#VDLN 132: Mamam (Louane)

Eres casi perfecta. Sé que crees que el mundo te supera, pero si te vieras con mis ojos, verías toda la luz que sale de tu boca sabia, de tu risa alegre y loca, de ese corazón lleno de bondad. No tengo ninguna duda: vas a triunfar. Y triunfar no significa alcanzar la fama y la gloria. Triunfar significa difundir el bien allá donde vas. Porque tu cordura y tu locura son una fusión sinérgica perfecta. Porque sabes emocionarte con las penas ajenas y las haces propias, pero sabes distanciarte de esa pena para sanarla. 

Eres casi perfecta. No lo ves todavía, pero déjame decírtelo. Estoy tan orgullosa de ti que se me saltan las lágrimas imaginando tu vida que fue mía un día dentro de mí. ¿Cómo pudo salir algo tan grande? Ya, ya lo sé, no eres perfecta, solo casi perfecta. Y en tu mente orbitan mil pensamientos oscuros. Pero también está Bob Esponja diciendo tonterías y haciéndonos reír a todas y a todos los que te queremos. Ay mi niña, qué grande eres. 

Te vas a vivir tu vida. Te vas de mi lado, pero siempre estás conmigo, tú eres así. Eres cuidadora, de siempre lo has sido. Ves en lo hondo de nuestros corazones y sabes de nuestros aprendizajes y de nuestros fallos. Doy gracias por haberte conocido, me has enseñado tantas cosas… Quizás no seas perfecta, pero ¿quién quiere serlo? La belleza siempre tiene algo de imperfección, esa imperfección que nos convierte en un laberinto que nos conduce al sentido de las pequeñas cosas. 

Mira la vida con esos ojos tuyos. Hay cosas horribles, maldades y miserias que dañan nuestros corazones, nieblas espesas que no nos dejan ver la luz, chirridos que destrozan nuestros oídos y capas espesas que no nos dejan sentir el roce suave de la brisa. Pero tu luz interior nunca se apaga. Vuelve a ella siempre que lo necesites. Aspira tu esencia inagotable y no te dejes engañar por los agoreros y los oscuros. Puedes. Puedes porque tu alegría inunda todo y apaga la luz negra. Y aunque a veces te sientas débil, recuerda que tu fortaleza está precisamente ahí: en tu capacidad para doblegarte ante los vientos fuertes y después recuperar tu forma tras la tormenta. 

Te quiero, hija. 





Comentarios

#VDLN 132: Mamam (Louane) — 5 comentarios

  1. Qué texto tan precioso. La canción le acompaña. Qué difícil aceptar que los hijos crecen y que tienen que hacer su vida. Feliz semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *