KILLEREDUCACIÓN

Andreu se quiere hacer famoso

La tecnología puntera en nuestros institutos

No sé si, en los últimos días, habéis visto publicada en varios medios la entrevista a un profesor interino de Lengua y Literatura con una experiencia docente de 6 años que presenta una visión apocalíptica de la población adolescente. Yo sí. Cientos de veces. Y la he leído una y otra vez, de arriba a abajo, sin entender su éxito y que tanta gente inteligente la estuviese aplaudiendo.

Luego he pensado que los mecanismos de promoción que usan los medios para difundir sus artículos funcionan a las mil maravillas: pagas y tienes un alcance de x mil personas dispuestas a retuitear o compartir cualquier contenido que apoye la idea de que los y las adolescentes de hoy en día son lo peor, que las familias no saben cómo educarles y que les aparcan delante de las pantallitas, haciéndoles perder así su capacidad atencional y de comprensión del mundo real.

Me voy a centrar en el artículo del País, aunque esta martingala ha salido también en otros medios. En primer lugar, hablemos de las cosas que le importan a Andreu Navarra: la desnutrición de sus estudiantes, su incapacidad para concentrarse y la ausencia de un debate sobre su futuro. Esto conduce, según él, a una devaluación del sistema educativo. La culpable fundamental: la tecnología.

O se explica muy mal o no sé que tiene que ver la supuesta desnutrición (no he encontrado ningún informe en el que se hable de la creciente desnutrición en la población infantil española) con la tecnología. Creo que le cuesta mucho hablar de un problema social que va más allá del sistema educativo: la pobreza y la exclusión social. Y sí: la educación obligatoria hace posible que todos los niños y las niñas, incluso los que viven situaciones de pobreza y exclusión, vayan a clase. Y su problema, Andreu, no es la tecnología ni la falta de academia, sino un sistema social que no atiende las necesidades de su población.

Dice Navarra en la entrevista del País: “Los profesores queremos crear ciudadanos autónomos y críticos, y en su lugar estamos creando ciberproletariado, una generación sin datos, sin conocimiento, sin léxico. Estamos viendo el triunfo de una religión tecnocrática que evoluciona hacia menos contenidos y alumnos más idiotas. Estamos sirviendo a la tecnología y no la tecnología a nosotros”

Estas afirmaciones son difíciles de entender. ¿Los profesores quieren una cosa y sin embargo consiguen otra? ¿Están los profesores creando ciberproletariado? ¿No dan datos, conocimiento ni léxico a sus estudiantes? ¿La religión tecnocrática se difunde en los centros educativos? ¿La tecnología conduce a tener “menos contenidos”? ¿La tecnología hace a los alumnos más idiotas? A ver, señor, explíquese: ¿contra quién quiere arremeter?

Decir que la tecnología conduce a un estado de menos contenidos, menos léxico y menos datos es absurdo. Nunca hemos tenido más datos a nuestro alcance. Andreu es joven, y por eso quizás no recordará cuando, para escribir libros, teníamos que ir de biblioteca en biblioteca recopilando información. Ahora no tengo que viajar para recopilar cientos, miles de artículos científicos y libros para poder leer y documentarme. La tecnología es una herramienta a la que podemos dar distintos usos. Hay quienes están todo el día jugando on-line con sus amigos, quienes buscan información sobre temas diversos, quienes entran en la deep web para encontrar material ilegal o quienes usa Tinder para encontrar pareja. Por tanto, un objetivo crucial del sistema educativo sería enseñar a los estudiantes a usar la tecnología para aprender y profundizar en su conocimiento. Pero planteamientos como el del señor Navarra lo único que hacen es mantener los centros públicos no ya en la Edad Media, sino en el pleistoceno, mientras que los centros privados dotan a sus estudiantes de las herramientas imprescindibles para vivir en una sociedad del siglo XXI.

Cuando sigo leyendo la entrevista, veo que Navarra señala que esos alumnos idiotas, absorbidos por la vida virtual y desnutridos no alcanzan más de un 25% del alumnado y, además, señala que este alumnado desnutrido, con dificultades de aprendizaje y que necesitan apoyo quita mucha energía al profesorado en sesiones de evaluación. Esa energía imprescindible para transmitir lo verdaderamente importante: la academia. Aquí ya Andreu me indigna bastante. Hay una frase que quiero señalar especialmente: “Y en el debate de la inclusión se ha olvidado, dice, que “lo que de verdad falta incluir es la academia”

Señor Andreu Navarra: lo importante del sistema educativo no son sus excelsos conocimientos de licenciado en lengua y literatura española. Lo importante del sistema educativo son las/os niñas/os y las/os adolescentes. Lo importante del sistema es la persona a la que se educa. Si su vocación era dedicarse a la producción de conocimiento o a su transmisión en su pura esencia, dedíquese a otra cosa. En un instituto, el material sensible son sus estudiantes, y el objetivo del sistema educativo es la integración en la sociedad, no la transmisión del conocimiento. Y el debate de la integración está claro desde hace mucho tiempo: inclusión o barbarie. La escuela pública es de todas/os para todas/os o no es.

