Reforzando conocimientos

stop_sign_pageLa escuela nos recomienda los deberes como una estrategia infalible para: 

A) Reforzar e interiorizar conocimientos

B) Fomentar el esfuerzo y la capacidad de sufrimiento trabajo en los niños y niñas

Por eso, las maestras y maestros diseñan cuidadosamente las tareas que las niñas y los niños tienen que realizar en su casa, después de haber pasado 5 horas trabajando en el colegio. Y estas tareas contienen la esencia del conocimiento que se va a reforzar. Por ejemplo, en esta tarea se refuerza el don de la adivinación: 

buñuelos

 

Niño: “Mamá, ¿qué tengo que hacer en este ejercicio?”

Mamá: Vamos a leer los deseos

Niño: Ya los he leído

Mamá: Vamos a ver…

Leo el texto, miro la ilustración, vuelvo a leer el texto. Solo puede ser el deseo de que llueven buñuelos con nata… Ahora toca elegir la ilustración. 

Mamá: ¡¡Father!! ¿sabes cómo son los buñuelos con nata?

Los tres miramos las ilustraciones a y b muy atentos. 

Mamá: Hijo, pon la a, a ver qué pasa. 

Pero los contenidos van creciendo en complejidad cuando abordamos las matemáticas. La adivinación aquí se convierte en una labor de razonamiento complejo ligado a la intuición sobre las intenciones de la persona que diseñó el ejercicio. Aquí tenemos otra joya como ejemplo: 

Lápices

Está claro que no podemos saber cuánto cuesta cada paquete de lápices: no hay ningún número en ninguna parte. Así que ahora tenemos que discernir a qué caja se refiere el enunciado (si la caja grande marrón o a cada paquete de lápices) y si el paquete de ejemplo, en el que se pueden contar los lápices que contiene, cuenta o no cuenta en el cómputo de lápices comprables. Después de media hora de Whasapps, las madres y padres del grupo acordamos dar una respuesta conjunta: valen todos los lápices. Elegimos la última pregunta.

Pero sin duda, mis ejercicios preferidos eran los del cuaderno de ortografía que mi hijo tenía que rellenar en 2º de primaria. Le planteaban retos que nunca encontraría en su vida cotidiana, ¡¡NUNCA!!

1000699_166639243518191_177676832_n

Niño: Mamá… ¿Existe el nombre “Zomasa”?

Vale… ahora explícale que eso es una T y reza para que no te siga mirando con cara de poker. 

Mañana… más. 

3 Responses

  1. Mi tarea diaria ….y pensaba yo q era muy torpe …..el consuelo q me queda q no soy la única ….en mi vida e estado tan agobiada y angustiada como este año ….escolar …

  2. Hola, los ejercicios que mencionas de matemáticas la imagen de los lapices son buenísimos para los niños, mi hijo sabía hacer las operaciones, pero le fallaba mucho aplicarlas en problemas, no sabia bien que operación debía hacer y menos si tenía que hacer dos operaciones y mira que ya iba mas avanzado ya estaba mas grande, la maestra fue la que se dio cuenta y hablo conmigo de que no era un problema de capacidad, lo que requería era realizar ejercicios de razonamiento, si estaba de acuerdo ella le daría ejercicios extra para la casa para reforzar lo visto en clase, le dije que si y empezamos, al principio le mandaron como el que pusiste y otros variados, luego me desesperaba y pensaba que la maestra la traía contra mi hijo y que pensaba que no teníamos nada que hacer que no fueran sus ejercicios, comentario que se me salió con una amiga vecina que también es maestra, ella me explico de lo bueno que estaba haciendo la maestra y los beneficios para mi hijo, que no claudicará porque iba a ver los beneficios, así lo hice, trate de estar mas al pendiente cuando no entendíamos algo me apoyaba con mi hermano, hasta hable con la maestra porque luego todo se junta, que si la tarea, los compromisos, etc. Pero la maestra siempre fue muy accesible y nos apoyo mucho, cuando acabo el ciclo escolar nos recomendó continuar, hable con el maestro del siguiente año también y nos apoyo mucho y para no hacer mas larga la historia continuamos con estos ejercicios durante lo que restaba de la primaria, después ya eran problemas, mi vecina me ayudo mucho (la maestra) para dármelos de encuerdo a su edad, cuando mi hijo entro a la secundaria yo estaba muy preocupada si le iba a ir bien en matemáticas o no, pero le fue muy bien, ahora estudia solo y mejoro mucho sus habilidades.
    Les dejo mi experiencia, yo también me jalaba del cabello a la hora de hacer tareas, pero ahora veo los frutos de ver a mis hijos que estudian por si solos y son responsables y que bueno, porque ya no podría explicarles jejeje. Saludos

    1. No te voy a negar que ese tipo de “ejercicios indefinidos” son buenos para ejercitar el pensamiento divergente. Pero la ambigüedad y la indefinición de esa tarea no tiene nada que ver con las matemáticas. Por otra parte, la casa no está para “reforzar lo visto en clase”. La casa es un espacio de desarrollo con características socioeducativas diferentes que no tiene que estar al servicio del aula. Lo que cuentas es un caso muy claro de supeditación del hogar al aula: el hogar es una prolongación de la misma y se pone al servicio de razonamiento descontextualizado que se promueve en la escuela. Pero el hogar es otra cosa. En el hogar, los aprendizajes son significativos y situados, y sacarlos de contexto elimina sus beneficios. No me cabe duda que vuestros esfuerzos en el hogar han servido para que vuestro hijo consiga mantener un nivel en el colegio. Pero es que el colegio debería ser capaz de formar a sus estudiantes sin recurrir a esa usurpación del tiempo para la familia y el ocio. Por otra parte, me estás hablando de tareas que le ponían exclusivamente a tu hijo. Yo estoy hablando de los deberes escolares: las tareas que se ponen en clase para TODAS/OS LAS/OS NIÑAS/OS del aula, independientemente de sus necesidades. Café para todas/os, vamos.

Deja un comentario