#VDLN 127: Cumbiera intelectual (Kevin Johansen)


Cuando escucho esta canción, me las imagino a ellas, a esas mujeres listas, cultas y despiertas a las que adoro,  mandando a este pibe a freír puñetas. A ver, que la canción es graciosa, y el Kevin está bastante bueno para sus 52 años, pero no sabes si tomártela como que guay, mira, un hombre al que le gustan las mujeres inteligentes, o bien, mira, un hombre que quiere que la chica se calle para poder atacar seriamente el tema por el que han llegado hasta allí. 

Desengañaos: la incultura no es sexy. Y si a alguien se lo parece, no es sexy. Aunque sea para bailar cumbia, hay que tener un poquito de conversación. Mira que te vamos a preguntar si eres feministo y no vas a saber qué decir. Y esa es una pregunta obligada en los preliminares. Qué te crees, ¿que bailamos con cualquiera? 

Tampoco es que tengáis que leer a Kant antes de quedar con una mujer (es más, a veces es perjudicial si resulta que sois unos pedantes e intentáis explicarnos el libro) pero lo de la mirada bobina y la media sonrisa ya no funciona. Bueno, en realidad nunca ha funcionado. Por otra parte, ¿cuántas veces hemos tenido que aguantar nosotras al típico cumbiero intelectual? ¿Eh? ¿Eh? ¿Eh?

Recuerdo a ese chaval que recitaba poesías con cara de lerdo: “qué bien me sienta el desamor, me ha dejado mi novia y estoy en una fase super productiva”. O ese otro que era marxista-leninista y no dejaba hablar a nadie que no tuviese rabo en las reuniones. O aquel otro que no podía comenzar una conversación sin citar a Nietzsche o a Kant, y te miraba con condescendencia para ver qué efecto habían producido sus palabras en ti. Y aquel otro que me miraba con condescendencia cuando participaba en un debate teórico y seguia hablando como si yo no hubiese dicho nada. A ver, chicos, nosotras hemos sufrido mucho con este tema. No me parece de recibo que Kevin, por una vez que se encuentra con una mujer que se impone en la conversación se agobie tanto. Hoy te toca escuchar, querido. 

9 Responses

  1. Yo nunca olvidaré a aquel que me dijo que yo usaba muchas palabras. No se refería a que hablara mucho, sino a que tenía un amplio vocabulario. En fin…

  2. Jajajaja cuanta razón tienes, ¡Mother Killer! A ver si ahora nos vamos a poner exquisitos porque una mujer use su cerebro en vez de sus implantes mamarios para ligar.

    La canción es divertida, pero el trasfondo es algo tóxico.

    Digo yo, si lo que le atrae es que es diferente, quizá no debería criticar tanto en que se basa esa diferencia, ¿no es algo contradictorio?

    En fin, ¡que tengas una feliz semana!

Deja un comentario