Antisororidad

Muchas de las mujeres que conozco hablan de un historial de abusos de distintas dimensiones desde su adolescencia a manos de sus compañeros masculinos. He de decir que, teniendo clarísimo que su experiencia es real y suya, la mía no ha sido así. Prácticamente todos mis recuerdos de sufrimiento en la infancia y la adolescencia están ligados a mi interacción con mujeres. Y el poso que han dejado esas experiencias es el de una irónica incredulidad hacia la bondad femenina.

Cuando entré en la adolescencia, el acné se convirtió en una de mis mayores preocupaciones. Al recordarlo, todavía siento en el corazón el malestar que me producía ver mi cara enrojecida y llena de pústulas. Todas las personas que han sufrido de acné saben que es muy difícil de tratar, y que solo resta esperar y cuidar para que no se desboque. Los tratamientos a base de vitamina A no existían por aquel entonces. Además, tener a una persona encima todo el día diciéndote que tienes granos (y yo la tenía) tampoco ayuda: lo sabes porque te miras todos los días al espejo.

Por aquel entonces, yo estaba apuntada a un grupo Scout en el que convivía con un grupo de chicas de mi edad. Como en muchos grupos de chicas, había un subgrupo de lideresas que controlaban todo lo que se hacía y decía, cómo se pensaba, los chascarrillos y los objetitos de moda, etcétera. Yo nunca he sido una gran follower, así que nunca me integré del todo en ese grupo ni labré grandes amistades… aunque sí me llevé grandes disgustos.

Todo esto hay que entenderlo bajo el prisma de una adolescente de 16 años, temperamental, estudiosa, tímida y con pocas habilidades sociales, con una familia conflictiva y muy poco apoyo en el desarrollo de la propia identidad. En estas circunstancias, estás deseando ser aceptada en un grupo. Así, si un día estas chicas tan populares y dicharacheras te proponen como candidata en un concurso de belleza, pues te pones tan contenta. No piensas que en realidad son unas verdaderas hijas de puta que lo único que quieren es reírse a tu costa.

Pues así sucedió. La verdad es que no tengo claro cómo comenzó todo, porque al ser la víctima de la broma era lógico que no estuviese en los preparativos. En ese grupo teníamos el privilegio de poseer dos chalés prestados por la iglesia para nuestro esparcimiento. Los sábados los usábamos para celebrar las reuniones y las actividades del grupo y el domingo lo pasábamos jugando a las cartas y charlando sin supervisión adulta o, a lo sumo, junto a personas algo mayores que nosotras que no tenían mucha más conciencia.

El caso es que un domingo, cuando llegué, lo tenían todo preparado. Un concurso de belleza en el que se votaba entre todos el rey y la reina del grupo. Hicieron un paripé y salí yo y un chico que era famoso por su fealdad. Pero ser feo siendo chico no tiene nada que ver con ser fea siendo chica. Él era una persona integrada en el grupo, y sus amigos no le ocultaron que todo era un gran chascarrillo. Ahí la única tonta que solo se dio cuenta de todo el montaje cuando la subieron para que saliese al balcón a saludar con una corona de flores era yo.

En esos momentos te tienes que reír, porque si encima te haces la ofendida, quedas fatal. Pero todavía recuerdo sus carcajadas, allá abajo, y yo asomada al balcón del segundo piso del chalét. La vergüenza me duró años, y nunca se volvió a hablar de ese evento. Lo que para ellas fue una gracieta, para mí fue motivo de gran tristeza. Estuve llorando varias semanas, pero cuando quedaba con ellas, seguía como siempre, haciendo como si nada hubiese pasado. Ese es el gran recuerdo que tengo de mis amigas de adolescencia.

El tiempo pasó, pero lo que fui aprendiendo en cada uno de los contextos en los que he convivido con mujeres es que no debo esperar nada de nadie. El siguiente suceso traumático fue cuando llegué a la Universidad. En los primeros meses me hice amiga de un grupo de chicas que para mí eran como agua de mayo. Eran aire fresco, otro entorno, otras formas. Pero cuando saliero las notas de los primeros exámenes parciales y vieron que yo había aprobado todo y ellas habían suspendido, me dejaron de hablar. Sí, en aquella época no había ley de protección de datos, y aunque yo intenté ocultar mi éxito académico, de nada sirvió.

Estas experiencias tempranas con grupos de mujeres me han dejado un caracter independiente, solitario y desconfiado. Y no soporto las bromas. He tenido más decepciones que alegrías con mis amigas mujeres, aunque las pocas alegrías que he tenido han sido maravillosas. Todo esto hace que no me crea lo del rollo de la sororidad. He encontrado muchas peores personas en el género femenino que en el masculino a lo largo de mi vida. Seguramente mis traumas tempranos tengan algo que ver en esta percepción. Pero, claro, las esperiencias tempranas son las que nos marcan a fuego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.