Viernes dando la nota #54: Lobo López

IMG_0057.JPG

Siempre quise analizar esta canción. Es una de esas que muestran un tipo de hombre muy común en estas latitudes: el descuidao graciosillo y libre, resistente al compromiso, enamoradizo y olvidadizo por igual. En Emborracharme, de Lori Meyers, ya hablé de ese tipo de hombre, entregado pero abocado al fracaso por su mala cabeza. El éxito de Lobo López se puede explicar por la oportunidad que brinda a algunas mujeres de reírse a pierna suelta de esos hombres-Lobos-López que pululan por sus vidas aportando muchas promesas de amor idílico, palabras bonitas, ojos de cordero degollado, versos sueltos de noches inolvidables y novelas de días de ausencias. 

Estos Lobos López son para disfrutarlos en el aquí y el ahora. Brindan momentos inolvidables de diversión y desenfreno. Experiencias psicodélicas, noches de borrachera, lectura de poemas a la luz de la luna, baños nocturnos en la playa, gamberradas inconfesables en las noches madrileñas y dejan un regustillo dulce y chisposo en el corazón. Querer profundizar más hace que Lobo López pierda su encanto. Lo mejor es decir “Bueno bueno Lobo, tengo que dejarte, me están esperando, nos encontraremos en alguna parte.”

Pero bueno, esos encuentros fortuitos a veces son muy provechosos. Se revive la pasión vivida y nos permite atesorar una experiencia de desenfreno más. Si se trata de frascos de amor, de comer mejor y de ese tipo de cosas, y estamos in the mood, pues podemos darle una oportunidad al López. Total, él mañana volverá a su rutina de merodeo, de piterpaneo eterno, de cañeo y ronda de sustancias. Y en algún momento volverá a decirnos que nos echa muchísimo de menos. ¡Bendito muro de metacrilato!

http://wp.me/p4dE2N-lN

11 Responses

  1. ¡Ostras! No se me había ocurrido pensar en eso cuando escuchaba esta canción.

    Acabo de caer en la cuenta que soy una Loba-López: descuidada graciosilla y libre, resistente al compromiso, enamoradiza y olvidadiza por igual.

    ¡Glups!

  2. Me apasiona Kiko Veneno. Su música y su persona. No sabría explicar las razones. Quizá por esa facilidad innata para contar historias complejas con palabras sencillas o por ese don de expresar los sentimientos que me inspira lo cotidiano. No se cuantas veces lo habré visto en directo y … las que quedan. Mientras el cuerpo aguante allí estaremos los dos. Feliz semana y buenas ferias. Lo que queda de ambas.

  3. La de veces que habre escuchado esta cancion, pero no cantada por Kiko, sino por los que eran mi grupo de amigos hace decadas, esta y la de “En un Mercedes blanco llego…” madre mia!!!

Deja un comentario