¿PARA QUÉ USAMOS EL 2.0?

internet explorer

Cuando el 2.0 llegó a mi vida lo usé, en primer lugar, para buscar a gente que hacía años que no veía. Todo empezó con el Facebook (FB). Ahora tengo en mi cuenta personal gente a la que adoro y a la que puedo leer y comentar, ver sus fotos, saber de su vida aunque llevemos años sin vernos. Es algo mágico. También tengo a gente que, aunque nunca la he visto con mis ojos, se que está en mi camino y disfruto de ellas y ellos como si les conociese físicamente. 

Llevo ya más de ocho años relacionándome por las redes. Me resistí mucho tiempo al Twitter (Tw). Mientras que el FB era como el saloncito de mi casa, el Tw era un vagón de metro lleno de gente apretujada, todas y todos hablando a la vez, cada loco con su tema, y con un nivel de agresividad no apto para cardíacos. Pero al final le encontré una utilidad: entrar en contacto con otras blogueras. Lo de los blogs ya llevaba un tiempo instalado en mi vida. Siempre me ha gustado escribir, y eso de poder publicar sin tener que pasar por procesos largos y tediosos, de manera inmediata, sin filtro y para que cualquiera que use la red pueda leerte me fascinaba. Así que Mother Killer nació con cuenta de Tw adosada. 

Ocho años de redes dan para aprender muchas cosas, aunque nunca se deja de aprender. Una de las cosas más importantes es tomar conciencia de que las cosas que publicas quedan impresas en la memoria de la gran red para siempre. Cuando publicas algo, ese algo puede llegar hasta el infinito y más allá, y hay mucha más gente de la que tú te crees que sabe lo que has escrito, con quién te relacionas, dónde estuviste la noche de tu cumpleaños y con quién te tomaste unas copas. Por eso, es importante ser impecable en el 2.0, más si cabe que en el 1.0. Esto es difícil, y no siempre tengo éxito. Pero cada vez me hago más consciente y depuro más lo que cuento de mi vida privada y de la de los míos. 

Esto desde luego no significa que no diga todo lo que necesito decir: uso el 2.0 para expresarme y cuento muchas cosas de mí misma. Cosas que no me importa que se sepan, que forman parte de mi y de mi vida. Pero por supuesto no doy TODA la información. Hay muchas cosas que quedan para mi y mi gente 1.0 y sobre las que nunca se me ocurriría escribir. Tengo penas, como todo el mundo, y grandes alegrías de las que no hablo porque no tiene sentido difundirlas. Lo que cuento, lo cuento por un motivo: dar un argumento, expresar una preocupación, plantear una duda, etc. Porque el objetivo de este blog no es difundir mi vida, sino tratar temas que me interesan y sobre los que reflexiono escribiendo. 

Por otra parte, si critico algo o a alguien no es para hacer escarnio, es para plantear un debate que me parece socialmente interesante. Criticar por criticar es tontería, pero decir que no estas de acuerdo con algo y dar argumentos es un ejercicio sano, al menos para mi. También hago post y escribo tuits celebrando la vida, pero es curioso que siempre quedan en la memoria los más críticos (y los de sexo, por supuesto y afortunadamente). 

En cuanto al Tw, para mi al menos es un espacio de esparcimiento. No lo considero un sitio en el que hablar paso a paso de lo que estoy haciendo, ni un sitio para pedir información relevante y profunda. Es un sitio para contactar, aunque últimamente una de mis cuentas se haya convertido más en un campo de batalla que otra cosa. No es un sitio para hacer amigos/as, aunque haya encontrado gente especial allí  (cosa que me parece casi milagrosa). No es un sitio para hacer tribu, aunque muchas tuiteras o tuiteros formen grupos afines que sintonizan y van al unísono en ciertos temas. Tw es un sitio tremendamente voluble, disperso y cambiante. Los 140 caracteres dan para lo que dan: transmitir un mensaje corto, certero e informativo de lo que te pasa por la cabeza. Y a mi a veces lo que me pasa por la cabeza es bastante absurdo. Quizás si dijese frente a frente lo que digo en el tuiter no caería cual bomba nuclear, pero el simbolismo que pueden encerrar 140 caracteres es inmenso y me gusta jugar con eso. Sí, me divierto en Tw, no lo puedo negar. Retuitear al @diostuitero es uno de mis placeres. Lanzar tuits al aire y ver luego las mil interpretaciones que le da la gente, otro. Es uno de mis peores vicios. 

Pero en definitiva, la forma en que usamos las redes forma parte de cómo somos y la sintonía o enemistad que forjamos a través de ellas tiene una base real. Tengo una hipótesis: la lengua escrita refleja la esencia de las personas mucho mejor que la interacción 1.0. Aunque conocer a alguien en persona es un placer sin igual, lo que escribe es la esencia descarnada de su ser. Por eso, el temido unfollow (UF) es para mi más una liberación que un castigo. Si te vas es porque ya no te aporto nada. Si me voy es porque ya no hago nada allí. Sencillo y real como la vida misma. Si me pides positividad y una eterna sonrisa, no soy tu chica. Si tienes sentido del humor y te gusta echarte unas risas, si aguantas el sarcasmo y la ironía, y no te importa que me atasque con un tema y lo agote hasta la saciedad, quizás podemos pasarlo bien en las redes. 

