Si te enfadas, estás perdida


Después de muchos años de ser una persona malhumorada que se enfada siempre que le hacen una putada, se ríen de ella, le ponen la zancadilla o le hacen el vacío, he descubierto que mi enfado da fuerza a los otros. Sí, aunque parezca mentira, si te defiendes y te enfadas, quedas en una posición de desventaja. Tardé mucho en darme cuenta, pero cuando comprobé que la gente se sentía con la libertad de hacerme mil feos y desplantes y que, aún así, la que quedaba de super mala malísima era yo, me di cuenta de que mi enfado me ponía en el punto de mira del público y mis ofensores se convertían, como por arte de magia, en ofendidos. 

Fue entonces cuando entendí lo de los dientes de la Pantoja. En una sociedad cínica, si te están jodiendo, tú tienes que hacer como si fueses la persona más feliz del mundo, porque si te enfadas se ríen de tí y disfrutan de lo lindo. Qué contradicción ¿verdad? Es todo un poco truculento, porque si el enfado, que es la consecuencia natural de un agravio, no cumple su función natural, la venganza por detrás y la puñalada trapera parece que toman un lugar preponderante como respuesta a una ofensa. 

Otra solución puede ser desaparecer de la vida de la gente. Eso puede funcionar si esa gente no es tu familia (queda fatal enfadarte con tu familia y dejar de verles) o si no vives en un pueblo de mala muerte. En ese segundo caso, te encontrarás una y otra vez a esas personas de cuya vida se supone que has desaparecido, y es muy incómodo hacer como si una persona no existiera y que ves a través de ella. En estos casos, cuando te encuentras con esas personas de cuya vida desapareciste, compruebas cómo el perdón es un acto muy difícil en la vida de las personas adultas y a veces es más difícil que te perdonen por haberte enfadado que por haber cometido alta traición, así de contradictoria es la vida. 

Por todo esto, ahora estoy probando nuevos comportamientos alternativos al cabreo. Aunque se me lleven los demonios en privado, quiero aprender a respirar tranquila, a sonreir al/a la que me está dando por saco y a ser esa persona conciliadora con la que nadie puede. De esa forma, de momento he conseguido quitarme de encima tareas laborales que me llevaban mucho tiempo y por las que no obtenía ningún reconocimiento. También he conseguido rebajar el número de haters a niveles mínimos en las redes sociales, aunque eso, he de reconocer, es bastante aburrido. Ahora quiero conseguir tener un verano tranquilo. Es un reto que tengo por delante y me lo pongo como tarea de aprendizaje. No sé si lo conseguiré, pero he comprobado que hay personas que logran desaparecer y hacerse invisibles en los momentos cumbre y eso las hace ser seres súper buenos y poco conflictivos que todo el mundo adora. ¿Que no dices ni haces nada? Todo el mundo te adora. ¿Que a todo dices que sí, aunque luego hagas lo que te de la gana? Todo  el mundo te adora. ¿Que pones cara de compungida cuando hay un conflicto y no intervienes en ningún momento? Todo el mundo te adora. 

Ya estoy bostezando de pensar lo aburrida que va a ser mi vida a partir de ahora. Tendré que llevar un diario secreto con mis cabreos cotidianos. O convertirme de verdad en una persona adorable. Noto que desaparezco entre tanto buenrrollismo. Me desvanezco entre azúcares y almíbares. Me abriré un nuevo blog que se llame Sweetie Mother y os aburriré con largos post sobre las sonrisas y el optimismo. Y en los #VDLN solo pondré canciones de los 40 o de cantautores antiguos para que la gente no diga que voy de lista. Hasta nunca mundo cruel. 

6 Responses

  1. Tengo un defecto y es que me cabreo muy rápido antes cosas que me molestan y me parecen ofensivas y aunque trato con todas mis fuerzas de aguantarme, tarde o temprano, me defiendo y claro, se lía y encima se vuelve la tortilla en mi contra y acabo como la desequilibriada que siempre la lía.
    Me encantaría poder cambiar eso pero creo que va en mi carácter y que mucho esfuerzo tendría que hacer para “corregirlo”
    Si te aburres ya sabes donde está el jaleo.

  2. Jajajajaja eres genial. Pero ahora digo yo, si la otra persona te importa tres pimientos y lo que diga o haga no te afecta, entonces perfecto porque no habrá enfado por mucho que haga. Pero si la otra persona te importa o en cambio si te afecta lo que diga o haga y encima ponemos dientes y guardamos enfado…. Habrá un momento que la bomba haga plas!! Y entonces digo yo que será todo peor no? Lo complicado será que digan o hagan quien sea no nos llegue a afectar. No sé si me entiendes…

    1. Si te siemtas y esperas verás cómo tu no-enfado les desarma. Se les caerán todos los palos del sombrajo y entonces las cosas empezarán a cambiar. Yo voy a probar, ya os contaré.

  3. Uf me has descrito,,,pero una parte de mi sigue pensando ,porque tengo que volverme como ellos y hacer como sino pasase nada?. En fin me queda mucho para llegar a llevarlo a la práctica, me pueden demasiado las emociones..

    1. Bueno, no es hacer como si no pasase nada, es conseguir que no te invada el enfado para dejar paso a otros desenlaces. Yo quiero que me defienda alguien. Si siempre me defiendo yo, eso no es posible.

Deja un comentario