Señoras, sí señoras

Imaginemos una escena. Un grupo de mujeres en pleno climaterio admiran la belleza de un hombre de 30, mientras hablan entre ellas, ríen y pasan un buen rato. La cosa no llega a más: ni le tocan el culo, ni le lanzan piropos, ni dificultan su trabajo con sus insistentes embites. Sin embargo, sufren de cierta censura, la gente las mira con sorna, hablan sobre sus ciclos menstruales y su ovulación y, finalmente, quedan como unas trasnochadas locas y poco preocupadas por su imagen social.

Ser mujer de 50 es una actividad de riesgo. Si te ríes demasiado fuerte, si hablas de sexo con demasiada codicia, si tienes ganas de aprender, si tienes competencias inusuales, si eres mejor en lo tuyo que los/as jóvenes sobradamente preparados/as, si manejas las redes sociales con soltura y gracia, si te gusta seguir vistiendo y peinándote como siempre, si estás al día, siempre habrá alguien que te recuerde que ese no es tu lugar y que intente desplazarte de un culetazo a tu zona de comportamientos esperados en una señora de 50.

La censura se siente por doquier. Es casi imposible seguir comunicándote con la peña como lo has hecho siempre, porque en cuanto el gesto se interpreta como un intento de hablar de igual a igual, de entablar una simple conversación, todo son caras de extrañeza. ¿Qué hace una señora de 50 intentando hablar conmigo como si tal cosa? ¿Se creerá que tiene 20? ¿Se creerá que sabe lo que yo sé, si la pobre no sabe ni usar el WhatsApp?

Eso es misoginia, me dicen por aquí. Pero una misoginia muy focalizada en un grupo de edad muy concreto. Existimos como grupo definido y con una función social: ser el admereir, prototipo de la ignorancia y de la estulticia. Somos las que restauramos al Ecce Homo, las que miramos por encima del hombro a las jóvenes emancipadas, las que llamamos piojosos a los chavales que llevan rastas, las que comemos chorizo y jamón a dos carrillos en las bodas de las sobrinas, las que votamos al PP y las que estamos en contra de la democracia y el amor libre.

Pero os voy a contar un secreto: con suerte, llegaréis a los 50. Os va a pasar. Y os creeréis que vosotras y vosotros (lo vuestro también tiene tela) sois diferentes, sois adalides del cambio social, sois lo más enrollado de la vida y nada os cambia, ni los prejuicios, ni la edad ni la hostia. Que no sois como vuestras madres, las pobres, que eran un poco lerdas y no sabían cómo funcionaba eso del mundo. Y de repente ZAS, un niñato os va a mirar con condescendencia y se os van a caer todos los palos del sombrajo. Pero no os preocupéis, nos tendréis aquí a las de 70 y 80 para descargar vuestras frustraciones.

El arte y la escuela

¿Arte? ¿Has dicho arte? El arte es la expresión libre de emociones, pensamientos, sentimientos, intuiciones, percepciones estéticas, emulación de situaciones imaginarias, invención de situaciones que reflejan problemas de la vida. Las pocas veces que esto se hace en la escuela, sale en los periódicos, porque debe ser muy difícil dar rienda suelta a la creatividad de niñas y niños.

En la escuela, el arte ni está ni se le espera. Comenzamos la educación infantil cumplimentando cientos de fichas, pegando palillos y lana en el papel, coloreando sin salirse de la figura, recitando de memoria poesías de autores desconocidos, etc. El corta, pega y colorea se convierte en la regla de oro de la formación “artística” en la escuela española, y de ahí pasamos al “aprende de memoria y reproduce con tonillo escolar” o el “lee esta birria de cuento adaptado y haz un resumen”.

Quiero detenerme especialmente en el tema del tonillo escolar. En la actualidad, hay muchos ejemplos de este problema, ya que YouTube está lleno de vídeos dirigidos por maestras/os en los que niñas y niños reproducen lo que les han dicho que tienen que decir. No estoy hablando de teatro, que ese es otro tema. Estoy hablando de reportajes en los que los niños y niñas presentan su colegio, por ejemplo. ¿Sabéis de qué hablo cuando digo lo del tonillo escolar? Es ese tonillo con el que hablas cuando estás reproduciendo frases de memoria. Esa cadencia, ese ritmo que comienza con cierto énfasis y tiene una duración aproximada de 12 palabras. Se me ponen los pelos de punta cada vez que lo oigo. También lo usan cuando hacen teatro, pero aquí añaden esos movimientos de las manos que alguien les ha dicho que tienen que hacer, de adentro a afuera, con las manos abiertas y los brazos primero semiflexionados y después extendidos.

