#VDLN 152: Siempre Juntas. Las Chillers

La que ha sido, sin duda, mi canción del verano, traslada a esos años 80 en los que los garitos mierder de la carretera de Valencia acogían a gran cantidad de jóvenes atraídas/os por el éxtasis de la música . Siempre juntas es el primer single propio de las Chillers, que normalmente hacían versiones de canciones tan famosas como Mujer contra mujer o Como yo te amo.

Es una canción de mujeres, con mujeres como protagonistas. Deja de lado a los postbohemios ochenteros masculinos para dar paso a esas mujeres con botas de tacón alto con quienes la movida no hubiese sido gran cosa. Porque ellas/nosotras, estábamos poniendo el espíritu en cada una de las producciones, apoyando con nuestra energía toda esa verborrea y, cómo no, aportando calidad y profundidad al asunto. Sin nosotras, nada hubiese sido lo mismo. Ni ahora, ni en los 80, ni nunca.

Y como fondo, la carretera de Valencia y esa ruta del bakalao que hizo tantos estragos en los 90 y que se inicia en los 80 con las movidas madrileña y valenciana. Quien no recuerda a Chimo Bayo y ese Hu-Ha, y esas macrodiscotecas en las que se podían empalmar día y noche 4 veces seguidas.

Valencia Destroy, mucho bakalao, mucha droga, mucho desparrame. Siempre juntas.

#VDLN 151: Muse. Sunburn

No hay salida. No hay escapatoria. El arquetipo de la madre no se soluciona ni con conciliación, ni con permisos iguales e intransferibles ni con nada que no sea renunciar a ser madre. Y si haces esto último, tampoco hay salida. Toda nuestra vida depende de lo que hizo la madre. La madre y sus frustraciones. La madre y su negación. La madre como guardiana del bienestar, como dementora, como terrible perpetradora o como dulce ángel confortador. No existe la madre científica, la madre profesional, la madre experta, la madre que necesita tiempo para construir su mundo. El tiempo de la madre nos pertenece.

La madre pasa la vida acompañando y siendo juzgada en este acompañamiento. Y si no la juzgan los otros, ya se juzga ella misma. No, no vuelvas la cabeza: tú no pusiste el mismo cuidado en su crianza, en su educación, apoyando sus procesos, sus traumas, sus dificultades, sus logros, sus triunfos. No te las des de héroe, que solo eres un maniquí necesario.