Comemos: es el problema

Ya han pasado años desde que dejé de amamantar. Desde entonces, lejos de sentirme liberada, el trabajo para alimentar a las bocas de la familia numerosa que me he labrado ha ido en aumento. Me imagino que a las demás os pasará lo mismo. Sin embargo, aunque podemos encontrar cientos de luchas encarnizadas en internet entre las detractoras y las partidarias de la lactancia materna, no encuentro por ahí las discusiones sobre si seguir alimentando a tu prole cuando llega una determinada edad o dejarlos a su suerte (el típico “dale 20 duros y que se compre lo que quiera”).

Esta ausencia de referentes me tiene bastante confundida. Veamos: son 7 días a la semana, 2 comidas principales al día (vamos a suponer que el desayuno y la merienda son cosas que ya se saben hacer ellxs solxs), es decir, 14 sentadas en una mesa llena de alimentos que previamente han sido comprados y cocinados. Esto para una familia como la Killer (6 personas, persona arriba, persona abajo) hace un total de 84 platos a la semana que tienen que estar llenos, eso sin contar que la mayoría de las veces comemos primero y segundo.

Y me pregunto yo… ¿qué hacen tantas y tantas mujeres discutiendo sobre lactancia sí, lactancia no, la lactancia me esclaviza, la lactancia me deja las tetas caídas, la lactancia bla bla bla? A ver: la lactancia dura lo que dura. Después, al niño o a la niña hay que darle de comer. Y lo del comedor escolar, que en un momento determinado te saca de un apuro, es un sitio inhóspito en el que los niños/as comen mal y pasan horas alejados del calor de su hogar. Yo lo usé por un tiempo, pero me pasaba la vida haciendo malabarismos para dejarles el menor tiempo posible, les sacaba del colegio inmediatamente después de comer y les dejaba sólo algunos días.

Llegan al instituto y resulta que no hay comedor escolar, así que, ¿para qué vas a dejar al pequeño si tienes que dar de comer a los mayores?. De modo que tenemos 6 comensales todos los días, con una jornada laboral y una casa que no se mantiene sola. En fin, bendita lactancia, qué queréis que os diga. Y hay que buscar con lupa (que no digo yo que no los haya) los blogs en los que nos cuenten cómo se sobrelleva esto junto con una carrera profesional de “alta implicación social”.

Eso sí, encontramos entradas en las que una mujer afirma ocuparse en cuerpo y alma de sus hijos/as, prestarles toda su atención, coser dobladillos, cocinar cupcakes y postres suculentos y además ser una eminencia en su campo profesional. Es entonces cuando te planteas “algo estoy haciendo mal”. Porque mi cocina es de lo más básico (macarrones con tomate es el plato más complejo en mi repertorio), tengo una pareja que cocina mucho más que yo, mi casa está hecha un desastre (algún día subiremos las fotos prometidas al feis), nunca tengo tiempo para nada y con el trabajo hago lo justo y necesario, que es lo que me da tiempo en mi jornada laboral. Y eso no da para ser una eminencia, más bien para ir con la lengua fuera. Porque que sepáis que para tener una producción escrita adecuada (es un poner) hay que invertir muchas horas que no entran dentro de las 8 laborales de rigor. Eso o tener esclavillos que trabajen para ti.

En fin, mujeres post-lactantes trabajadoras por cuenta ajena: os animo a escribir blogs en los que nos deis los trucos que usáis para sobrellevar el día a día. Aquí he de puntualizar que también me valen los blogs escritos por hombres (ay dios mío, si los hombres hablasen) porque al menos hablo por el que tengo a mi lado (tengo claro que la mayoría no dan ni palo en casa y se sientan a ver el futbol con los pies encima de la mesa), puedo decir que algunos de ellos no se quedan cortos en eso de la doble jornada.

El otro día veía una publicación en feis de uno de esos personajes anónimos que se hacen superfamosos y tienen un montón de seguidores (no tienen que hacer comida para 6, seguro) que decía “¿Si tuvieses que elegir entre poder vivir sin comer, sin beber o sin follar, qué elegiríais?” Me sorprendió la poca cantidad de gente que dijo “sin comer“. Yo lo tenía taaaan claro.

1 Response

  1. Creo que cuando muestran ese control sobre todas las cosas, ese buen hacer profesional,esa familia perfecta,esa casa divina,…es porque cuenta con más gente para llevarlo a cabo.
    Seguro que la gente no se quedarían sin comer porque lo están viendo desde el punto de vista del placer, de las reuniones familiares o de amitades,…Si estuvieran en la parte de pensar ¿qué comida?,comprar,cocinar,recoger,fregar,…,al final ellos comen pero a ti se te quitan las ganas. Yo quitaría el comer.
    CHAO.

Deja un comentario