Viernes dando la nota #66: Mexico, tequilla and me

Cuando vuelva va a caer todo como una cascada encima de mi. El fin de curso me pilló activa y me embarqué en mil proyectos pensando que nunca llegaría el momento en que tuviese que ponerme a currar en ellos. Y es que tengo la manía de medir mi capacidad de trabajo más por mi entusiasmo que por mi tiempo real disponible.

En fin. Todavía estamos a día 20, así que voy a dejar que esas tareas pendientes bramen abandonadas. No quiero saber nada de estudiantes, investigaciones, bancos, recibos y demás estupideces. Ahora me arrulla el run run del ventilador. La brisa marina me acaricia la cara. No voy a decir que estoy relajada, porque es un estado extraño en mí, pero sí que estoy relajando las costumbres y que la talla 34 ya no me entra. Eso suma a todas una tarea más: renovar mi vestuario. Pero eso, hoy no… mañana.

Deja un comentario