10 Responses

  1. Soy nuevo en el 2.0, novato, lento, ingenuo y pardillo, pero como dices, las palabras reflejan al ser que exclama y se manifiesta, al pujante ego que busca notoriedad, negocio, expresion, amigos, etc… al final siempre somos eso: buscadores… un Google…

    Hayar afinidad ubica, hayar animadversión también ubica… Ya sea 1.0 o 2.0 estamos muy perdidos Mother Keller… buscar y ubicarse se está convirtiendo en una obsesion

    1. Pero hombre de dios ¿qué haces despierto a estas horas? Pero tienes razón: estamos en la búsqueda, y eso creo que hoy en día es muy importante. Solo buscando se encuentra o te encuentran, y el 2.0 nos ha permitido encontrar a gente que nunca hubiésemos encontrado de otra forma. Bona nit.

    2. Se ve tanta crítica a todo por el sólo hecho de criticar cuando en realidad lo que se busca es la propia notoriedad. Digo, somos presa de nuestras palabras. En las redes sociales aprendí que hay mucha competencia por escalar hacia algo que no sé bien qué es o mejor dicho, no me interesa saber. Pedir ayuda por tw por algo personal, no es mi lei motiv pero allá el que lo hace

  2. Totalmente de acuerdo con lo que decís, che! No pudiste resumirlo mejor! Tardé un tiempo en descubrirlo. Por suerte, no fue tarde!
    Sos grosa, nena! BESOTES
    pd: últimamente te leo y este teléfono no me deja comentar. Estoy pero en las sombras muajajaja

    1. Es mutuo, che. Me sorprende la gente en tw. La crítica por criticar sin discutir debatir nada. La crítica no por pensar distinto si no por no poder llegar a la “cima” en la que supuestamente está el/la criticado/a. Las vías por las que se quiere escalar hasta no sé dónde son infinitas. Hay quien lo hace armando trifulcas y quienes pidiendo ayuda con golpes bajos. La verdad es que tw es esparcimiento y en el caso de los medios sirve para dar primicias con titulares. Cuando abrí el blog no tenía idea de nada. Este año aprendí muchas cosas.

  3. Para no perder la costumbre, discrepo ligeramente 😉

    Desde mi punto de vista, en el 2.0 mostramos únicamente una parte de nosotros mismos. Real pero parcial.
    Justamente por eso nos podemos permitir luchas encarnizadas y, a veces, un punto absurdas, nos protege un supuesto anonimato. Todo lo que decimos queda escrito, pero claro esa no soy yo realmente, soy sólo una parte, así que en cierta manera, soy “anónima”.

    Sí que es cierto que existe una tendencia a la notoriedad, al reconocimiento popular, pero ahí sí que estoy convencida que es gente que no tiene esa necesidad cubierta en el 1.0 y depende de esa simulación virtual. Porque no deja de ser una simulación. Nadie va a abanderar nada por una cuenta de tw o un blog, por muchas masas que mueva. El mundo 2.0 es muy rápido y no invita a la reflexión sinó a la inmediatez y así no se ganan guerras. Se hace ruido, pero no se modifica la realidad.

    Pero bueno, yo tampoco soy una bloguera al uso.
    Y voy a tw a desconectar.
    Y FCB… bueno, me va a temporadas.
    Así que tampoco deberíamos hacer mucho caso de lo que digo 😉

    1. Hola Osa,
      Evidentemente que hay gente que se ve protegida por el anonimato. No es mi caso: me lee muchísima gente que me conoce en persona y sabe quién soy, incluso mis hijxs mayores lo hacen a veces. Y quien haya estado atentx en Tw sabe mi nombre real y mi cara.
      Por otra parte, la escritura es una herramienta de reflexión y el 2.0 se puede usar como potente herramienta de transformación. Claro que depende de como se use, pero hay muchos movimientos sociales hoy en día que no serían lo mismo, incluso no serían, sin el 2.0 (el 15M, sin ir más lejos). Siempre hay morralla, como en la vida misma, pero el 2.0 tiene un potencial de transformación social que ya lo han señalado algunos sociólogos importantes. Pero no me hagas caso: quizás esto sea solo lo vea un sector determinado de la sociedad.

  4. Pues la verdad que tienes toda la razón, no se podía escribir mejor. A mi ahora me gustaría tener mas privacidad aun que tampoco es que cuente literalmente mi vida, y lo mas importante es que me lo paso bien y desconecto un poco (aunque yo si he pedido ayuda en alguna ocasión xD).

    1. Lo importante es ser consciente en todo momento de que cualquiera puede leer lo que escribes. Y mujer, no pasa nada por pedir ayuda, pero tienes que saber qué tipo de ayuda puedes recibir por el 2.0 (que no es poca). Un beso.

Deja un comentario