Que no digo que haya que dar clases de interpretación en los colegios (o sí), pero sería importante enseñarles la diferencia entre una buena interpretación y una interpretación sobreactuada y recargada, una interpretación natural y otra recitada de memorieta. Apreciar el séptimo arte no es un tema baladí, y quizás así no tendríamos las salas de cine llenas de borregos que solo van a dar grititos y a hacerse los chulitos delante de sus novias, dejando todo perdido de palomitas y las marcas de sus pies en los asientos de delante.

¿Y qué me decís de esa obsesión de la escuela por la copia y el resumen? Los niños y niñas leen un libro maravilloso ¿y tienen que resumirlo? Esa es una actividad absolutamente artificial y restringida al entorno escolar. De los libros no se hacen resúmenes, en todo caso se hacen reseñas, un género publicable y socialmente reconocido. Escribir una reseña supone tomar una postura como lector/a sobre el libro que has leído. Supone ir más allá de la reproducción memorística de lo leído y da voz al lector. Los niños y las niñas tienen que aprender a tomar postura ante las producciones de su cultura, no a reproducirlas acríticamente.

Lo mismo ocurre con el arte pictórico: hay cientos de láminas de pintores famosos rulando por ahí para imprimir y que los niños y niñas las coloreen. Ya estamos de nuevo con las restricciones creativas. ¿Es tan difícil mostrar a los niños el arte, enseñarles a apreciarlo y darles materiales para que se expresen libremente y enseñarles a usarlos? Quizás el problema de base es que no toleramos la supuesta imperfección de sus obras, pero hemos de saber que ningún artista nació pintando las Meninas de una sentada. El arte es un proceso y las producciones son todas igualmente válidas. Lo importante del arte es la posibilidad de expresar cosas con distintos lenguajes y recursos, no acabar exponiendo en el MoMA, publicando en Anagrama o actuando en Brodway.

Dejemos de deforestar los bosques imprimiendo láminas para colorear, dejemos de torturar a las familias con esos festivales de fin de curso interminables, en los que niñas y niños hacen lo que les dice la maestra. Dejemos de imponer plantillas a sus mentes y dejémosles que se expresen y que aprecien con sus sentidos las expresiones de otras personas. Igual no llenamos los museos, pero los niños y niñas habrán andado un camino que, en la actualidad, se comienza a andar al salir del sistema.

#VDLN 140: Loca por incordiar

Bueno, ya estoy aquí otra vez. Es que he estado un poco de sequía. Todavía no estoy del todo repuesta, pero mis ganas de incordiar se van reanimando y parece que ya va habiedo alguna chispilla por aquí y por allá.

Os quería hablar de una cosilla. Yo sé que, a lo mejor, no lo vais a entender, porque no estáis en este mundillo de la Psicología en el que me muevo yo, pero voy a intentar explicarlo: no puedo con la gente que habla de las emociones como un ente separado del universo mental humano. “Hay que tener cuidado con las emociones”, “los niños son muy delicados emocionalmente hablando”, las emociones por aquí y las emociones por allá. En fin. Que el ser humano es un TODO, no van las emociones por un lado, la razón por la otra, la personalidad por arriba y los instintos por debajo. Un todo que se regula socialmente, que funciona en un entorno mediado desde el nacimiento. Y las emociones TAMBIÉN están mediadas culturalmente. No son un monstruo independiente que espera a ser desatado.

La enfermedad mental también está mediada culturalmente. Estamos locos y locas de acuerdo a los cánones que marca nuestra cultura. La locura no va más allá de lo que esperamos de nuestras locas y locos. El sentir está acotado: no se debe reír con frenesí en determinados lugares, ni llorar a moco tendido en otros. No debemos mostrar nuestro asco en presencia de las personas que nos lo producen, ni expresar nuestra ira de manera demasiado evidente. Y eso modela todo nuestro ego, nuestra forma de pensar y razonar, nuestra forma de relacionarnos y de ser en el mundo. Y todo es todo.

