#VDLN 128: Varias de mujeres arrastradas 


Hay un género de canción sobre mujeres arrastradas que se puso de moda en los 90. Son esas mujeres pobres y adictas, dadas a la fiesta y al desenfreno, que tienen su lado misterioso, una fuerza de seducción irresistible y una mirada atormentada. La de la foto en realidad es una niña pija al lado de esas mujeres, pero es la única foto que he encontrado en Pixabay que pudiera asemejarse de lejos a la mujer de la que hablan estas canciones. Todas las mujeres que salíamos de juerga en los 80 y 90 queríamos parecernos a ellas. Eran otros tiempos. El feminismo todavía no había llegado a nuestro subconsciente y no nos habíamos dado cuenta de lo cutre que era todo. Pero la canción de Medias Negras de Joaquin Sabina era todo un himno y soñábamos con que un cantautor nos dedicase un blues tras robarle la cartera, el ordenador y el corazón.

Pero bueno, nosotras al fin y al cabo teníamos para comer y no teníamos que vendernos para conseguir una sopa recalentada con vino tinto, pan y salchichón. La que por la noche tenía piel de hada y a plena luz del día era Cruella de Vil era una mujer hambrienta que acababa de salir de la cárcel y que pensó que acostarse con el pavo ese era lo menos malo que le podía pasar aquella noche. Al menos comió algo, no como la flaca, que dormía durante el día y por la noche se inflaba a cervezas para mantener el tipo. Y que si estaba flaca y que si me la quiero tirar y dormir a su laito. Pero lo de darle un bocata ni se le ocurrió a los de Jarabe de Palo. Hay que joderse.

Sin embargo, no os engañéis. Fue el propio Sabina el que, en el año 85, nos anticipaba el desenlace. En Princesa nos habla de su decepción y desencanto con esa chica hipie de Logroño que era una belleza y luego se echó a perder en Madrid (quién no se echa a perder en Madrid). Cuando ya el arrastre llega a niveles monumentales, nadie te ofrece bocatas de salchichón: te dan veinte duros para que te lo compres tú misma. No vale la posible amistad o el supuesto cariño de haber tenido roces previos: búscate otro perro que te ladre, princesa, que yo ya tuve lo mío.

Porque en los 80, lo suyo era vengarse con una canción de aquella pija que no nos hacía caso, que nos veía como un arrastrao de pelo largo, bastante feucho y sin ningún futuro como músico. Pero, ah, llega el éxito, suavecito, y podemos increpar a Lola, esa chica de cole de monjas que nos miraba con indiferencia pero que luego acabó en una barra americana dándolo todo por nada. Qué bien, cómo descansa el macho cuando la mujer que no le dio sus favores por nada se tiene que vender a cualquiera y ha envejecido entre botellines vacíos y colillas de ducados.

Pero en fin, ha pasado el tiempo y las cosas han cambiado. Menos mal. Las mujeres nos queremos más y sacamos el dedo a los pintas que nos ofrecen un bocata por sexo. ¿Pero qué te has creído, querido? No somos unas arrastradas aunque nos gusten los músicos y queramos llevarles las baquetas en nuestro bolso gris, si si si. Ahora somos la mujer que nos da la gana de ser… hasta que llega el tonto de turno y nos dice esto:

6 Responses

  1. ¡Qué buen repaso! La verdad es que a veces una hace oídos sordos y deja que le entre la música sin pensar más allá, porque si no qué cabreos nos cogeríamos.

    Por cierto, el enlace de inklinkz te falla, yo lo pondría de nuevo porque no te manda a esta página.

    ¡Besotes!

  2. Yo también te iba a decir lo del enlace, pero mamá pingu se me ha adelantado…Me ha encantado tu entrada, y bueno, en los 80-90 como dices no había concencia de ello, pero el Arrebato ya cantaba en el siglo XXI!! En fín, queda mucho por hacer todavía, la juventud que sube no es consciente de que tenemos un problema, supongo que también es un poco cosa de la edad…Yo a mi hija la tengo un poco amargada con el tema, jejeje. Lo dicho, que me ha gustado mucho tu entrada, enhorabuena!

    1. Pues son temazos, la verdad. Las letras no pasan el filtro de los años. Son obras de su tiempo, y como tales hay que tomarlas. Soy de los que piensa que también sirven para darse cuenta de lo que está mal y lo que no es admisible hoy en día, parte de la cuestión es SABER qué es lo que anda mal.
      PD. Tenías el link mal en el listado, ya lo he arreglado 😉

  3. Pues son temazos, la verdad. Las letras no pasan el filtro de los años. Son obras de su tiempo, y como tales hay que tomarlas. Soy de los que piensa que también sirven para darse cuenta de lo que está mal y lo que no es admisible hoy en día, parte de la cuestión es SABER qué es lo que anda mal.
    PD. Tenías el link mal en el listado, ya lo he arreglado

  4. Salvo la de El Arrebato que se me hace insufrible, el resto son temazos con el acierto de reflejar historias personales de lo que pasaba entonces. Eso es el arte no?. Feliz semana.

Deja un comentario