KILLER-PROMOCIÓN DE LA LACTANCIA MATERNA

lactancia-materna-3Vamos a dejar una cosa clara: la lactancia materna no hay que promocionarla. Somos mamíferas, es un hecho indiscutible. También somos seres inventores, y hemos inventado sucedáneos de la leche de madre que la imitan con mayor o menor éxito, pero que ni de lejos son lo mismo. Estos sucedáneos son un gran negocio y hay gente que ha hecho fortuna con ellos. Su éxito se debe a varios factores:

  En primer lugar, se ha perdido la relación entre madres, hijas, abuelas y comadres alrededor del hecho de criar. El abismo generacional, fenómeno típico de nuestra sociedad occidental, ha quebrado la transmisión de sabiduría tradicional de maternaje, despojándonos de un conocimiento esencial y de un apoyo básico para lo que supone parir y sacar adelante a un bebé en los inicios. Ahora son el pediatra y las revistas especializadas los que nos enseñan a criar a un hijo o hija. Por eso, rechazamos los consejos de otras mujeres frente a los de algunos especialistas que aseguran que nuestra teta es pura agua y nuestros/as hijos/as necesitan complementos alimenticios mucho más nutritivos que la leche de madre.

Frente a esta ideología, muchas mujeres se están comenzando a reagrupar y a regenerar este conocimiento perdido. Saludo desde aquí a la doctora Menguele, pediatra del Centro de Salud del Pueblo de Vallekas, por haberme hecho creer que un bebé podría explotar si se le dejaba enganchado a la teta toda la noche y haberme convencido de retirar la lactancia a mis mellizos por tener que ir a trabajar dos días a la semana. Señora pediatra, ustéd no tiene ni idea de lactancia, ni como madre ni como especialista. Ojalá que las mujeres se hayan dado cuenta y hayan ido dejando su consulta vacía a lo largo de los años. Es usted una desinformada, pero es médico y por eso la gente se cree lo que le cuenta. Vasusté a la mierda doctora Menguele.  

Aquí siempre suele surgir la pregunta sobre las parejas que adoptan a sus hijos e hijas. La adopción es un acto de amor que nunca pondría en cuestión y que va más allá de la forma de alimentación que se le ofrezca al bebé. No estoy en absoluto de acuerdo con las personas que ponen la lactancia materna y la crianza “de mujer” por encima del deseo de ofrecer un hogar a niños y niñas que no lo tienen. No estoy en absoluto de acuerdo con los vientres subrogados, en los que la madre alquila su útero y desaparece una vez que el bebé ha nacido, me parece una forma más de explotación de las mujeres y una falta de conciencia sobre la cantidad de niños y niñas que necesitan un hogar. 

En segundo lugar, algunas mujeres alegan que necesitan su independencia y libertad y sienten que la lactancia las convierte en esclavas de un pequeño subcionador que las reclama día y noche en busca de sus pechos. El biberón lo puede dar cualquiera, de modo que el bebé puede pasar de unos brazos a otros para ser alimentado. Esta premisa funciona solamente si la alimentación artificial va acompañada de una crianza también artificial: tomas pautadas de forma regular y un bebé que pasa de los brazos para ser alimentado a la cuna para dormir. Hay quien incluso sugiere que se les dé el biberón sin sacarles de la cuna para que no se les acostumbre a los brazos. En fin, eso puede funcionar para algunas madres, pero a mí me gusta disfrutar de mis bebés con el contacto, me gusta cogerles en brazos y no me gusta que otras personas, a no ser que sean sus padres, se hagan cargo de ellas/os. He usado biberón y he ofrecido una lactancia prolongada, y ambas maternidades son agotadoras; en ambas los bebés son demandantes y en ambas he tenido poco apoyo social. Pero la diferencia es que con la lactancia materna y el colecho, yo dormía, y con el biberón y la cuna en otro cuarto, no. Además, con la teta no hacía falta que planificase las salidas: siempre llevaba conmigo todo el alimento que necesitaba el bebé. Fue un engorro cuando empezó a comer sólido, no una liberación.  

Por último, la función sexual de los pechos gana el pulso en ocasiones a la función nutricia. Muchas mujeres se niegan a dar el pecho a sus bebés por no estropear su figura. Bueno, está claro que cada cuál es libre de usar su cuerpo para lo que quiera, no seré yo quien las juzgue. Pero personalmente, creo que después de cuatro años de lactancia, no he tenido ningún problema con mis pechos y siguen cumpliendo su función sexual tan bien o mejor que antes. Hombre, es verdad que la maternidad deja sus cicatrices, pero al final todas vamos a llegar a viejas, ¿o qué os creéis, que el cuerpo de adolescente dura toda la vida? 

