#VDLN 143: Rodrigo Cuevas, Prince de Verdiciu

¿Sabéis cuando escucháis una canción y decís: “esta va para el VDLN”? Pues eso fue lo que me pasó a mí con Verdiciu, de Rodrigo Cuevas. Increible fusión de los ritmos astures con la música electrónica y guiños a viejos temas. Y el vídeo. Impresionante. Es increible lo ricos que son los pueblos que habitan estas tierras. No me atrevería nunca a imponerles una bandera y una identidad, teniendo una propia tan rica en matices. Pero más allá de la estética de la identidad de grupo, todas esas vivencias compartidas en una tierra que tiene sus peculiaridades orográficas, climáticas, históricas, económicas y culturales dan forma a un conocimiento compartido solo visible a través de la convivencia.

Porque, ¿cómo se modela nuestra identidad si no es a través de vivencias compartidas? El orgullo de pertenencia, eso que en estos días está en tantas bocas, no es otra cosa que la felicidad de pertenecer a un grupo que te aporta riquezas materiales, simbólicas y espirituales. La imposición de valores, colores, ideas, esquemas, es una invasión y nunca puedes sentirte orgulloso/a de algo que no sientes tuyo.

Yo siempre digo que no tengo raíces. No me ha dado tiempo a echarlas. De aquí para allá, sin fiestas patronales, sin baile regional, sin bandera, sin acento reconocible y sin plato típico, voy por la vida admirando a la gente que tiene todas esas cosas. También es verdad que me saca de quicio que intenten imponérmelas o que quieran que participe de asuntos que no siento con la pasión que veo que la gente pone en ellos. Pero cuando veo esas expresiones culturales que están arraigadas en una historia común, me quedo hipnotizada contemplando, no como algo que me es ajeno sino como algo en lo que estoy participando de alguna forma.

En Verdiciu se entremezclan distintos niveles de pertenencia. Puedes elegir o disfrutar de cada uno de ellos al unísono. Le llaman el Freddy Mercury asturiano. Judgad por vosotras mismas.

Deja un comentario