En este sentido, si su objetivo es ser profesor de un instituto público, será mejor que vaya cambiando ciertas ideas. A las niñas y niños pobres y con riesgo de exclusión social también hay que educarles. Sí, educarles, no enseñarles. Y, por desgracia, hay muchas familias que tienen un acceso muy pobre a los recursos culturales de nuestra sociedad. Culpar a las familias de la “idiocia” de sus menores es tener muy poca idea de como funciona eso de las clases sociales y el acceso al conocimiento.

No sé en los institutos que habrá estado Andreu Navarra en sus escasos 6 años de docencia, pero le puedo asegurar que si los gurúes tecnológicos mandan a sus hijos e hijas a colegios analógicos, en España tendrían el paraíso. Un paseo por los institutos (públicos, claro) de gran parte de nuestro país nos arroja una imagen descorazonadora. Centros en los que los estudiantes no tienen acceso a Wifi, en los que se prohibe el uso de dispositivos electrónicos y se les arrebata el móvil si les pillan usándolo, como si fuese un pecado. Centros en los que se sigue usando pizarra y tiza como el artefacto de mediación más avanzado. Centros que tienen ordenadores de los años 90 que tardan una hora en encenderse y cuyo uso es muy limitado. Centros en los que se pide a los alumnos que lleven un euro para fotocopias en lugar de usar el aula virtual que tienen disponible y colgar allí los materiales. Pero la tecnología es el problema ¿verdad, señor Navarra?

Un niño y un puñal

Ayer, un niño de 3º de la ESO apuñaló en el hombro a su profesora al saber que le había puesto un 1 en Biología. Sucedió en un instituto de Valencia, concretamente en IES nº 6 de La Misericordia, en el barrio de la Fuensanta, uno de los barrios mas desfavorecidos de Valencia.

No me dejan de sorprender las interpretaciones de la gente sobre este suceso en la redes sociales. ¿Qué lleva a un niño a llevar un cuchillo en la mochila? ¿Qué le lleva a sacarlo para agredir a su profesora? Afortunadamente, sus compañeros de clase intentaron parar la agresión. Incluso uno de ellos le tiró una silla a la cabeza, imagino que impregnado de adrenalina y horrorizado por lo que su colega estaba a punto de hacer.

Pues bien, vayamos a las redes y veamos qué nos encontramos. Pensemos que los únicos datos que han trascendido del menor es que es de nacionalidad ucraniana y que lleva 6 meses en España, donde ha acudido su familia pidiendo asilo político.

Tuit 1: Los alumnos apuñalan a los maestros porque hay gente que desprestigia al profesorado en Twitter

Podemos encontrar interpretaciones curiosas del hecho, pero esta es para enmarcar. Aquí, el tuitero insinúa que la causa de un suceso terrible en un aula tiene su origen en la forma en que la sociedad trata al profesorado. La profesora valenciana víctima de la agresión se convierte en la representante de todo un cuerpo de profesionales a los que la sociedad desprestigia e insulta, influyendo en los niños que, armados de un puñal, descargan esa inquina en el hombro.

En realidad, el tuitero del tuit 1 generaliza las disputas que un grupúsculo reducido de profesores y maestros del ala conservadora mantienen en twitter con distintos agentes (en el caso del tuit 1 era un periodista que se dirigía a ellos llamándoles maestrillos) y las convierten en un conflicto de toda la sociedad. Ignora por completo al adolescente de 15 años que un buen día tiene el terrible impulso de apuñalar a su profesora y pone a todos y todas las adolescentes en el supuesto de potenciales protagonistas de este suceso. Podría haber sido cualquiera, contaminados como están de la inquina de la sociedad hacia el gremio docente.

Yo le diría a este señor que no todo lo que pasa en el mundo es sobre él y que quizás sería útil que centrase su preocupación en las personas que han protagonizado este lamentable suceso e intente indagar un poco qué pudo conducir a ese chaval a hacer lo que hizo y cómo se podía haber podido evitar.

Vayamos al siguiente tuit.

