El pisacharquismo como corriente educativa

La crítica al sistema educativo es un sano ejercicio, imprescindible sin ninguna duda para impulsar el cambio de un sistema que, hasta ahora, ha sido eminentemente transmisivo y bancario, como señalara en su momento Paolo Freire. Sin embargo, desde mi punto de vista, la crítica a nuestro sistema, que es nuestro, público, mantenido con nuestros impuestos y constituido sobre la base del derecho a la educación, no debería caer en un negacionismo absoluto de la necesidad de una educación obligatoria. Quizás haya que aclarar que la obligatoriedad de la educación surge con el ánimo de universalizar la educación, aunque se pueda interpretar (de manera bastante acertada), desde posturas de clase media, como una manera de uniformizar a la población y convertir a las masas en siervos fieles del poder establecido. Estas dos formas de interpretar la obligatoriedad de la educación, lejos de ser incompatibles, son postulados claramente relacionados: la búsqueda de la igualdad tiene a veces su lado oscuro en la imposición de uniformidad.

Nadie me puede acusar de ser permisiva y apoyar las inconsistencias de nuestro sistema (solo hace falta darse una vuelta por el blog). Sin embargo, no acabo de estar de acuerdo con la corriente pisacharquista de la educación en dos aspectos concretos: 1) la forma en que plantean el currículum y su teoría sobre el aprendizaje basada en los preceptos rousseaunianos y 2) esa crítica demoledora al sistema educativo, que lo dibuja como el enemigo del desarrollo personal.

En primer lugar, desde el pisacharquismo, como su propio nombre indica, el culmen del momento educativo son un montón de niños pisando charcos y rebozándose en el barro. No digo yo que esto pueda ser una experiencia maravillosa para algunas personas, pero como espacio de aprendizaje es bastante limitado. Por una parte, se eclipsan los momentos sosegados de trabajo intelectual como espacios placenteros de desarrollo. Por otro, minusvaloran la potencialidad de un buen educador o una buena educadora para orientar los intereses infantiles hacia aspectos de la realidad cultural que les serán de mucha utilidad en la sociedad en la que vivimos. Yo no digo que haya que ignorar los intereses infantiles, pero existen muchas formas de percibir estos intereses desde un punto de vista educativo. Desde el pisacharquismo, los intereses se conciben como algo puro e indiscutible que emana del niño y de la niña en desarrollo. Lo que les gusta es lo que necesitan y viceversa. Todo será bueno, sano, consistente, ameno y formativo si emana de los intereses genuinos de un infante. (Esto me recuerda el vídeo que he visto esta mañana de una niña comiendo a puñados de un bote de Nutella… hay intereses que pueden ser bastante indigestos).

Sin embargo, hay otras formas de incluir los intereses en marcos educativos que orientan hacia aspectos de la cultura que están por descubrir. Un niño o una niña que crece rodeada de charcos pero que no ve nunca un libro, un lienzo o un instrumento musical ¿cómo puede generar intereses genuinos hacia estos materiales? Soy consciente de que estoy llevando la postura al extremo, pero es la única forma de desmontar un planteamiento que se basa en principios teóricos incuestionables. Una de las afirmaciones del bando pisacharquista que siempre intento rebatir es esa supuesta preparación del cerebro para la lectura a partir de los 6 años, afirmación en la que se basan para decir que no se debe enseñar a leer hasta esa edad. ¿Dónde se ha visto una cultura que aleje a los niños y las niñas de uno de sus instrumentos más valiosos, bajo la premisa de que hasta cierta edad no existe una preparación biológica? ¿Se aleja a los niños recién nacidos del lenguaje oral porque todavía no están preparados para hablar? Por supuesto que no. En realidad, lo que no es adecuado, ni a los 3, ni a los 6 ni a los 11, es la forma en que se enseña el código de escritura en las escuelas. Enseñar la lengua escrita es enseñar a usarla en situaciones reales y funcionales, cosa que hacemos desde que el bebé nace, al menos en entornos letrados de clase media.

Aquí enlazamos con el segundo punto: la crítica al sistema educativo desde una perspectiva de clase invisible, dando por supuesto que todas y todos los niños tienen las mismas posibilidades y oportunidades educativas. Reconozcamos que las escuelas pisacharquistas y el homeschooling (que no es lo mismo que no llevar a las criaturas al colegio por desidia o falta de medios culturales o económicos) no están al alcance de todas las familias y son una elección de la familia intelectual y progresista tipo que decide darle a su prole una educación libre,especial, más cuidadosa y respetuosa que la que se ofrece en los colegios de la red pública o concertada. Siendo esta una elección perfectamente legítima, lo que no comparto es que se hable de la misma como algo a lo que todo el mundo puede optar y que, si no se hace, es por una especie de inconsciencia y falta de responsabilidad para con la educación de tus hijas e hijos. Por ejemplo, veamos este meme:

Leyendo este meme, lo primero que pensé fue que los tiempos en los que se dignificaba la educación y la cultura como un medio de liberación de la mente habían acabado. Ahora resulta que el mensaje que se transmite es que ir a la escuela es malo. ¿Cuál es la alternativa que se ofrece? ¿No ir a la escuela? ¿Formarse en la escuela de la calle? ¿Ir a una selecta escuela Waldorf para que nos conviertan en librepensadores que van a liberar al mundo de sus cadenas? ¿O convertirnos en dealers y chirleros libres de las cadenas de los impuestos, la élite y los políticos?