Por lo tanto, no voy a promocionar la lactancia materna, ya que es la forma natural de alimentar a los bebés humanos. Quien quiera usar métodos artificiales (o los necesite) está en su perfecto derecho. Pero sí recomendaría a las y los pediatras, en los que tanto confían algunas mujeres, que no contribuyan a la desinformación. La lactancia materna es a demanda, no cada tres horas. La leche materna sigue conservando sus poderes nutritivos durante todo el tiempo que el bebé mama. No hacen falta ayuditas en condiciones normales, que son la mayoría. Los bebés no necesitan ningún otro alimento hasta los 6 meses, y a partir de entonces la alimentación que reciban es complementaria, y no sustituye a la leche materna, que se recomienda ofrecer hasta al menos los dos años (o más, si queréis). 

22 Responses

  1. Soy pro lactancia. Pero me parece que has escrito demasiados clichés anticuados. No hace justicia a todas las madres que por motivos varios no han podido dar de mamar y siguen criando a sus hijos con apego. En lo único que estoy de acuerdo es en los médicos que no ayudan en nada.
    Pro lactancia Sí, contra el bibe No. Se pierde razón.

  2. Yo si me permites te daré mi opinión. Creo que has dicho muchísimas verdades, empezando por que la lactancia materna es la forma natural de alimentar a los bebés y es la mejor opción.
    No has promocionado la lactancia materna pero has atacado la artificial, y eso tampoco me parece justo de cara a las personas como yo que no pudimos dar LM y tuvimos que irnos al bibe.
    Personalmente me alegro que cada día las leches artificiales sean mejores, porque para las que hemos ido por esta opción podemos estar más tranquilas sabiendo que le estamos dando una buena alimentación. Si alguien se hace rico a costa de esto para mi es lo de menos, con que mi bebe crezca sano me vale, y 16 meses después puedo decir que está bien hermosa.
    Ya de médicos prefiero no hablar, porque mi ginecóloga no me lo hizo pasar nada bien cuando fui a contarla que hasta aquí había llegado con el pecho… así que los hay de todos los gustos y colores.

    Dicho todo esto me parece genial que defiendas con tanto impetu la LM, es una acto precioso. Pero bueno al leerlo, con tu permiso, me parecía bien contar mi opinión aunque no fuese 100% igual que la tuya. Partiendo por supuesto de que cada caso es un mundo.

    A mí también me encanta el contacto con mi bebé, cogerla siempre que llore y acostumbrarla a tenerme cerca siempre que quiera. En eso si que soy radical y creo que debería ser la única opción 🙂

    Bss

  3. Hola de nuevo,

    Después del debate surgido anoche y la controversia surgida con este post, la verdad es que no he podido evitar entrar nuevamente y releer el contenido, dos veces más, haciendo especial hincapié en el segundo punto. Éste lo he analizado y releído varias veces más…

    Creo y estoy totalmente de acuerdo en que la información en muchos casos, y ojo, en muchos, no todos, se ha convertido en desinformación. Aunque como en todo generalizar no es oportuno, habrá de todo. Lo que ocurre es que normalmente cada uno hablamos desde nuestra experiencia.

    Por otro lado, creo que cuando habla de desapego en la lactancia artificial, quizá sea cierto, como digo arriba, que generalizar es peligroso. Pero de alguna manera es así. Claro que habrá madres que practiquen o intenten asemejar lo máximo posible el biberón a la teta, que no les dejen llorar, incluso que colechen, seguro que así es. Es más, lo afirmo. Pero tampoco creo que esté diciendo ninguna mentira, eh??también conozco casos de este tipo, del que relata más arriba. Y es más, que asocian el cambio al biberón con este cambio de crianza y con un estado de liberación. Que no debiera serlo? Pues no, no debería… Pero tampoco podemos generalizar en este sentido y vender que la lactancia artificial está ligada al apego… Hay casos en los que sí y casos en los que no. Conozco a madres que han visto en el bibe una liberación,así,tal cual, absoluta. Y creo que ese es el error. Pero ojo!! Que darse se da.

    Quizá,insisto otra vez,no deba generalizarse, pero lo que ha contado existe, aunque no sea lo general, gracias a dios.

    En el resto de puntos, estoy total y absolutamente de acuerdo, en todo.