Tuit 2. Los muchachos apuñalan a las profesoras porque están muy mal educados

Pues bien, este es un planteamiento curioso también. Esta tuitera sostiene que hay dos Españas: las que educa en valores y enseña el concepto de respeto a los mayores y la que no. Esta segunda es la que tiene esa tendencia al apuñalamiento entre sus menores. Más allá del sarcasmo, nótese que este tipo de discurso ignora absolutamente los condicionantes tanto sociales como psicológicos que pueden estar detrás de esta conducta, poniendo en el centro de la solución los valores autoritarios mantenidos por el núcleo familiar, clave de la paz social. En este caso, es la familia (cualquiera que sean sus circunstancias, composición y dificultades) la responsable de prevenir y solucionar este tipo de problemas, así como la única culpable de que estos se produzcan.

Yo le diría a esta señora tuitera que vaya al barrio de la Fuensanta, donde está situado el instituto en cuestión y piense si las familias que habitan allí tienen los mismos recursos culturales y económicos que las familias de su barrio y si las diferencias que ve son solo un producto de los valores inculcados por la sacrosanta familia.

Y ya por último, voy a mencionar un argumento que no podía faltar: el de la sobreprotección. Veamos el siguiente tuit:

Tuit 3. Los muchachos apuñalan a las profesoras porque es una generación de niños mimados.

En cuanto a este tuitero, su planteamiento descansa en la idea de que los niños apuñalan a las profesoras porque forman parte de una generación extremadamente sobreprotegida por sus progenitores. Los padres defienden a los niños incluso en el caso en que apuñalen a sus docentes, se sabe, es un hecho.

En fin, yo le diría a este tuitero que vaya a preguntar a una cárcel cuan sobreprotegidos estaban en su infancia los reclusos. Quizás se llevaba la sorpresa de que es precisamente la desprotección y la pobreza la que lleva a la marginación y la exclusión, no el apoyar al niño y decir que la profesora le tiene manía.

Estos son algunos de los argumentos que me sorprenden sobremanera cuando sucede algo tan terrible como que un chaval de 15 años coja un puñal e intente asesinar a su profesora. Me dejo en el tintero los dolorosos argumentos xenófobos que señalan a su nacionalidad o a su condición de refugiado obviando la vida que ha debido llevar ese niño y su familia los 6 meses que llevan en nuestro país. Le deseo a la profesora una pronta recuperación y que los servicios de orientación del instituto se vean reforzados con más personal, formación y herramientas para lograr evitar otras situaciones dolorosas como la del día de ayer.

Represión policial en los institutos

Hace poco, en el instituto de mi hijo, han tenido un tema con el vapeo. Para quien no lo sepa, el vapeo hace referencia al cigarrillo electrónico, ese artefacto que se puso de moda con la llegada de la ley antitabaco. Parece ser que algunos y algunas chavales/as se han aficionado a ese utensilio y se dedican a usarlo en los baños. Pues bien, nos enteramos del asunto porque una niña nos informó. A raíz de esta información, pusimos en conocimiento del instituto el asunto.

A partir de ahí, no vais a creer lo que pasó. Niñas y niños de 12 años fueron conducidos a las dependencias de la DGS, digo al despacho del equipo directivo y les dijeron “dame nombres”. Esa conducta, más propia de un centro de interrogatorios chileno que de un centro educativo, condujo a una denuncia masiva, no sólo de las personas que vapeaban en los baños, sino también de los y las niños/as que eran inducidos/as a probar el vapeo. Tanto es así que el padre de la niña que informó sobre el asunto fue llamada a las dependencias de los interrogadores, digo del jefe de estudios y fue sancionada por probar el vapeo, al haber sido delatada por los detenidos. El padre de la susodicha recibió una llamada diciendo: “mira mira, tu hija también”.

En los registros que se llevaron a cabo se encontraron otro tipo de sustancias. Los primeros delatados fueron extendiendo el rumor de que gente mayor de fuera del instituto iba a acudir a las puertas del mismo a pegar palizas a los que se hubiesen chivado del asunto.

La moraleja con la que se quedan los niños y las niñas de todo esto es que es mejor no contar nada. Si cuentas que la gente vapea en los servicios, esa misma gente que un día te dijo “¿quieres probar?”, estás perdida. Te llevas una sanción, la bronca de tu familia y nadie te proteje de las agresiones por chivata. Todo el proceso que puso en marcha el instituto es un proceso represivo y no educativo. Represivo tanto para el que lleva a cabo la conducta delictiva como para el que la delata. Lo mejor es que las cosas que pasan en el instituto se queden en el instituto.