Esto es como dividir el conocimiento en asignaturas. Yo me pasé toda la EGB, el Bachillerato y el COU preguntándome para qué coño serviría eso de las matemáticas. Lo preguntaba una y otra vez en clase, y los maestros y profesores nunca me dieron una respuesta satisfactoria. ¿Es que ellos mismos no sabían para qué servían las putas matemáticas? Parece que no. No me parecía tan grave no saber para qué servía la filosofía. Me gustaba el parloteo de esos señores antiguos hablando sobre el mundo y sus asuntos de una manera desatada. Al menos dabas rienda suelta al intelecto. Si me hubiesen dicho que las matemáticas eran el lenguaje de Dios, me las hubiese tomado de otra manera… o hubiese enloquecido.

Bueno, todo esto venía a que estoy loca por incordiar este curso. Y por ello, os dejo esta canción. Sé que pocos lo entenderán…



Controlar esfínteres no es lo mismo que aprender a ir al servicio

El tema de la retirada del pañal es uno de los asuntos más escabrosos en la crianza. Pero lo es por el contexto en el que nuestros niños y niñas se desarrollan: una sociedad en la que su cuidado depende desde edades tempranas de personas ajenas a su familia. Si, aún así, nuestro clima permitiese ir en cueros todo el día, el problema no sería tan grave, ya que esa circunstancia disminuiría la dependencia para el mantenimiento de la higiene. Por tanto, el tema de la retirada del pañal mezcla dos asuntos importantes: 1) la maduración neurológica para el adecuado control de esfínteres (debemos tener en cuenta que no es lo mismo controlar el esfínter anal y el urinario) y 2) los condicionantes sociales sobre cuándo se debe controlar esfínteres, quién y cómo lo debe enseñar y cuáles son los protocolos sociales a seguir para ir al servicio.

La maduración neurológica para el control de esfínteres, en condiciones normales, se produce de los 18 a los 54 meses (del año y medio a los cuatro años y medio, para los/as que odien que se hable en meses). Según un estudio clásico en el se hizo un seguimiento de 671 niños y niñas en el condado de Lancashire (UK), los niños controlaron el intestino entre los 18 y los 24 meses, de la vejiga, durante el día, antes de los 4 años, y de noche, antes de los 4 años y medio. Las niñas controlaban esfínteres antes que los niños El control del intestino se conseguía antes por la noche que durante el día, mientras que pasaba lo contrario con la vejiga: el control era antes diurno que nocturno. Sin embargo, al comparar a los niños ingleses con una muestra americana, se comprobó que existían grandes variaciones en la edad de adquisición así como en la secuencia. También parecía que los niños y niñas que iban a guardería, adquirían antes el control de esfínteres, pero esta diferencia no parecía estar relacionada con las formas en las que se producía el entrenamiento, sino más bien de las expectativas que tenía el medio social sobre cuándo debería producirse este hecho. (ver Stein, Z., & Susser, M. (1967). Social factors in the development of sphincter control. Developmental Medicine & Child Neurology9(6), 692-706.)

En conclusión: todos tenemos una buena intuición de cuándo se produce la maduración neurológica y podemos pedir a los niños y niñas que empiecen a pensar en desechar su pañal. Sin embargo, además de existir diferencias individuales relacionadas con el desarrollo neurológico, existen grandes diferencias vinculadas a factores sociales y relacionales que no debemos pasar por alto. Un fallo en el control de esfínteres siempre va ligado a un entorno que no tiene recursos para atender a la persona que no controla. Que un bebé no controle esfínteres, no es un problema. El problema comienza cuando el bebé crece y entra en un centro educativo en el que no le permiten llevar pañales. Es entonces cuando empiezan los intentos de entrenamiento forzado, rodeados en algunas ocasiones de ansiedad, nerviosismo y angustia por parte de las familias, que ven que el momento se acerca y el niño todavía se hace pis encima.

Lo que antes era un suceso común y placentero en su vida, miccionar y defecar, hablando finamente, se convierte en un infierno. Y esto le suele pasar con más frecuencia a aquellos niños y niñas cuyo sistema neurológico es más inmaduro, lo cual hace que la familia se desespere más y más. La maduración neurológica sigue su curso, pero los niños dan significado a esos eventos desagradables que se suceden ante sus meadillas inocentes, y el hecho de hacer pis y caca se convierte en un problema, algo que deja de ser natural para convertirse en un suceso social cargado de contenido. Y esto es lo peor que puede pasar: que un hecho que hasta ahora era fisiológico adquiera un significado relacional y se conecte con una situación estresante. La cosa se descontrola y podemos provocar una eneuresis… o no.  Ya nos explicó Pavlov cómo las respuestas fisiológicas, como la salivación, se pueden condicionar a estímulos con los que antes no estaban relacionadas, como los pasos del investigador que lleva la comida al perro (ver Condicionamiento Clásico). Pero no preocuparse: todo pasa. Eso no dura toda la vida. Los niños acaban controlando esfínteres tarde o temprano.

