No me toques el pelo

Seguro que os parece una frivolidad que me ponga a hablar del pelo, habiendo conflictos tan importantes en nuestro país actualmente: el referendum catalán, el Villarejo que resurge de sus cenizas, todOs ahí hablando de cosas importantes de señores importantes que tienen opiniones importantes… pero es que estoy viendo que entre nosotras, las que tocamos esos temillas absurdos, está siendo un clamor: estamos hartas de los prejuicios en las peluquerías.

Yo creía que era una cosa mía eso de que, aunque yo fuese con la idea de hacerme un corte transgresor y modernillo, siempre saliese de la peluquería con pinta de señora. A ver, que soy una señora, no nos vayamos a equivocar, pero no “esa” clase de señoras. Nunca me pongo laca ni me cardo el pelo. Bueno, sí, lo hice alguna que otra vez en los ochenta, pero eran otros tiempos. Pues eso, que, pida lo que pida, el resultado no coincide ni de lejos con mis expectativas. Un día le dije a mi peluquera: “mira, tú y yo nos conocemos desde hace tiempo, ¿verdad?, llevo viniendo años aquí. Pues la próxima vez, no vuelvo.” Y no volví. Porque, pidiese lo que pidiese, siempre acababa con ese peinadito arreglao pero informal que me daba ganas de arrancarme la cabeza nada más salir por la puerta.

A ver, ¿qué tiene de malo que yo me quiera rapar la nuca? ¿Qué tiene de malo que quiera llevar flequillo recto y melena larga? ¿Qué inconveniente hay en que no quiera un peinado tipo Victoria Beckham ni harta de vino? Pues nada, parece que pidas lo que pidas, ahí lo tienes. Y si te sales del tiesto, te hacen un desaguisado. Porque claro, los peinados deben ir con las edades, ligados a ellas de manera inamovible. No vaya a ser que salgas de la peluquería con un peinado un poco descarado para tu edad y la gente pregunte a qué peluquería vas, y se les llene el local de locas del coño.

Pues nada, el otro día, cogí las tijeras y me corté yo misma el pelo, porque sabía que, si iba a la peluquería, saldría como siempre: tirándome del pelo para que crezca rápido. Me dejé llena de trasquilones, pero por lo menos, no odio a nadie. Y me ahorré un montón de pasta. ¡Que os den! Y si me lo quiero rapar, me lo rapo. Que ya está bien, hombre, de soportar en mi pelo vuestros estereotipos.

Bueno, ya podéis seguir leyendo cosas importantes de hombres, que creo que el parlamento anda revuelto con no se qué del referendum, los votos perdidos y la madre que los parió a todos y todas. A mí, es que la verdad, me la trae todo al pairo desde hace tiempo. Total, van a hacer lo mismo que las peluqueras: lo que les venga en gana.

Deja un comentario