Lo que vengo a decir es que es una vergüenza que estas cosas pasen en un centro educativo. Primero, es vergonzoso que el profesorado no sepa lo que pasa en los servicios. Segundo, es vergonzoso que, cuando las familias alertan al centro de lo que está pasando allí, inicien un proceso policial y no un proceso educativo en el que se proteja a los/as menores de cualquier tipo de peligro y en el que se fomente la comunicación y el diálogo y no el silencio. Tratar a las y los niños/as como chivatos es un error. Pedirles que den nombres es un estilo fascistoide. Es de alguien que ha visto muchas peliculas y no ha sabido digerirlas. Y esta forma de proceder tiene consecuencias nefastas. Seguramente, la niña de nuestra historia se lo pensará mucho antes de contar de nuevo algo que pasa en el instituto.

La reunión inicial con la señorita Porvicio

Una reunión inicial sirve para introducir. Una reunión inicial sirve para poner en común. Una reunión inicial sirve para presentarse y conocerse, para intercambiar pareceres. Una reunión inicial es para iniciar una relación, como su propio nombre indica.

Por tanto, en una reunión inicial de un centro educativo, lo que se espera de las docentes y especialistas (femenino genérico) es que expliquen a las familias lo que van a hacer en dicho centro con sus hijas. Les informarán de sus protocolos, normas, procedimientos de enseñanza, filosofía educativa y de todo lo que sea relevante. Las familias quieren saber, necesitan saber, tienen derecho a saber lo que van a hacer sus hijas desde que entran en el centro hasta que salen, cuáles van a ser sus rutinas, incluso hay familias que pueden estar interesadas en los marcos teóricos en los que se apoyan las prácticas educativas que van a usar las educadoras.

Ahora veamos este tuit:

Desde el punto de vista de la señorita Porvicio, es muy normal entrar a una reunión general con las familias a principio de curso y ponerse a decirles lo que tienen que hacer EN SUS CASAS. Independientemente de lo buenísismos que pudieran ser los consejos que da Porvicio, la sensación de esas familias al recibir pautas sobre lo que tienen que hacer en sus casas en vez de recibir información sobre lo que la maestra de audición y lenguaje va a hacer (ella) para mejorar el aprendizaje lingüístico de sus hijos es un poco chocante. ¿Por qué, de repente, entrar en el sistema educativo tiene que significar que llegue una señora que se presenta como AL y te diga cómo organizar tu mañana? Amén de dar por supuesto que tu peque toma biberón o lleva chupete.

Por otra parte, dando por supuesto que hay niños y niñas de 3 años que todavía llevan chupete y toman biberón por las mañanas, si se desea cambiar estas rutinas no se debe hacer dando pautas generales al aire. Se debe hacer estudiando cada caso particular, analizando las circunstancia de cada familia y dando estrategias adaptadas a la situación de cada niña y cada niño. Hacerlo de otra manera es como decirle a alguien que debe dejar de fumar, y que lo vaya haciendo poco a poco: ¿qué clase de pauta es esta? El cambio de rutinas familiares es una cosa muy seria y que puede acarrear muchos problemas, por lo que soltar pautas generales en una reunión inicial es absurdo. Repito: este no es el objetivo de una reunión inicial. Y quizás tampoco sea la misión de una AL de un colegio. Para dar este tipo de orientación están las psicólogas y pediatras, que dan una atención más individualizada y pueden abordar de forma más directa el caso particular en el entorno familiar (lo que viene a ser un “zapatero a tus zapatos”).

En otro orden de cosas, hablemos de la apostilla del tuit, ese “no se si voy a salir viva“. Diciendo esto, la señorita Porvicio demuestra que s abe que, de alguna forma, va a crear incomodidad, y que esta incomodidad va a conducir a cierta resistencia a sus pautas dadas al aire. Lo que me pregunto es que, si teme salir viva, ¿cuál es el objetivo de su acción? Hemos de decir que mientras el objetivo de la Porvicio es, de alguna forma, arrancar a las familias de esos hábitos salvajes que dificultan de por vida el lenguaje de sus hijas (no, no os preocupeis, van a hablar), aunque sea incomodándoles y diciéndoles lo mal que lo hacen, las familias están ahí para que ella les cuente lo bien que lo va a hacer ELLA trabajando con sus hijas. ¿Puede salir algo bueno de esta divergencia de intereses? Lo dudo.

Por último, tranquilizar a las madres/padres/cuidadoras en general que, por alguna razón u otra, tienen niñas y niños de 3 años que todavía toman el biberón o usan chupete: esto no va a producir ningún retraso en el lenguaje de sus hijas. El uso del biberón pudiera estar relacionado quizás con problemas de maloclusión de la mordida que pueden derivar en dificultades de pronunciación (dislalias), pero los estudios son escasos y no es nada que no se pueda corregir con el tiempo.

