Cada cuál toma sus decisiones

Querida amiga que lo fuiste: cada cual toma sus decisiones. A unas nos parece importante sacar adelante lo que hemos plantado, mientras otras creemos que tenemos que desplegar las alas y dejar las hierbas al cuidado de otras. Lo cierto es que me encanta ver mi jardín lleno de flores. No querría pensar que pasaría si no lo regase todos los días, si no pusiera atención a cada una de las flores que planté.

Somos libres de volar, sin duda. Tanto como somos libres de no hacerlo. Lo que es bueno para ti, querida, no es bueno para todas. Asi que esa cara de condescendencia no tiene espacio en mi agenda. No me representa, ya tú sabes. Todos tus consejos me los guardé en el bolsillo. No te di ninguno porque no lo pediste. Así es la vida: tomamos decisiones que condicionan el resto de nuestros días y, seguramente, el resto de los días de otras personas.

Sé que  soy una persona difícil: digo lo que pienso demasiado de frente. Sé que eso puede parecer agresivo para las personas que han hecho del positivismo su bandera. Pero se te nota en la cara, que lo sepas. Y en el cuerpo. Cuando hablas de alguien amorosamente y pides que el universo le sea propicio, se nota cuándo en realidad estás sintiendo un “así te parta un rayo”. Es lo que tiene el cuerpo: que no miente.

Por eso, en los últimos tiempos me pasaba que no me creía tus palabras bonitas. A veces, la moral del buenismo se impone como una coacción a la verdad verdadera: que hay gente que es muy falsa. Que no hay que tragarse las tonterías aunque vengan revestidas de palabras bonitas, de sonrisas y de sentencias de verdad. Que cuando te hacen daño, hay que decirlo, no hay que tragar y seguir como si nada, recibiendo una tras otra. No. Mira, venden sacos de hostias muy asequibles en las tiendas de deporte, seguro.

Así que seguid con vuestros tules y bailes a la luz de la luna y que os vaya muy bien. Cada cuál toma sus decisiones. Yo la mía la tomé hace mucho: basta ya de tanta tontería. El rollito comadre se me agotó hace tiempo, se me cayeron todos los palos del sombrajo y dejé de creerme toda esa pantomima. Así que sigamos viviendo, cada una a lo suyo, y cosechemos lo sembrado.

2 Comentarios en “Cada cuál toma sus decisiones
  1. Carmen dice:

    Buenooo…..y esa cara de condescencia lastimera cuando alguna mujer le dice a otra:”yo es que no podría estar como tú” sea la situación:cuidando un hijo en casa sin trabajar (sin trabajo remunerado, porque trabajo en casa hay para rato), viviendo sola sin pareja ni hijos con 40 años, u otra situación que no sea la superwoman trabajadora que tiene la familia de anuncio. Que coñazo.

  2. ana dice:

    Pues no sabes lo bien que me viene y me sienta esta reflexión hoy, en este tiempo. Tengo dos frentes abiertos y busco desesperadamente respuestas y fortaleza. Sé que las encontraré pero ayuda tanto constatar que la simpleza de decir y de sentir es más pura que cualquier falsedad. Un abrazo, gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.