Soy la mamá de…

Una de las señales de que tus hijos se están haciendo mayores es cuando dices eso de “soy la mamá de…” e, inmediatamente, sientes que has metido la gamba. Tú hija/o te mira con cara de ¿¡Qué has dicho!? y el amigo o amiga hace como que no te ha oído. 

Una sílaba puede arruinar la relación con tu retoño: ten cuidado. Hace apenas un par de años iban gritando a voz en grito por el parque eso de ¡¡¡Dónde está mi mamá!!!, pero ahora solo somos  mamá en la intimidad. Ahí sí que somos mamá a todas horas. Mamá, qué hora es, mamá, tengo hambre, mamá, necesito, mamá, quiero…

Pero en cuanto surge la remota posibilidad de que un amigo pueda oírles, se vuelven súper independientes y nos convertimos en “su madre”. Les cambia la personalidad, oye. Se convierten en la reencarnación de Fitzwilliam Darcy. Y entonces tienes que empezar a medir tus palabras y, por lo que más quieras en la vida, nunca se te ocurra darles un beso. Es la peor afrenta que le puedes hacer a un preadolescente delante de sus amigos. Sobre todo a los chicos, seguro que por alguna extraña razón sexista.  

Creo que más adelante, esta estúpida etapa pasa y son capaces de tatuarse “Amor de madre” en el bíceps (entonces, las avergonzadas somos nosotras).

Así que saboread vuestros últimos “mamás” infantiles en público. Llegará el fatídico momento de la vergüenza de lucir madre y os querrán ocultar. En ese momento, no abuséis del humor ni le llaméis cariñín delante de sus amigos, que luego ellos se vengarán haciendo creer a la gente que no sabéis usar el WhatsApp.

2 Responses

  1. Mi hijo acaba de cumplir 6 años y tuvo una temporada en la que no quería besos en la puerta del colegio, hasta que amenacé con peinarle con saliva si no deponía su actitud. Después en casa es un osito…

Deja un comentario