Todo esto no quiere decir que no deba haber una actitud educativa en torno al control de esfínteres. No está mal que los niñas y los niños, alrededor de los 2 años, vayan sabiendo que habrá un día no muy lejano en el que tendrán que decir adiós a su pañal. Los 2 años es una buena época, en tanto en cuanto las niñas y los niños ya van adquiriendo el lenguaje y comprenden situaciones cada vez más complejas. La decisión de abandonar el pañal debe ser, en la medida de lo posible, tomada por ellos y ellas, dándoles apoyo, pistas, consejos y comprensión, mucha comprensión. . Y esa comprensión debería ser por parte no solo de la familia, sino también de la escuela. Los niños y niñas de 3 años, cuando llegan al colegio, están en proceso de desarrollo de control de esfínteres. Eso debería ser tenido en cuenta por la administración y dotar de recursos a las escuelas para que los niños y niñas no se vean sometidos a un control forzado de esfínteres que puede provocar mucho estrés innecesario y alguna que otra eneuresis.

Pediatras tuiteras

Si no teníamos bastante con la supuesta política sanitaria de la “revisión del niño sano”, ahí tenemos a la policía sanitaria de twitter. Las pediatras en la red están para aconsejarte, para reconducirte al rebaño, para que no te creas que existe eso de la autonomía sobre la salud propia y la salud de nuestros hijos e hijas. Es maravilloso que, en la época y el país en el que vivimos, podamos acudir a una persona a la que le suponemos sabiduría sobre los procesos biológicos que se producen en nuestro cuerpo que nos de consejos sobre la manera más adecuada de sanarlo. Está bien que se establezcan políticas de prevención de enfermedades y que se fomente entre la población el ejercicio y la alimentación sana, entre otras cosas. ¿Pero de verdad es necesario que haya alguien permanentemente diciéndonos cómo alimentar a nuestros hijos e hijas, cómo dormirles, cómo tratarles, qué objetos ofrecerles, etcétera?

No hace falta estudiar medicina ni enfermería, ni siquiera hacer un ciclo de puericultura, para criar a un bebé. Ni siquiera hace falta que haya cerca ninguno de estos profesionales. Empiezo a percibir vuestros aspavientos. Ya, ya sé que creéis que es, no necesario, sino imprescindible, que existan a nuestra disposición ciertos compuestos inyectables y gente que los pueda subministrar por un módico precio. Pero hoy no voy a hablar de esos compuestos que se empeñan en inocularnos a toda costa y que, si osamos poner en duda su utilidad e inocuidad, nos acosarán por tierra, red y aire. No. Ya hablan bastante de esos productos las pediatras tuiteras. De hecho, yo diría que el principal objetivo de la presencia de estas pediatras tuiteras en la red es la defensa a ultranza de estos compuestos.

Pero lo cierto es que los niños y niñas pueden crecer sanos y fuertes sin visitar al pediatra en ausencia de enfermedad y sin consultar a una o uno de ellos día sí día también. El control sobre nuestra salud y la de nuestros hijos e hijas está en nuestras manos. ¿Alguien lo duda? ¿Alguien ha creído por un momento que tengo que perdirle permiso a un pediatra para alimentar a mis hijos e hijas de una forma o de otra? ¿Alguien ha pensado alguna vez que la revisión del niño sano es obligatoria? ¿Alguien cree que para alimentarse correctamente hay que acudir a un nutricionista o que hay especialistas que saben más de la lactancia materna que las madres que han dado de mamar a sus hijas/os durante años? Pues pareciera que sí. Hablar de temas de alimentación infantil en la red se está empezando a convertir en un deporte de riesgo, sobre todo si tienes opiniones sobre nutrición diferentes a las de las pediatras tuiteras. Ellas suelen ser abanderadas de la alimentación mainstream, y enarbolan con furia los casos de niños muertos porque sus padres les alimentaban con leche de soja.

