Las cosas que yo reivindicaría #noalalomce

Después de unos añitos de reivindicaciones en defensa de la educación pública y en contra de la LOMCE, y dado que ahora que no hay mayoría absoluta, los y las políticas han decidido hacer un pacto por la educación. En este tiempo, hemos podido comprobar que en las sucesivas huelgas y movilizaciones, la clase docente ha pedido nuestra colaboración, pero sistemáticamente se han obviado nuestras reivindicaciones, ensalzando las suyas. Las familias hemos tenido a bien secundar estas movilizaciones, ya que a muestros hijos e hijas les beneficia una bajada de ratios y unas profesoras y profesores con más horas para preparar clases y atender tutorías. 

Pero creo que ha llegado el momento de reflexionar si nos compensa seguir apoyando las convocatorias de los sindicatos de trabajadores que no cuentan con las familias para incluir reivindicaciones pero que sistemáticamente nos llaman a apoyar las huelgas. Yo daría un BASTA y les diría que, si quieren nuestro apoyo, deben incluir nuestros puntos. Yo incluiría los siguentes:

1) Eliminación de la condición de autoridad pública de los docentes en las comunidades en las que exista esta normativa.

 En esa ley, se les otorga a los docentes la presunción de veracidad (es decir, la palabra de un docente siempre está por encima de la de un/a alumno/a o sus familiares) y se obliga a las familias a colaborar a sus órdenes, además de convertir a los centros educativos en cárceles en los que, lo que se disfraza bajo el inocente epígrafe de “normativa de convivencia” es un listado de faltas y sanciones con los que el profesorado pueden cometer abusos de poder impunemente. Es cierto que la mayoría del profesorado es sensato y no usa de esta forma la normativa, pero el problema es la potencialidad de la misma para tratar a las personas usuarias de los centros educativos como si de un ejército se tratase. Esta es la normativa de Madrid

2) Reconocimiento de la autonomía de las familias y de la autoridad de madres, padres y tutores legales. 

Quizás muchos/as piensen que incluir normativa sobre este aspecto no es necesario. Ya en el preámbulo de la LOMCE se dice lo siguiente: 

“La realidad familiar en general, y en particular en el ámbito de su relación con la educación, está experimentando profundos cambios. Son necesarios canales y hábitos que nos permitan restaurar el equilibrio y la fortaleza de las relaciones entre alumnos y alumnas, familias y escuelas. Las familias son las primeras responsables de la educación de sus hijos y por ello el sistema educativo tiene que contar con la familia y confiar en sus decisiones.”

Por tanto, queda claro que la responsabilidad de la educación de niñas, niños y jóvenes recae en las familias, y el sistema educativo debe confiar en nuestras decisiones y contar con nosotras. Sin embargo, en los últimos tiempos, desde que el debate sobre los deberes ha saltado a la palestra, pareciera que los/as docentes tienen alguna potestad para organizar nuestro tiempo libre e imponer su autoridad sobre la nuestra, la de las familias. Lo que se hace en casa es problema nuestro. No tenemos por qué organizar nuestro tiempo libre dependiendo de lo que a las maestras y los maestros se les antoje imponer para el puente, las vacaciones o el fin de semana. Por otro lado, los deberes como “café para todos/as” es un despropósito pedagógico que debe terminar e imponerse la racionalidad desde algún sitio, sin olvidar que, si las y los docentes requieren disponer de las horas no lectivas, siempre tiene que ser con el acuerdo y consenso con la familia. 

3) Recuperación del poder del Consejo Escolar y dotación de funciones decisorias al AMPA. 
La LOMCE destruyó el carácter democrático de nuestra escuela pública. Creo que es obligado exigir que el Consejo Escolar recupere su poder decisorio e incluso que lo incremente, dotando de más representatividad a las familias en el mismo y dándole funciones de gobierno que actualmente recaen en exclusiva en la dirección, como la elaboración del proyecto educativo del centro, los criterios de admisión de alumnos/as o la programación general anual. Desde la aprobación de la LOMCE en diciembre de 2013, todas las decisiones dependen, única y exclusivamente, de la dirección. Por otra parte, la elección de la directora o director debe volver a recaer en la comunidad educativa del centro y eliminar la posibilidad de que esta figura sea nombrada a dedo por la Administración. 

En cuanto a las AMPAs, creo que es necesario recuperar el espíritu con el que nacieron. El AMPA debería tener poder decisorio sobre el comedor escolar y la calidad de lo que allí se oferta, tener un espacio reconocido dentro del centro en el que poder reunirse y guardar sus materiales y ser consultada en todos los temas que atañen a la vida en el centro y que compromenten el bienestar de los y las alumnas. 

4) Obligación de los docentes de usar prácticas docentes y metodología basada en la evidencia.
Sé que este es uno de los puntos más controvertidos, pero creo que ya es hora que en este país, la gente que se dedica a la educación comience de forma masiva, y no marginal, a reflexionar sobre sus prácticas profesionales. La prescripción de usar prácticas basadas en la evidencia (PBE) se introdujo en la legislación educativa de EEUU, con IDEA (Individual with Disabilities Education Act, 2004) y con ESSA (Every Student Succeeds Act, 2015) y aunque la forma en que este precepto se ha llevado a la práctica en EEUU es muy criticable, aporta una mentalidad profesional sobre la educación en la que ya no todo vale. Es una pena que toda la cantidad de investigación educativa, tanto básica como aplicada, quede en papel mojado porque el cuerpo docente no siente la necesidad de acudir a ella para programar sus prácticas. También en los últimos años, en Europa, se ha creado EIPPEE (Evidence Informed Policy and Practice in Education in Europe), proyecto que tiene como objetivo recopilar PBE y hacer que estas sean influyentes en las prácticas educativas y políticas dirigidas a la educación. 

Algunos sitios que se manejan para consultar prácticas educativas basadas en la evidencia son los siguientes: 

What Works ClearingHouse

Promising Practices Network

Lo importante de este planteamiento es dotar de racionalidad a las prácticas educativas. Exigir que estén basadas en teorías educativas contrastadas y no sean un cúmulo de tradiciones que se perpetúan por comodidad del profesorado e interés de las editoriales que sangran a las familias con libros de texto de dudosa calidad. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *