin saber a dónde va para luego pontificar desde su sabiduría ancestral. Ese que desprecia la literatura escrita por mujeres porque no toca los temas importantes de la vida (la política y la economía, el top del aburrimiento perorato del señor petardo). Ese que desprecia a las y los jóvenes creadores “porque no saben nada de la vida”. Señor (o señora, que alguna hay): desaprender es tan importante como aprender. Y no siempre los viejos son más sabios que los jóvenes. Hay que bajarse del púlpito de la adultez y la seriedad, de la profunda erudición, para disfrutar de las nuevas y frescas miradas que están surgiendo.

Sé que duele. A veces duele dejar de estar en el candelabro (como decía nuestra Belén, la princesa del pueblo), pero es bonito ver cómo crece otra manera de abordar la vida. Hay gente que envejece rechazando el cambio. Quiere seguir leyendo novelas en las que la violación es un acto supremo de romanticismo o en las que el luto amarga la vida de las jóvenes. Quieren anclarse en el pasado. Pero la vida se abre camino y lo nuevo requiere otras maneras de caminar sobre las aceras (la hierba quedó lejos hace tiempo). Quizás estoy relatando mi propio cambio, pero es un cambio que considero muy necesario y al que no renunciaré aunque mil tipos con puro y gafas de pasta proclamen la intrascendencia del ahora.

Ya no quiero verte más

En la “vida real” elegimos en cierta manera las personas con las que nos relacionamos, sobre todo cuando vivimos en una gran ciudad. Cuando yo vivía en Madrid, habitaba en un barrio al que, a partir de mi ingreso en el instituto, solo iba a dormir. Tenía conocidos/as pero pocas posibilidades de cruzarme con ellos/as. Por tanto, la gente a la que veía regularmente era más o menos fija y en dos o tres contextos diferentes en los que me solía mover.

Sin embargo, la vida en una pequeña ciudad es muy distinta: en cualquier momento te puedes encontrar a cualquier persona (grata o non grata) en una actividad distinta a aquella en la que la sueles tener situada. Y tienes que estar preparada para ese momento, si te has criado como urbanita. Ahí es cuando echas de menos el cómodo bloqueo feisbukiano: ya ni te veo ni me puedes ver, aunque… esos espacios en blanco en una conversación sean una locura. En la vida real no se puede hacer eso, así que, o te tragas a la persona en cuestión y tratas de ignorarle con la mayor elegancia posible o dejas de ir a los espacios que ella frecuenta.

Imaginad que pudiésemos bloquear en la vida real (tienen que hacer un episodio de Black Mirror sobre este tema YA). Llegamos a un evento y vemos como un grupo de personas contestan al aire y miran a un hueco vacío. Entonces sabemos que ahí hay alguien que nos ha bloqueado o a quien hemos bloqueado. Llegamos, saludamos y nos ponemos a hablar u optamos por pasar de esa interacción incómoda para todo el mundo, en la que van a existir disrupciones de significado, seguro. Pero ¿qué ocurre en la vida real? Pues optamos bien por enfrentarnos a la situación incómoda y seguir interactuando en un sitio en el que tenemos derecho a estar, aunque haya una persona con la que hemos tenido un conflicto, o bien por autoexcluirnos de esa interacción y dejar de ir a ese sitio.

Lo que es digno de análisis son las razones por las que bloqueamos en las redes sociales en comparación con la vida no virtual. Desde luego que si vamos por la calle y una pava viene a increparte, a juzgarte por lo que has dicho en x o en y grupo, a insultarte o a contestarte a cada cosa que dices en cualquier sitio, llamas a la policía para que te la quiten de encima. En este caso, el bloqueo de las redes es una opción sana y limpia que puede prevenir que la obsesión y el acoso, fruto de una interacción virtual mal entendida, se convierta en un problema crónico.

Por otra parte, en mi vida no virtual yo elijo con quién interactuar. Si hay una persona que me incomoda, porque hemos tenido un conflicto o porque no me gusta su forma de actuar, intento no mezclarme con ella. Eso no es óbice para que evite interactuar con las personas que tenemos en común. En el mundo virtual, este tipo de bloqueo es preventivo y muy útil. Puedes anunciarlo o no, pero desde luego en algún momento la gente se va a dar cuenta de que ha sucedido. En todo caso, para eso está la opción de bloqueo: para evitar situaciones incómodas y estresantes.