La mascuniñidad

Ser niño en el instituto es duro. Y si, además, eres un niño al que no le gusta el fútbol, más aún. Y si encima todavía no has dado el estirón y no te gusta llamar la atención, tienes todas las papeletas para que te llamen rarito y te den un empujón. La presión social, en esas circunstancias, te lleva a convertirte en invisible o a tener que soportar las burlas de los niños que entran dentro del prototipo de populares, carismáticos y fortachones.

Sí, se pasa mal siendo niño cuando la identidad que estás cultivando no es la del seguidor madridista bebedor de cerveza, o la del deportista de élite, o la del integrante del grupo que grita al unísono a la señal del líder. Cuando te gusta leer, coleccionar cubos de rubick, hacer trucos de magia, leer manga y hacerte experto en videojuegos, la llegada al instituto es un poco truculenta.

A las nuevas masculinidades les está costando trabajo expandirse en nuestra sociedad. Mantenemos ideas muy inflexibles sobre lo que supone ser un chico y les criamos llamándoles machotes, riéndoles sus bravuconadas y torciendo el gesto cuando muestran su parte sensible. Ver llorar a un hombre todavía nos causa ese no se qué de desesperación, de vergüenza ajena que nos han imprimido los años de esculpir vetas de desafección en nuestras figuras masculinas.

Sí, la vida también es difícil para los niños. Nuestra sociedad patriarcal les impone cargas inmensas de tareas a cumplir en edades muy tempranas. Se la tienen que estar midiendo desde que, por primera vez, se pelean por un juguete en la guardería. Se les impone silencio sobre su tristeza, sobre su bondad, sobre sus sentimientos amorosos y de amistad, sobre su alegría, y estas palabras se ven sustituidas por sucedáneos como valentía, camaradería, honor, fuerza, etc.

No se les permite mostrar debilidad ni defenderse si no están dispuestos a enzarzarse en una pelea física y esto les pone límites en la defensa de su dignidad. Pelear con la palabra, argumentando y razonando, es más propio de niñas que de machotes, y no hay nada peor cuando eres adolescente que pongan en duda tu masculinidad. Entra en el ideario. Imaginad por lo que tienen que pasar, en este entorno, los adolescentes LGBTI.

Dar paso a nuevas masculinidades es una tarea educativa muy importante y que no podemos dejar sin trabajar durante más tiempo. El primer paso es liberarnos nosotras y nosotros mismos, los adultos que educamos, de esas ideas implícitas ligadas al “ser hombre” (y, por tanto, también de las ligadas al “ser mujer”). El segundo paso sería dejar de tratar a niños y niñas, desde su más tierna infancia, como diferentes: dejar de marcarles con pendientes y colores, dejar de asignarles calificativos diferenciales, dejar de asignarles tareas más y menos apropiadas, según nuestra ideología, a su sexo. Y por últimos, dejarles elegir, no forzar su inclusión en espacios asignados forzosamente a un género, como es el caso del fútbol o la danza, y no suprimir su emocionalidad. Es tremendamente difícil, pero muy necesario.

 

Pantalones cortos en el instituto

Algunas recordaréis esa carta de una niña de un instituto de Baleares a la que llamaron “putilla” por llevar pantalones cortos un mes de junio abrasador. Ayer, en la reunión inicial con las familias de 1º de la ESO, el director se dirigió a nosotras diciendo que “hay unas normas de vestimenta, los niños no pueden venir en bañador y chanclas y las niñas no pueden venir en pantalones cortos que enseñan el culete.” Me dio verdadera grima escuchar a un señor adulto referirse así a nuestras hijas de 12 años. Que una niña de 12 años en pantalón corto le pueda parecer algo obsceno a alguien es el problema.

Hoy, acudiremos a comprar pantalones ni demasiado largos para que la niña se muera de calor en este septiembre todavía abrasador, ni demasiado cortos para que la mente calenturienta de determinados señores adultos se quede en paz. Es vergonzoso que, desde tan temprano, las niñas deban sufrir esta sexualización de la que se les culpa a ellas, sin pensar que el que debería ser intervenido es el que se atreve a pensar en el culo de las niñas como algo perverso. Esas mismas personas a las que les parece mal que haya niñas que vayan con chador a clase.

