LAS MEDIAS TINTAS Y EL “NO SOY FEMINISTA”

images (1)Actualmente me sorprende la falta de capacidad para mojarse de lleno en los asuntos. Ahora, cualquiera que se implica al 100 por 100 en un tema es calificado/a de radical. Como si ser radical fuese algo negativo. Radical no es más que ir a la raíz del asunto. Cuando de una mala hierba se cortan solo las hojas, sigue creciendo. Pero si se arranca la raíz, adiós problema.

Pero lo cool es ser moderado. No decir las cosas, callar para no ofender, dejar pasar las mil mezquindades diarias que nos rodean para no parecer demasiado drástico, problemático, conflictivo, etc. Así que vemos a miles de descerebradas/os campando a sus anchas, y las personas moderadas escondidas en su cueva sin decir nada, no vaya a ser que les llamen radicales. Bueno, escondidas relativamente. Luego tenemos a esas aparentes moderadas que se dedican a calentar la cabeza a los que no son tan moderados/as para que hablen por ellos/as. Son esas personas que se pasan el día malmetiendo en privado pero no dan la cara en público. Un trabajo limpio donde los haya.

La moderación más absurda que veo cogiendo fuerza últimamente es la de las mujeres que se declaran “no feministas”. Si como señala la RAE, feminismo se define como una doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres, o como un movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres, solo puedo interpretar esa afirmación de dos formas: o no quieren igualdad de derechos o no saben lo que es el feminismo. Entre las mujeres que han hecho esta afirmación encontramos a Beyoncé, Kate Perry, Madonna, Lady Gaga o Björk. “No soy feminista pero defiendo la igualdad de la mujer”, dicen muchas. ¿Cómo se come eso? Si defiendes la igualdad de la mujer, ERES FEMINISTA. 

Bueno, o eres postfeminista, como señala Kristen Elsby. Lo que se lleva ahora es la mujer que afirma ser independiente, abierta sexualmente, con aspiraciones al éxito laboral PERO no feminista. En la mayoría de las ocasiones (no siempre) estas mujeres son esclavas de las condiciones que el sistema patriarcal impone a sus vidas: deben estar siempre bellas y dispuestas, aparentando dominar la situación, pero olvidan que las únicas cualidades por las que son juzgadas parten de los estereotipos impuestos a la mujer ligados a la belleza y a la sexualidad. 

El “no soy feminista pero…”, como señala Gemma Lienas, encierra un cerrar los ojos al mundo en que vivimos, un mundo en el que existe la desigualdad de la mujer, aunque nosotras no la sintamos o no seamos conscientes de ella. Muchas veces, oímos esta frase de mujeres que dicen no ser marginadas por los hombres que las rodean. En este sentido, confunden el feminismo con la lucha CONTRA el género masculino. El feminismo lucha contra un sistema patriarcal que impone la desigualdad, y en algunas ocasiones restringe tanto la actuación y las posibilidades de hombres y mujeres. En este sentido, también hay mujeres machistas: aquellas que apoyan, consienten y nutren el sistema patriarcal. 

Las mujeres que hemos podido estudiar y labrarnos una carrera, las que hemos tenido éxito laboral y hemos adquirido competencias que van más allá de elegir bien nuestro vestuario y nuestro maquillaje, tenemos una responsabilidad: ser radicales. Nada de medias tintas: YO SOY FEMINISTA

8 Responses

  1. Gracias por escribir este post!!!! lo llevaba esperando desde hace tiempo y nadie se animaba!!!
    Yo soy feminista.
    Dicho esto, muchas mujeres y hombres confunden el feminismo con el hembrismo,es decir feminismo el contrario de machismo, vamos pensar que las mujeres son mejores que los hombres…
    También hay un movimiento social o asocial según se mire, que ve mal ser feminista, tu dices que eres ecologista y pocas personas lo verán mal, estarán mas o menos de acuerdo con tus ideas, pero cuidar el mundo en que vivimos, todos estamos de acuerdo, no? Pues promover un mundo donde no te tengas que comportar y ser juzgada según un rol predefinido y que tu no has elegido es el anticristo.
    Y para rematar la faena, están las luchas internas de las propias feministas por un quitame de ahí esas tetas y demás pequeñeces que no tienen nada que ver con la raíz del asunto.

    1. Efectivamente, el tema de las tetas y los pelos ha pasado a un primer plano, y aun siendo manifestaciones reivindicativas que tienen su razón de ser en ciertos contextos, no todas las mujeres feministas se sienten identificadas con esta forma de expresión. El feminismo es muchas cosas con un solo fin: la lucha por la igualdad de derechos y contra la opresión.

  2. Y se te ha olvidado comentar de aquellos q piensan q las feministas son todas lesbianas (q espero q lo sean) o machorras q tienen dominados a sus parejas y los manejan como títeres. Yo soy feminista, heterosexual y femenina.

  3. Impecablemente puesto. Llegué de casualidad aquí pero me alegra mucho haberlo hecho.

    Yo soy feminista, y me pesa mucho tener que aclarar todo el tiempo que feminista no es hembrista. Que no es odiar a los hombres (a mí particularmente me gustan mucho!). Que apostar por la igualdad de derechos y oportunidades no significa desconocer las diferencias entre géneros, sino que es luchar por un mundo en el que esas diferencias no sean las que determinen cómo te tratan o qué oportunidades te presenten.

    Hay tantas cosas para comentar, es un tema tan amplio que me pasaría el resto de la tarde escribiendo, pero solo te quiero decir gracias por habilitar un espacio en el que se puede decir SOY FEMINISTA y que no haya que andar dando explicaciones.

  4. El problema sea en que en muchas ocasiones decir que eres feminista se compara automáticamente a reivindicar tus derechos enseñando las tetas ( como yo he oído) o similar y hay mujeres que para alejarse de ese cliché social huyen del término “feminista”

    1. Pues craso error de asimilación de la parte con el todo. Femen no son todas las feministas, ni es obligatorio enseñar las tetas en público para serlo.

  5. “No soy feminista pero defiendo la igualdad de la mujer” ¿Y eso? Muy buen post… Me extraña de Madonna, la reina de la transgresión. ¿A qué le temen estas mujeres? O de verdad no saben qué es ser feminista. En el mundo machista, muchas veces el mensaje se deforma y entonces para cierto pacato “ser feminista es querer destruir o dominar a los varones” o “las lesbianas al poder” o “es el fin del mundo”. Me causa gracia que abramos tan poco la cabeza. Pero también es cierto que transmitir esa definición errónea de feminismo sigue beneficiando al patriarcado. No es inocente. YO SOY FEMINISTA.

    Excelente post!!!

Deja un comentario