    Quizá matizaría un punto más… En esta vida negocio es todo. Eso es cierto. Y es lícito. Lo que no lo es, es vendernos, o intentarlo, que la leche en polvo es la pera limonera… La requeteleche… Por encima de todo, como lo hizo o lo intentó al menos una conocida marca hace poco menos de un mes. Eso tampoco.

    Quiero acabar, diciendo que el respeto es la base de todas las cosas. Yo jamás he juzgado, ni juzgaré la opción que tome cualquier madre o familia, la respeto. Cada cual que elija lo que quiera. Pero sin quitarle al dios lo que es el dios.

    Las circunstancias individuales siempre están ahí, eso es obvio.

    Buen día a todas!!!

  4. Buenos días amores. Muchas gracias por vuestros comentarios. En esta entrada lo único que he relatado es mi experiencia: yo dejé de dar el pecho a mis mellis por cuestiones de trabajo a los 2 meses, pero no perdí el apego en ningún momento. Eso si, mi vecina les oía llorar y bajó a decirme que les diese el biberón en la cuna, sin cogerles, para que no se acostumbrasen a los brazos. Lloraban muchísimo y yo les tenía que turnar en los brazos si estaba sola, para mí fue una experiencia muy estresante. Se criaron con biberón hermosos y lustrosos, pero siempre me quedó la espinita de esa noche en que mi niña durmió toda la noche pegada a mi pecho como un lirón y la médica me dijo que podía haber explotado. Oye ¿dónde he hablado mal de la gente que da biberón? Yo lo he hecho. Se que hay mucho sentimiento de culpa en todo esto. Yo a la segunda me empeñé, pero que cada cual haga lo que quiera oiga. Pero es un sucedaneo, eso es así y no hay vuelta de hoja. Está guay que exista, porque en algunos casos salva al bebé de morir de inanición. Pero la naturaleza no ha petado: nuestras tetas funcionan, es solo el desconocimiento de nuestra naturaleza lo que hace que no sepamos usarlas

  5. Por cierto, me encantaría que Cris aclarara a qué se refiere con los clichés anticuados.¿se vende leche de madre en botellas ahora y yo no me enterado? ¿Han cambiado las recomendaciones de la OMS? En cuanto al negocio en torno a la lactancia materna, la diferencia con el negocio de la artificial es que comprarse una bandolera o un cojín de lactancia no es necesario, pero comprar bibes y tetinas con la leche de fórmula es necesario.

    1. Tu dices… copio y pego textual.

      Pero la diferencia es que con la lactancia materna y el colecho, yo dormía, y con el biberón y la cuna en otro cuarto no….

      Clichés anticuados.

      Por necesidad por darle el bibe se tiene que ir a otro cuarto???? Mis dos hijos no, con los dos colecho y los dos con lactancia mixta.

      Pero vamos que respeto todo incluidos tus clichés anticuados.

      Saludos cordiales!!!!

    2. Hola Cris,
      Gracias por tu aclaración. El párrafo que citas sería un cliché si dijese “todas las que dan biberón ponen a sus hijos a dormir en otra habitación”. Eso es lo que has proyectado tú en la descripción de una única experiencia: la mía. Por supuesto que hay gente que da el biberón y colecha: no eres la única. Tengo ejemplos muy cercanos. Por ejemplo mi madre, que alimentó con biberón a mi hermana pequeña y colechó con ella varios años. Me alegra saber que sigo al día en lo que a LM respecta.
      Saludos!!!

    3. Es un ejemplo de todo lo que has puesto generalizando.

      Cuando hablas en general de lo que “suelen hacer” ahora las madres etc etc (que no me voy a poner punto por punto a comentar,)marcas unos clichés. … para mi anticuados ya, del uso que se les quiere dar….

      Nena, somos mujeres y nos tenemos que apoyar que ya bastante difícil es todo como para que sigamos con historietas de la lactancia y la leche de fórmula.

      Teta muy muy bien y si no hay teta pues hija bibe que para eso está.

    4. Nena, lo que tienes que hacer es dejar de culpabilizarte y hacer lo que te de la gana sin reparos. Aquí la única anticuada eres tú: el cliché de la superbuena madre ofendida por un post que habla de LM sin motivo aparente, simplemente porque no dice “qué guay es la lactancia mixta, es lo mejor de lo mejor”. Mira, para ti es lo que ha funcionado, no le sigas dando vueltas. Y reconócelo: tan buena madre puede ser una persona que quiere mantener sus tetas erguidas como lo puedas ser tú.