Iremos a por los pantalones no porque creamos que llevar pantalones vaqueros cortos esté mal. Lo haremos para que la niña no tenga que sufrir algún tipo de intervención humillante por parte del director del centro, que parecía muy preocupado por este asunto. No queremos que se vea expuesta a exabruptos machistas directos por parte de personas que están por encima de ella. Queremos ahorrarle ese mal trago. Lo malo es que, haciendo eso, quizás la estemos enseñando a someterse y a acatar la visión sexualizada que tienen ciertos adultos de ella. Es un dilema con el que tenemos que lidiar en esta sociedad en la que vivimos.

El caso es que la voz del pueblo, por lo general, aclama posturas de este tipo (fuera pantalones cortos enseñaculetes de los centros educativos) en aras de la decencia, ese concepto tan franquista que perdió su significado sobre las buenas constumbres para la convivencia para referirse normalmente a los preceptos que debía cumplir una mujer para ser buena. Desde muy pequeñas, se nos imponen unas normas para no provocar la lujuria del varón, mientras a éste se le deja a su libre albedrío. En vez de educar a los niños para que respeten a sus compañeras y las traten como personas y no como objetos, se educa a las niñas para que no enseñen demasiada carne y aprendan a parar los embites de sus pobres compañeritos, a los que les empuja el deseo y la naturaleza.

Qué difícil va a ser darle la vuelta a la tortilla: educar a los niños para que no vean un culete, sino una niña que va vestida de acuerdo al clima de la temporada. Y atrevernos a decir a esos señores que dejen de mirar a nuestras niñas así, que dan miedo.

Las niñas y el Whatsapp

Parece ser que lo primero que hacen las niñas cuando se conocen es preguntar “¿Me dejas ver tu WhatsApp?”. Quizás sea una costumbre del entorno rural en el que me hallo, una extraña forma contemporánea de tomar contacto, un rito de admisión en un grupo femenino. Si a mí una futura amiga me pidiese ver mi whatsApp, la mandaría a la mierda directamente. Lo que hizo esta niña fue pedirle, a cambio, que le enseñase el suyo. Y ahí estaban las dos, repasando los mensajes de la tercera y vistiéndola de blanco, poniéndola a caldo, vamos. Que si no sabe escribir, que mira qué tonterías dice, es que es tonta, es que no le cae bien a nadie, etc.

Cuando yo era niña, el dar el teléfono a alguien en un trozo de papel sólo implicaba que esa persona, quizás, se atreviese algún día a marcar tu número y podríais hablar en la distancia. Ahora, con los sistemas de mensajería, las relaciones se han transformado. Dando tu teléfono, la gente tiene acceso también a tu foto y a tu estado (a no ser que lo configures adecuadamente) y pueden mandarte mensajes cuando quieran. Y este cambio en las condiciones comunicativas requiere de análisis y educación en las nuevas circunstancias.

Pues bien, en esto que estaban repasando mutuamente su WhatsApp cuando la una le dice a la otra: “Pues ella te tiene guardada a ti como la rara” La forma en que otra persona nos tiene guardadas en el WhatsApp no se puede saber fácilmente, de modo que esto era un cotilleo, un correveidileismo en toda regla. Pero claro, que alguien a quien acabas de conocer te guarde como la rara toca bastante los ovarios, así que, ni corta ni perezosa, coge el teléfono y manda un audio a la susodicha en un tono de reprimenda bastante duro. Los audios, lo que tienen, es que una vez enviados los puede escuchar cualquiera. Así que la madre de la susodicha lo escucha y graba ella misma un audio de respuesta reprendiendo a la otra niña.

Considero que, como adultas, meterse como parte integrante de esta interacción es, cuanto menos, inconsciente. Quizás empiece a ser importante enseñar a nuestras preadolescentes a gestionar las relaciones de manera más honesta y sensata. ¿Qué cosas podríamos enseñar en esta situación?:

  1. Los mensajes de WhatsApp son personales e intransferibles. No debemos enseñar a terceros las conversaciones mantenidas con una amiga, ya que estamos quebrantando su intimidad. Eso entra en el terreno del cotilleo y el buylling.
  2. No se insulta ni se envían mensajes amenazantes por WhatsApp. Si tienes algún conflicto con una amiga, espera a verla en persona para hablar con ella. Si nunca la ves y tienes conflictos, quizás ha llegado el momento de usar la opción de bloqueo.
  3. Como adulta, nunca te metas directamente en los conflictos entre las niñas. Puedes aconsejar, asesorar, incluso defender a tu hija enseñándola a usar la opción de bloqueo y a gestionar los conflictos en persona, pero enviar a una niña un mensaje en los mismos términos verduleros que lo hizo ella es muy poco maduro.
  4. Nunca mandes por WhatsApp algo que puedas decir en persona. Si estás viendo todos los días a esa niña, ¿qué sentido tiene que la insultes por escrito? Ya sabemos que hacerlo así es mucho más fácil. Por eso, es importante enseñar a postergar el momento y a enfrentarse en un entorno cara a cara, en el que la comunicación será más rica y honesta.

