Las canas

mujer-pelo-largo

Tengo canas desde los 18 años y desde muy pronto me empecé a teñir. Primero por coquetería, pero después por miedo a parecer una anciana. Ahora resulta que las canas se han puesto de moda y aparecen por doquier un montón de modelos impresionantes con el pelo blanco. Atraída por su bello aspecto, tengo la tentación de dejarme el pelo blanco. Pero ¿cómo?

Mi amor, que para eso es mi amor y me quiere de cualquier forma, dice que me rape la cabeza y deje crecer el pelo. El lo hace a menudo y se deja una especie de cresta en el centro que, junto con la barba larga y canosa, le da aspecto de motero peligroso. Pero yo siempre he sido una niña modosita y acomplejada. Lo de ponerme en evidencia rapándome la cabeza no sé, no lo veo. Lo pasaría mal. Me pondría un turbante y no aguantaría las miradas de compasión de la gente. Serían unos meses larguísimos. Él me dice que es una situación graciosa, cuando haces algo radical con tu aspecto, observar las reacciones de la gente y reírse de ellas. Y seguro que tiene razón, pero mi autoestima no está tan bien amueblada como para abordar ese experimento tan radical.

Otra posibilidad sería dejar crecer el pelo sin teñirme. Ir dejando crecer esa raya blanca que aparece puntual cada dos semanas. Teniendo en cuenta que mi pelo “es” oscuro (me tiño con un 5) el contraste entre la raíz y el resto del pelo sería tremendo. La gente pensaría “mírala, pobre, lo descuidada que va. Habrá perdido la razón de forma definitiva”. Y seguramente la perdería, pues soy muy sensible a mi aspecto exterior y si tengo cara de loca y desquiciada me siento loca y desquiciada. 

La tercera posibilidad sería ir a la peluquería y pedir que hiciesen un cambio radical con transición artificial: una decoloración completa del pelo. ¿En qué condiciones quedaría mi cabeza? No tengo ni idea. Y bueno… no estoy del todo segura de que me gustase el resultado. Cuando me imagino con canas me imagino con cara de anciana. Y a ver, es que empiezo a ser algo anciana, voy camino de los 50. No sé si estoy preparada para dar ese paso tan brusco a la ancianidad. Y tampoco estoy segura de que yo, con canas, tenga ese aspecto tan cool como las modelos que salen promocionando la nueva moda. 

Bueno, al final no sé qué haré, pero intuyo que algo va a pasar. Cuando se me mete en la cabeza que tengo que cambiar algo, no pasa mucho tiempo hasta que lo consigo. Sé que el pelo es una simple excusa, que lo que quiero transformar en mí y en mi entorno es mucho más profundo. Pero hasta que lo averigüe y vaya tomando forma, me conformo con hacer locuras con mi cabeza (que no es poco).

4 Responses

  1. Animo!! seguro que encuentras la forma del cambio.

    Me alegras la mañana, jajaja, no sabía que las canas estaban de moda ¡¡guay!! Yo nunca me he teñido y también desde muy joven esta moranaza tiene un super mechón blanco nada menos que en el flequillo. Nunca me ha importado.. así que guay.

    Ya solo me queda que se pongan de moda los pelos en las piernas, mira tu. que eso no lo llevo tan bien.

    Un abrazo

  2. Pues es verdad que últimamente veo modelos con el pelo cano por doquier.. y me alegro.
    Yo decidí cuando empezaron a salir y a verse descaradamente, tooooodas reunidas rodeando mi cara, que no iba a pasar también por esa esclavitud del tinte primero mensual y luego quicenal.
    Ya me sobra con la depilación y el eterno estado de dieta o cargo de conciencia, las canas son el punto rebelde que me he marcado.
    Y ha sido contagioso, mi madre ha dejado de teñirse, se ha cortado el pelo con un corte modernito y está estupenda..
    Es evidente que tienes que valorarlo tú pero, lo mismo es una solución, un buen corte que llega el verano y dejar a la naturaleza que haga el resto..

    1. Eso estoy pensando hacer. Lo del corte de pelo radical es para mí más difícil que lo de las canas, pero cada vez me veo más cerca 😉

Deja un comentario