A mí la verdad es que me importa un huevo y parte del otro la opinión de las pediatras tuiteras. Cuando llevo a mi hijo al pediatra es por voluntad propia y a pedir consejo, nunca a recibir órdenes. Y agradezco mucho tener ese recurso a mi disposición, además de agradecer no necesitarlo con frecuencia. Pero las pediatras tuiteras, así como las boticarias tuiteras, me son bastante indiferentes. En primer lugar, porque no me interesan sus opiniones médicas. Si las pongo en cuestión, rara vez argumentan o me ofrecen evidencias contundentes sobre lo que están diciendo. Ignoran mis argumentos. En segundo lugar, porque sus intervenciones en la red dan la impresión de ser publicidad encubierta. Cuando se ponen a hablar de productos antipiojos todas a la vez y, casualmente, del mismo producto, suena raro ¿verdad? Así que prefiero seguir con mis métodos particulares de toda la vida, que siempre han funcionado.

En Twitter me gusta informarme, divertirme y odiar, odiar mucho, pero no recibir consejos no solicitados ni ponerme a las órdenes de sargentos no nombrados por mi regimiento. Así que, de momento, solo veo a las pediatras tuiteras cuando son retuiteadas por alguien a quien sigo. Bueno, no pasa nada, con ignorar las soflamas médicas y seguir con mi vida es suficiente.

No me toques el pelo

Seguro que os parece una frivolidad que me ponga a hablar del pelo, habiendo conflictos tan importantes en nuestro país actualmente: el referendum catalán, el Villarejo que resurge de sus cenizas, todOs ahí hablando de cosas importantes de señores importantes que tienen opiniones importantes… pero es que estoy viendo que entre nosotras, las que tocamos esos temillas absurdos, está siendo un clamor: estamos hartas de los prejuicios en las peluquerías.

Yo creía que era una cosa mía eso de que, aunque yo fuese con la idea de hacerme un corte transgresor y modernillo, siempre saliese de la peluquería con pinta de señora. A ver, que soy una señora, no nos vayamos a equivocar, pero no “esa” clase de señoras. Nunca me pongo laca ni me cardo el pelo. Bueno, sí, lo hice alguna que otra vez en los ochenta, pero eran otros tiempos. Pues eso, que, pida lo que pida, el resultado no coincide ni de lejos con mis expectativas. Un día le dije a mi peluquera: “mira, tú y yo nos conocemos desde hace tiempo, ¿verdad?, llevo viniendo años aquí. Pues la próxima vez, no vuelvo.” Y no volví. Porque, pidiese lo que pidiese, siempre acababa con ese peinadito arreglao pero informal que me daba ganas de arrancarme la cabeza nada más salir por la puerta.

A ver, ¿qué tiene de malo que yo me quiera rapar la nuca? ¿Qué tiene de malo que quiera llevar flequillo recto y melena larga? ¿Qué inconveniente hay en que no quiera un peinado tipo Victoria Beckham ni harta de vino? Pues nada, parece que pidas lo que pidas, ahí lo tienes. Y si te sales del tiesto, te hacen un desaguisado. Porque claro, los peinados deben ir con las edades, ligados a ellas de manera inamovible. No vaya a ser que salgas de la peluquería con un peinado un poco descarado para tu edad y la gente pregunte a qué peluquería vas, y se les llene el local de locas del coño.

Pues nada, el otro día, cogí las tijeras y me corté yo misma el pelo, porque sabía que, si iba a la peluquería, saldría como siempre: tirándome del pelo para que crezca rápido. Me dejé llena de trasquilones, pero por lo menos, no odio a nadie. Y me ahorré un montón de pasta. ¡Que os den! Y si me lo quiero rapar, me lo rapo. Que ya está bien, hombre, de soportar en mi pelo vuestros estereotipos.

Bueno, ya podéis seguir leyendo cosas importantes de hombres, que creo que el parlamento anda revuelto con no se qué del referendum, los votos perdidos y la madre que los parió a todos y todas. A mí, es que la verdad, me la trae todo al pairo desde hace tiempo. Total, van a hacer lo mismo que las peluqueras: lo que les venga en gana.

#VDLN 139: Pekín y el hombre del tiempo (El buen hijo)

Estas dos canciones no tendrían gran importancia si no acompañasen a la serie de Javier Calvo y Javier Ambrossi, Paquita Salas, que podéis ver en Flooxer. Ternura, humor, belleza… Paquita Salas ha sido un gran descubrimiento. Quiero más. Quiero la segunda temporada, ya. Vale que en septiembre veremos La Llamada, pero Paquita me ha llegado al corazón. Y las canciones adquieren emoción en su contexto. Os pongo dos y sigo de vacaciones.