En tercer lugar, imaginad que estamos debatiendo pausadamente con una persona, y vienen treinta palmeros/as a increparnos, sin argumentos y usando ataques personales. En el mundo real, esto sería una situación clara de acoso. En el mundo virtual, puedes bloquear a los palmeros y a las palmeras y seguir debatiendo con la persona en cuestión, si es que tienes interés en dicha conversación. Sin embargo, la persona en cuestión igual se lo toma a mal, porque contaba con el apoyo de ese grupo de incondicionales que le hacen tener razón sin esforzarse mucho.

En definitiva, la interacción en redes es algo muy reciente, en comparación con la interacción cara a cara, la cual se lleva depurando y desarrollando milenios. Los recursos que nos ofrecen estas redes modelan nuestra interacción, igual que nuestra capacidad fonadora, auditiva y de expresión facial modela nuestra interacción “real”. Es ahora cuando estamos desarrollando las normas (no escritas) de cómo comportarnos en este mundo escrito, de emoticonos, reacciones, megusteos y bloqueos. No podemos pretender que todo el mundo comparta las mismas normas que nosotras consideramos son las adecuadas para relacionarse en las redes sociales. El que una persona no le de al me gusta a un comentario puede querer decir muchas cosas, y si nos emperramos en hacer interpretaciones de estos pequeños gestos podemos entrar en un bucle muy peligroso. Por ello, relajémonos. Siempre van a existir tensiones en los grupos y, sorprendentemente, siempre vamos a encontrar la forma de hacerlo notar. Pero no podemos imponer usos de una herramienta interactiva de forma unilateral: esos usos se van conformando con el tiempo y es cuestión de que las personas usuarias lleguen a acuerdos tácitos y acordes con el respeto a los demás.

Se me ha quedado en el tintero el tema de los pantallazos: una persona hace captura de pantalla para comentar la jugada en un espacio ajeno a la interacción original, exponiendo a la persona que interactúa sin que ella lo sepa. En el mundo 1.0 tenemos el correveidile, que es algo parecido. Reproducimos en otros espacios y fuera de contexto lo que ha dicho otra persona. Es lo que se llama, en términos vulgares, “hacerle un traje” a alguien. Y sí, esos son actos de gente cotilla y malintencionada. Pero ojo, tan malos son los pantallazos como el cotilleo tradicional, que nos lleva a pasamos una tarde hablando de alguien sin que ella (normalmente es ella) se pueda defender. Por eso, una cosa importante a aprender es a detectar la seguridad de un espacio, a pedirla y a ejercerla. Nada puede salir de un grupo cerrado: esa es una norma no escrita que deberíamos aplicar a todas nuestras interacciones, tanto virtuales como cara a cara. Por respeto.

#VDLN 148: El feeling es el feeling

Hoy estaba yo por poner algo de Ólafur Arnalds o de Sigur Rós, pero no hay manera. Hoy no tengo el feeling para el aire del intelecto. Hoy estoy más en la tierra y en la sangre, así que ahí va un vallenato bonito. Que a ver: no todo es reaggeton. Hay distintos géneros de música y baile latinos. Carlos Vives, colombiano, es conocido por popularizar el vallenato y la cumbia y fusionarlos con el pop. Y a mí me encanta desde los 90. Por esa época, tuve una amiga colombiana (a la que añoro mucho y con la que siento haber perdido el contacto por mi mala cabeza) que me enseñó muchas cosas, pero entre otras, me enseñó a bailar vallenato.

Cuánto siento haberte perdido de vista, mi negra. Si llego a saber que te iba a añorar tanto, te hubiese cuidado más, te hubiese mimado más y habría aceptado tus mimos. Ese merengue colombiano que tanto me empalagaba. Es muy triste que, cuando aprendemos las cosas, sea demasiado tarde. Ahora valoro a la gente que te da su alma, que tiene los sentimientos a flor de piel, que es fiel, delicada, amorosa y va con cuidado para no ofender a la brisa.

Bailando se van las penas, bailando no te olvido y te llevo siempre dentro de mi corazón. Allá donde estés, esta va por ti, negra bella.