    5. Yo te aseguro que no tengo ningún sentimiento de culpabilidad, tu si.

      Lo siento pero es así. Y es a lo que te expones teniendo un blog.

      Pero hay personas a las que puedes hacer daño y no es justo.

      Y no se que parte no has entendidode mis ccomentarios pero están bien claros por favor vuelve a leerlos. Te joden las criticas eh?

      Jajajaj que pases un buen día!!!!!!
      Y POR SUPUESTO BUENAS MADRES TODAS, NO SOLO TU Y TU TETA MÁGICA.

    6. Que no querida, que las tetas no son mágicas. Son lo que son: dan leche cuando tienes bebés. Las críticas están muy bien cuando están fundamentadas, pero tú solo tienes una rabieta, y lo comprendo: estás en plena borágine de crianza… ¡Y dejando comentarios en un blog! Venga, date un paseo con tus bebés y disfruta.
      Hasta siempre.

    7. Jajajajajajajajajajaja no tienes ni idea sala* pero me haces gracia.

      Que te vaya bien con tu blog.

      Teta si y si no hay teta bibe que para eso esta!

      X cierto si no sabes de lo que hablas lo mejor es callar.

  6. Buenas, Cecilia. Voy a contar un poco mi experiencia (porque soy mayor), yo di teta a mi hijo mayor hasta los 14 meses. Entendía que era lo más natural que iba a consumir en la vida, es decir sin aditivos ni conservantes, etc. nada es más natural. Sin embargo, en aquella época, y no por mi pediatra, sino por el resto de personas que te rodean, la leche maternizada estaba de moda,(ya sabéis, la publicidad de las farmacéuticas) y casi te tenías que esconder para dar el pecho. Sin embargo, con el segundo sólo le di hasta los 6 meses, porque es cierto que te ata mucho, pero no creo que el apego que se crea al dar el pecho sea diferente a cuando se utiliza el biberón, y sobre todo (y lo he pensado muchas veces), algunas madres no pueden dar el pecho por el motivos que sea, físico, trabajo, etc. que puede llegar a hacerlas sentir culpables, y no es justo. Lactancia materna SÍ, pero sin demonizar.

  7. Hola Carolina,
    El problema para mi no son los casos individuales, sino la dinámica social. Las madres hacemos lo que podemos y lo que nos dejan hacer, y seguro que la mayoría damos lo mejor de nosotras. Pero la sociedad demoniza la LM porque no concuerda con el tipo de mujer productiva economicamente ni con el tipo de crianza y educación occidentales. Hay muchas mujeres que quieren dar de mamar a sus bebés y no lo consiguen, demasiadas ¿no os parece extraño? La especie humana no hubiese salido adelante si la LM diese tantos problemas como da ahora. Es desesperante oír una y otra vez el “esque me quedé sin leche” o el “esque el bebé no quería” o “esque mi leche no le alimentaba”. Por otra parte, dar el biberón no es más fácil ni te libera tanto como dicen, si es que tienes apego con tu hijo/a. Yo he vivido las dos situaciones y no estaba más liberada en una que en la otra, lo que me hace pensar que hay grandes intereses en que optemos por la alimentación artificial, económicos, claro (no seamos ingenuas, somos un gran negocio). Por tanto, no se trata de demonizar a las mujeres (eso es absurdo) sino de recuperar nuestro poder, ahora en manos de grandes compañías. De dejar claro que para ser madres no necesitamos que un pediatra o una matrona nos digan lo que hay que hacer. La sabiduría es nuestra, lo hemos hecho durante siglos.

  8. Muy clarito todo (y me ha encantando tu saludo a la doctora Menguele). En el caso de gemelos o mellizos la desinformación, por lo que sé, es aún mayor en lo que a lactancia se refiere.
    Yo también he vivido (o estoy viviendo) la alimentación complementaria como un engorro. D come muy poco y a trozos, porque es el método que yo he elegido para él y nos va bien, pero en días de bajón el continuo cuestionamiento de la gente (mi madre, que dio biberón por mala información, entre ellas) de que el niño pasa hambre consiguen hacer mella. Menos mal que enseguida mi niño me repone mostrándome su alegría y sé que todo va bien.

    1. Hola Patricia,
      Eso es normal con la alimentación complementaria. Por eso se llama COMPLEMENTARIA. No se tienen que comer primero segundo y postre, y eso la gente no lo entiende. Vampi también se alimentó con trocitos, no probó un puré en su vida, y ahora come mejor que sus dos hermanos juntos. ¡Ánimo!

Deja un comentario