#VDLN 138: 1999 (Love of Lesbian)

Acabásteis de un plumazo con esa vida de celuloide. 18 años aprendiendo. 18 años y dos vidas que empiezan. 18 años y dos vidas que buscan su camino. Y yo me quedo con un montón de cosas aprendidas y dos habitaciones un poco vacías, aunque llenas de vuestra infancia y vuestra adolescencia. Hemos cambiado tanto. Los tres hemos alcanzado la mayoría de edad. Ya es difícil imaginar cuando os daba de comer o cuando me dábais la mano para cruzar la calle. Ahora, a veces, me pedís que os de la mano. Me gusta daros seguridad en vuestra marcha, en vuestra aventura. Me gusta ser ese lugar seguro al que siempre volvéis.

Los nostálgicos de la nocilla arrementen contra el brócoli

No hay nada más absurdo que la nostalgia de los malos hábitos de nuestra infancia. Es verdad que éramos felices e inconscientes cuando viajábamos en la parte trasera del Seiscientos sin cinturon y durmiendo a pierna suelta. Eso no significa que ahora que tenemos hijos, queramos reproducir esos patrones que se han ido depurando con el descenso de muertes en accidentes de tráfico gracias a los sistemas de sujeción.

Lo mismo pasa con la alimentación. Antes, los refrescos de Cola, las cremas de cacao y el chocolate, la mantequilla y el chorizo eran nuestras meriendas habituales. Luego pasamos a los lácteos de distintos colores. Y las cosas no han cambiado mucho si comprobamos que las tasas de obesidad y sobrepeso infantil son altas y son consideradas un problema de salud pública. Por tanto, restarle importancia a las bondades de una dieta saludable y relacionar éstas con los "gurús de la alimentación sana" es irresponsable y absurdo.

Vivimos en una época en la que la gente tiene compulsión por la creación de etiquetas diagnósticas. En este contexto, Steven Bratman acuñó el término ortorexia  para referirse a un supuesto trastorno de la alimentación que consiste en la obsesión patológica por comer sano. Sin embargo, esto no significa que debamos calificar a todas las personas que se preocupan por su alimentación y la de sus hijos e hijas como ortoréxicas. Los alimentos procesados invaden las estanterías de nuestros supermercados, y los efectos de este tipo de comidas en nuestra salud están más que documentados. Querer cerrar los ojos a ello no debe suponer la patologización de las personas que se molestan por poner todos los días en su mesa una alimentación relativamente sana.

Nos guste o no, el azúcar refinado es muy perjudicial para nuestra salud. Y eso no lo dice un lobby que señala con el dedo a las mujeres que no dan el pecho. Lo dicen los estudios científicos, por ejemplo los que investigan la relación que pudiera haber entre el consumo de bebidas azucaradas y el TDAH. Y la causa de la bulimia y la anorexia nerviosa, trastornos alimenticios devastadores, no es la obsesión por una dieta sana, sino la presión que la sociedad aplica a nuestros jóvenes para tener un cuerpo perfecto y la distorsión de la propia imagen corporal. Precisamente, uno de los consejos que se ofrecen para prevenir estos trastornos es una adecuada educación para la salud, que incluye el saber alimentarse de una manera sana y equilibrada. Y el atracón no es la consecuencia de una dieta sana, sino de una dieta restrictiva que produce un déficit calórico. Para documentarse, se puede consultar el libro de Crispo, R., Figueroa, E., & Guelar, D. (1997). Anorexia y bulimia: lo que hay que saber. Gedisa.

Por tanto, cuando escribimos artículos de opinión como este, que son una oda nostálgica a la generación de la Nocilla, quizás deberíamos documentarnos un poco mejor y no soltar al aire ideas poco calibradas. Que cada cual se alimente como quiera, pero las familias que cuidan la alimentación de sus hijos no tienen por qué ser ridiculizadas y menospreciadas. Si ves a un niño merendando fruta, ya sé que algo se revolverá en ti y añorarás el pan con mantequilla y azúcar. Eres libre de correr a la nevera a ponerte uno, pero no quieras que todo el mundo te siga con pasión y alegría: los demás también somos libres de que eso nos parezca una guarrada.