En conclusión, es importante enseñar a nuestras hijas (e hijos) a usar las “nuevas” herramientas de comunicación con sensatez. Esto entra dentro de la educación en valores. Enseñar a comunicar con honestidad y no difamar y criticar a otros/as a sus espaldas para socavar su imagen pública es muy importante y forma parte de esa educación necesaria para terminar con el Buylling.

Las y los jóvenes de hoy en día

Estoy tremendamente harta de la línea de pensamiento que se está instaurando hoy en día sobre esa supuesta sobreprotección que ejercemos las madres sobre nuestros vástagos ya mayores. Es como si, llegados a cierta edad, los y las jóvenes tuviesen que andar por la vida como si no tuviesen familia, un sustento imprescindible para alzar el vuelo tanto en lo económico como en lo emocional. Hay familias que consideran que, llegados a los 18, las personas ya no deben contar con la ayuda de su madre (figura principalmente demonizada como “la sobreprotectora”) para hacer gestiones tales como alquilar pisos o hacer la matrícula. Con ingresarles el dinero en una cuenta y decirles “tira para delante” debe de bastar.

Sin embargo, emanciparse es un proceso en el que toda ayuda es poca. A nadie le parece extraño la extrema implicación de las familias en las formas de emancipación tradicionales: el matrimonio. Las dos familias, la de la novia y el novio, se metían hasta en la sopa, aportando ajuar para la casa, orquestando la ceremonia y el banquete, preparando el futuro hogar de los novios, etc. Sin embargo, ahora se ve con malos ojos que las familias ayuden a sus hijas e hijos a irse de su hogar, en el que han estado viviendo desde su nacimiento.

Emanciparse requiere de un acompañamiento. No hay nada malo en apoyar en el proceso a la persona que se va de casa. Los casos más difíciles son aquellos en los que la persona tiene que dejar su ciudad natal o el sitio en el que ha residido en su infancia y adolescencia para trasladarse a la ciudad en la que va a comenzar sus estudios universitarios. Hay que hacer trámites que no han hecho nunca en su vida, además de que hay que tener en cuenta que el alquiler de pisos no se puede hacer sin un aval adulto con nómina: es imposible no apoyarles en ese paso si vamos a subvencionar su emancipación. Me entra la risa cuando los treintañeros sobrados exclaman que ellos lo hicieron todo solitos. No se lo creen ni ellos, a no ser que tuviesen la suerte de poder sufragarse una residencia. Y luego están la mudanzas. Bueno, sí, siempre puede ser que seas un niño o niña de papá con un coche amplio para hacer tú sola la mudanza, pero si eso no es así, lo más normal es que la familia ayude en el traslado.

Es algo inevitable: el curso en el que los/as hijos/as tienen que irse a estudiar fuera es un trasiego de idas y venidas. Y, emocionalmente hablando, es importante tener un apoyo, un sitio a donde volver, donde siempre te esperan, tu casa. No entiendo esas familias que, cuando sus hijas e hijos salen por la puerta, desmantelan sus cuartos. No es lo mismo irse para formar una familia que irse a estudiar fuera a los 18 años. El vínculo familiar todavía es fuerte y necesario. He visto muchas chavalas y chavales fracasando en el primer año de universidad por esa falta de apoyo familiar tan importante cuando dejas el hogar y te vas a un sitio extraño en el que no tienes ningún vínculo.

En todo este tinglado, las madres aparecemos como grandes obstáculos para nuestras hijas e hijos y se ponen como ejemplo casos extremos en los que las madres van a hablar con los profesores (y profesoras) de la universidad para sacar las castañas del fuego a sus pobres bebés o se sacan de contexto situaciones en las que las madres ayudan a sus hijos/as a elegir vivienda. Afortunadamente, no necesitamos que nuestras/os hijas/os se conviertan en Marines de guerra. Solo son estudiantes jóvenes que comienzan su andadura. En la mayoría de los casos, la inmensa mayoría, estas ayudas son necesarias y proporcionadas. Dejad de ridiculizar a las madres y de exigir un desapego que, desde ningún punto de vista, se ha demostrado que sea más beneficioso para el desarrollo de las/os jóvenes adultas/os.

La carta del niño pobre

Cuando hablamos de violencia obstétrica, la carta del niño muerto se refiere a esos argumentos que usan los profesionales de la obstetricia y otras personas para convencer a la mujer de que se someta a intervenciones durante el parto, bajo la amenaza de que, si no lo hace, el bebé podría morir. También se usa para atacar a las mujeres que deciden parir en casa, acusándolas de poner en peligro la vida de su hijo o hija.