Es interesante pensar cuál es la audiencia a la que va dirigida este meme. ¿A los jóvenes o a sus padres? ¿A los chavales de mi barrio y a sus padres obreros y madres amas de casa? ¿A la joven pareja de intelectuales que ha decidido que ha llegado el momento de tener su primera criatura? ¿A la familia numerosa de funcionarios que viajan en verano a una casa rural del norte? ¿A la familia que vive en una casa de tres habitaciones con tres generaciones conviviendo en el mismo espacio?

Hace tiempo, la amenaza para el sistema era la gente formada. Ahora, la amenaza es la gente que no va a la escuela: esos serán los que pensarán por sí mismos, no se graduarán, no conseguirán un trabajo, no pagarán impuestos y, por tanto, no perpetuarán este sistema corporativo de servidumbre ni sustentarán a la élite y su séquito de políticos. Lo que me pregunto es qué harán en vez de eso.

Mi postura es bastante carca en este asunto: considero que la escuela pública es la mejor opción para luchar contra la servidumbre que nos imponen las élites y su séquito de políticos. Considero que el segregacionismo escolar es el peor enemigo de una sociedad democrática. La escuela pública no se puede convertir en un ghetto al que solo acude el lumpen y los hijos e hijas de algún progre despistado. La escuela pública es un espacio de convivencia que podemos construir entre todas y todos y al que todo el mundo tiene acceso. Es la fuente del cambio social. Pretender alejar a nuestras hijas e hijos de la realidad de su cultura, de su sociedad, sí es convertirles en mentes alienadas que solo ven el mundo a través de unos ojos manipulados.

Quiero ser vulnerable

 

Años renegando de los libros de autoayuda y, de repente, encuentro lo que necesitaba. Es lo que tiene tener hijos mayores: que te abren un mundo a cosas nuevas, a cosas sobre las que la gente de mi edad o de mi entorno ya está de vuelta. Tus hijos e hijas te descubren el mundo visto con ojos nuevos, sin prejuicios ni resistencias. Así es como llegué al concepto de vulnerabilidad, planteado por Brené Brown, una investigadora social. Para acercaros a él de manera directa y sencilla tenéis esta charla.

Sí, hace ya 7 años de esa charla. Nunca me hubiese interesado por ella si no pasase por una época de bloqueo emocional intenso. Miedo, inseguridad, cuestionamiento de todo lo que he sido y todo lo que he hecho hasta ahora. Echo la vista atrás y veo coraje y desvergüenza. Me atrevía con todo, estaba conectada conmigo misma, pero quizás me faltaba conexión con las personas que me rodeaban.

Bueno, quizás no: seguro. La gente me saca de quicio. No tengo paciencia con los procesos de aprendizaje. Es algo que tengo que trabajar, aunque pienso “¿ya para qué?. Total, he estado toda la vida siendo una borde despiadada, ¿quién se va a creer que he dejado de serlo?”.

Ahí estaría mi espacio de vulnerabilidad: ser capaz de conectar con paciencia. Manifestar ternura. Emocionarme más allá del “buah, otra vez la llorona esta, a ver si aprende de una vez.” Mi bloqueo en ese espacio de conexión está elevado a la enésima potencia. Hay tres cosas que me producen gran rechazo: la debilidad, la pereza y la incapacidad de razonamiento lógico y cuando percibo alguna de las tres, ya no escucho, no dejo hablar, no dejo espacio para la confidencia ni para el apoyo.

Pero lo cierto es que, si todo el mundo fuese como yo, irían con una coraza de acero de aquí para allá, sin inmutarse por las múltiples vicisitudes de la vida y todo sería mucho más aburrido. No tengo claro que quitarse la coraza sea la solución, aunque sí sería la liberación de un gran peso. Pero es complicado, después de tanto tiempo acostumbrada a ella. No tengo claro que sepa actuar sin una protección permanente: ahí está el tema clave de la cuestión. Me siento constantemente AMENAZADA por lo de fuera y, para evitar cualquier tipo de agresión, permanezco dentro.

En línea con el tema clave, la amenaza se disipa si acepto mi imperfección. Es duro vivir con el dogma de ser perfecta en todos los sentidos, de no desviarme de una línea de coherencia permanente. Respirar en una imperfección tolerable es lo máximo a lo que aspiro ahora mismo. No puedo exigirme más, de momento. Y aceptando ese espacio pequeño, minúsculo, de vulnerabilidad propia, aceptar también la imperfección de los demás.