Para criar hay que mimar

 

Me sorprende que, después de una época en la que pareciera que se hubiera puesto de moda un modelo de crianza basado en el afecto y el respeto, haya vuelto a imponerse poco a poco un modelo de parentalidad autoritaria. En nuestro país, el primer bando estaba encabezado por las seguidoras y seguidores de Carlos González, pediatra autor de best sellers como Bésame Mucho, Mi Niño no me Come y Un Regalo para Toda la Vida. El segundo, por las de Supernanny (la psicóloga Rocío Ramos Paúl), experta que protagonizaba el conocido programa de televisión en el que acudía a casa de los niños y niñas díscolos para meterlos en vereda.

Con la publicación del libro de la periodista Eva Millet, hiperparentalidad, ha surgido una corriente de opinión según la cual las madres y los padres de hoy en día actúan con demasiado cuidado con su prole. De acuerdo con esta corriente, no hay que cuidar tanto a los niños, porque este exceso de atención hace que no desarrollen adecuadamente su autonomía y les deja indefensos ante un mundo que les pide que sean resolutivos, independientes y resistentes.

Pero ¿qué nos está pidiendo realmente esta moda reciente que nos llama “madres helicóptero” y que nos exhorta a dejar de prestar atención a los problemas de nuestros hijos e hijas? No me queda muy claro si, cuando nuestros hijos tienen un problema, debemos escucharles y prestarles apoyo o decirles con desparpajo que se busquen la vida. Antes, lo que nos echaban en cara a las familias, era que no nos preocupábamos de nuestros hijos. Esa falta de preocupación e interés era el origen de todos los males: fracaso escolar, acoso, embarazos no deseados, pérdida de las buenas costumbres, etc. Ahora, el problema es que nos preocupamos demasiado de ellos y que somos dulces como malvaviscos. Mano dura, imposición, órdenes y menos miramientos es lo que nos reclaman.

En realidad, hay mucho de ideología y poco de sabiduría en estos consejos lanzados desde el campo de la divulgación. Hay, al menos, dos paradigmas psicológicos sobre la influencia de la relación con los adultos en el desarrollo infantil, que contradicen los postulados de la hiperparentalidad.
En primer lugar, desde la teoría del apego, que fue formulada por Bowlby el siglo pasado, pero que sigue viva en la actualidad, la relación que se establece con los adultos clave en la infancia es crucial para lograr una adaptación personal y social adecuada. Los niños y niñas que tienen un apego seguro, porque han sido cuidados y atendidos por una persona a la que ellos consideran clave, son niños que han demostrado adquirir más rápidamente su autonomía y que tienen más facilidad para pedir ayuda en situaciones de peligro o estrés. Es decir, los niños y niñas que han sido atendidos y amados no se hacen blanditos y llorones, sino todo lo contrario: su desarrollo emocional es más adaptativo. Lo que hay que solucionar normalmente, desde la psicología y la psiquiatría, son los casos de aquellos niños y niñas en los que ha existido negligencia en los cuidados, no exceso de celo en el mismo, si es que podemos hablar de exceso de celo en el cuidado de un niño pequeño.

En segundo lugar, desde el estudio de los estilos parentales de crianza y su influencia en el desarrollo de la autonomía de adolescentes y jóvenes adultos, se ha demostrado que independizarse de la familia y desarrollar comportamientos autónomos y adaptados se favorece más desde estilos democráticos que desde estilos autoritarios. Dejar a los niños y niñas que participen en la toma de decisiones de la familia, así como ir cediéndoles responsabilidad para elegir su propio camino (sin retirarles nuestro apoyo) es la mejor forma de conseguir jóvenes independientes.

Por tanto, si recoges a tu hijo del suelo cuando se cae y le consuelas abrazándole y besándole, si te demoras en la puerta del cole en su primer día y le aseguras que vas a volver a por él en seguida, si le ayudas con sus dificultades en los estudios, haces de mediador o mediadora entre él y el profesorado si surge algún conflicto, no te preocupes: lo estás haciendo bien. Para que una persona sea autónoma un día debe de haber sido apoyada y ayudada cientos de veces. La autonomía nace del apoyo de tus seres queridos desde el momento en el que naces. El problema es carecer de este apoyo y no, como nos están haciendo creer, recibirlo en exceso. El problema es imponer, exigir, negar y ser inflexible. Nunca supone un problema guiar y mostrar las posibilidades para llegar con éxito al final del camino. Y, sin duda, si la tuya es una familia democrática, esa es la mejor forma de educar a tus hijos e hijas para vivir en una democracia.

Deja un comentario