La carta del niño muerto y la del niño pobre forman parte del mismo recurso discursivo, pero la del niño pobre se usa en el entorno educativo. Estas cartas, que no son otra cosa que argumentos para aplastar los planteamientos de una persona que, de alguna manera, quiere cambiar las cosas, sirven para crear falsas dicotomías. La primera se usa para culpabilizarte si eliges prácticas médicas no mainstream (parir en casa, por ejemplo). La segunda, la del niño pobre, anula cualquier crítica hacia el sistema educativo que surja de voces que son tachadas de privilegiadas y de clase media.

En esta tesitura, solo hay una forma sentenciada como legítima de crítica: la que apunta a decir que hay una gran falta de recursos en el sistema educativo y de ahí derivan sus problemas. Las críticas a la mala praxis, a los descuidos en el procedimiento, a la desidia metodológica en las aulas o a los desprecios a las familias, entre otras, son tachadas de caprichos de clase media. Aquí se frena toda posibilidad de proponer mejoras sin vincularlas a un aumento de presupuesto y esto produce frustración. Las familias de clase media progresistas buscan escuelas libres. Las conservadoras, colegios privados y concertados. Y la pública queda para las familias “desfavorecidas”.

Sin embargo, otra de las quejas clamorosas de la clase docente es que sus centros están repletos de niños y niñas con grandes dificultades económicas, cuyas familias no les educan ni se ocupan de sus necesidades adecuadamente y que es difícil trabajar en esos centros ghetto. Lo cierto es que siempre he llevado a mis hijes a la escuela pública y hemos convivido con familias diversas, muy pocas en exclusión social y la inmensa mayoría, familias de clase obrera que educan y cuidan a sus hijos de la mejor forma posible. A lo largo de estos años, he visto familias con titulación superior (no familias adineradas, esas no van a la escuela pública) que han renegado de la pública buscando soluciones alternativas que proporcionasen a sus hijes una educación de más calidad. En el sitio en el que vivo, eso es harto difícil, de modo que hemos continuado en la pública, intentando cambiar, poco a poco y con mucho esfuerzo, pequeñas cosas.

Evidentemente, cuantos más recursos se destinen a la escuela pública, mejor. Pero el que no se destinen no es óbice para que no se escuchen las críticas de las familias mal llamadas “de clase media” (esa etiqueta se nos asigna a las personas con estudios sin pensar mucho en que lo de la posesión de los medios de producción no nos caracteriza precisamente). Si no se quiere que la escuela pública se convierta en un ghetto, en la educación de la beneficiencia, la escuela pública debe cambiar su perspectiva, y eso va a beneficiar a todes. Es increible que haya que decir esto, porque ¿qué diferencias puede haber en el respeto que se prodiga a unas familias y a otras?

Sí, a veces es una cuestión de respeto. Antiguamente, la maestra y el maestro eran figuras de autoridad que “tenían estudios”. Actualmente, los estudios y la cultura, afortunadamente, son más accesibles para la población y esa superioridad ha desaparecido. Sin embargo, la cultura escolar sigue manteniendo esa práctica tan profundamente asumida de que las maestras son las consejeras familiares, pueden decirle a las familias cómo deben educar y pueden imponerles tareas y deberes. Alrededor de este asunto surgen gran cantidad de conflictos y luchas de poder que podrían ser evitados asumiendo la autonomía de las familias y limitando los esfuerzos educativos a las horas lectivas, que son muchas.

Y otras veces es una cuestión de reflexión sobre la propia práctica. La educación no puede ser un “café para todes”. Atender la diversidad en las aulas es difícil, pero no imposible. Tan desatendido está un niño o una niña con facilidad de aprendizaje que se aburre en el aula como uno que tiene dificultades. Al final, todos están mal atendidos, unos porque no tienen adaptaciones y otros porque, como van bien, solo les haremos caso cuando empiecen a dar por saco. Cuando una familia mal llamada de clase media se queja, no podemos sacar la carta del niño pobre, porque lo que le estamos diciendo es que se vaya a otro colegio en el que sus necesidades puedan ser atendidas adecuadamente. Le estamos diciendo que no forma parte de la comunidad y que sus aspiraciones requieren de un presupuesto mayor. ¡Cuantas contradicciones!

En fin, seguiremos con nuestras aspiraciones de privilegiada clase media que, desde mi punto de vista, son muy útiles para mejorar la escuela pública, si no nos echan antes sacando continuamente la carta del niño pobre.