EN EL REGISTRO CIVIL

Libro de familiaSeguramente muchas de vosotras no hayáis tenido que ir al registro civil (RC) a “apuntar” a vuestras hijas e hijos a la lista de ciudadanos. Pero yo tuve que ir las dos veces. Sí, estaba en pecado. Y eso, aunque no se lea en la cara, es evidente en el RC. Los niños tienen que ser registrados en un periodo comprendido entre las 24 h. de su nacimiento hasta los 8 días. Por tanto, antes de los 8 días, recién parida, tienes que personarte allí con tu bebé y hacer la cola interminable para cumplir con tu obligación de ciudadana.

No satisfechos con hacerte esperar en salas inmundas, en las que muchas veces no puedes ni sentarte,con un montón de puntos en tu periné, o simplemente con el cansancio de un parto reciente y una lactancia inicial, algunos de los y las funcionarias del RC se permiten la gentileza de hacerte algún que otro feo.

En el primero de mis partos, cuando llegué a la mesa en la que nos atendían, ya no sentía las piernas. Al señor del registro le dio por decir que no entendía la letra del médico.

– Mireusté, no me toque las narices que llevo dos horas esperando y acabo de parir

– Pero es que esta letra no hay quién la lea

– Yo se la traduzco, no se preocupe

– Pero es que…

– PERO ES QUE QUEEEEEEÉ

Os puedo asegurar que se me hizo largo, muy largo.

La segunda vez que fui al registro no la recuerdo tan terrible. Había poca cola, no tenía puntos y estaba mucho más fuerte (había parido en casa y solo un bebé, que estaba en mis brazos tomando teta como un poseso). Pero cuál es mi sorpresa cuando una funcionaria con pinta de teresiana, con gafas de pasta y peinado a lo Lori Nelson, sale a la sala y grita “QUE PASEN LOS QUE NO ESTÁN CASADOS”

Miré a mi alrededor, y nos levantamos un grupo de gitanas y yo. Me sorprendió que a ellas no les sorprendiese que esa tipa gritase parte de nuestra vida privada para toda la sala de espera. Pero claro, deduje que estaban acostumbradas a ese procedimiento. Cuando llegué a la ventanilla, ahí estaba la gafapasta con bigote esperando.

– La próxima vez, recuerde que existe una legislación sobre la privacidad de las personas y no salga llamando a la gente por su estado civil…

– Uy hija, si son todas gitanas

– Señora, seamos gitanas o no, tenemos el mismo derecho al respeto que todo el mundo

– Uy, venga venga, lo que tu quieras… ¿y dónde ha nacido el niño?

– En su casa

La señora en cuestión puso cara WTF.

– ¡Bueno, pero luego irías al hospital a que te vieran!

– Pues no, mire, no he ido ni voy a ir al hospital, aquí tiene todos los datos.

Le entregué la hoja cumplimentada por la matrona que atendió el parto. La miraba por arriba y por abajo. Rellenó todos los datos sin rechistar mientras me miraba con disimulo por encima de las gafas.

La moraleja es, señoras y señores, que lo normal es la norma, y si te sales del tiesto lo vas a notar tarde o temprano. Pero tener que notarlo en un organismo que está creado para todas y todos los ciudadanos del país, independientemente de su estado civil, su sexo, su cultura y todas sus excepciones, es una verdadera vergüenza.

10 Responses

  1. Yo estoy casada y cuando fue mi marido le dijeron; tenéis que venir los dos…pero si casados no hace falta…no no tenéis que venir los dos. Una allí estaba 4 días después de parir….en fin, buena entrada!!! 😉

    1. ¡Pero si casados no hace falta! Jajaajaja, definitivamente, son unos inútiles y además no tienen respeto a las mujeres.

  2. Yo alucino!!!! O_o “si son gitanas” y ud imbécil y mire, funcionaria.
    Y los turnos qué eran? Las no casadas, las lesbianas, y las “gentes de bien” o cómo va? Por favor!!!
    Ahora, al preguntar pq no habías ido al hospital era para contestar “esta vez he pasado pq como la letra de los médicos no se entiende… Mire, mire qué bonita la de la matrona.
    Alucinante!

    1. Ya ves… pues hay historias MUCHO MÁS ALUCINANTES que esta, te lo aseguro. Es algo cotidiano. Con cada persona que hablo, tiene su historia en el registro civil.

    1. Desde luego. Y habilitar espacios o procedimientos diferentes para las diversas circunstancias. No todxs somos iguales.

    1. No creo que sea un problema del funcionariado, sino de la sociedad española en general. Si el registro civil fuese una empresa privada, pasaría exactamente lo mismo o sería peor.

Deja un comentario