KILLERFEMINISMO

El club de las madres chungas

Este club surge de mano de nuestra amiga Marta, gran administradora del grupo BDD. Y es que hace falta ya. Hace falta, porque esto se está yendo de las manos. Estamos hartas de que se nos infantilice y menosprecie. Estamos hartas de que los profesores megaestrella y sus maestras esbirras en las RRSS nos traten de ignorantes, simples y catetas. Y encima lo hagan desde una presuposición profundamente clasista y machista: que las madres, las pobres, no han tenido tiempo para formarse, no saben nada de educación y navegan por las redes sociales criticando a profesionales excelsos que solo desean el bien de sus hijos e hijas. Incluso que les van a salvar de ellas a los pobres.

Uno de los casos más sangrantes es el del profesor de Enseñanza Secundaria, Pablo Gallardo Poo, que en su libro “Espabila, chaval”, nos pide que imaginemos a una madre abogada que, como no sabe biología, no deduce que el dolor de barriga de su hijo se debe a un simple virus. La pobre madre abogada lleva a su hijo al hechicero más cercano, en vez de darle, dice el profesor Poo textualmente, antibióticos. En este párrafo, incurre en varias estupideces. En primer lugar, creer que hace falta que una madre estudie biología para llevar a su hijo al pediatra. Cuando, seguramente, cualquier madre esté más informada que Poo sobre el hecho de que los virus NO se curan con antibióticos, y sin haber estudiado biología.

En hecho de que las madres (#NotAllMothers) gocemos de tan mala prensa entre los grupos de docentes se debe seguramente al imaginario social de los años 50, en el que las madres eran aquellos ángeles del hogar que horneaban los applepie que humeaban en las ventanas y preparaban el almuerzo al hijo. Ese dulce ser reía de bromas entre hombres que no entendía, cuidaba a los inteligentes machos que traían el pan a casa y nunca se preocupaba por los terribles hechos que relataban los periódicos y la radio. Ellos, que nos tienen en ese pedestal de ser bueno y tonto, de repente se encuentran con que las madres les rebaten sus argumentos, cuestionan su concepto de evaluación por competencias, les afean sus actitudes altaneras y clasistas hacia sus alumnos y las familias de sus alumnos y les piden respeto. Es entonces cuando nos convertimos en MADRES CHUNGAS.

A las madres chungas se les han acabado las manzanas para la maestra. Saben detectar una mala práxis en el entorno escolar en cuanto la ven, y además saben cuándo y cómo pedir un cambio. Saben distinguir la manida hiperprotección de su responsabilidad de velar por los derechos y el bienestar de sus hijos. Por tanto, no se dejan llevar por los sibilinos discursos que nos sitúan como histéricas que van a defender a sus maleducados vástagos. Que a veces, señor profesor, señora profesora, la maleducada es ustéd. Y a veces, nuestros hijos e hijas llegan tan bien educados de casa que no soportan que un señor al que conocen de lejos (y que les conoce de lejos) presuponga que les tiene que increpar para que espabilen.

Yo entiendo que un gremio que ha necesitado que, en algunas comunidades, les eleven a condición de autoridad pública para defenderse de las personas a las que se supone que tienen que educar tiene que estar muy falto de formación educativa. Porque si una madre abogada que no ha estudiado biología corre el riesgo de llevar a su hijo a un hechicero, un profesor que no ha estudiado, digamos, pedagogía, corre el riesgo de educar usando los lemas “la letra con sangre entra“, “la memoria y el conocimiento son lo importante” o “aquí, el que manda soy yo” mientras gritan al cielo que en la escuela se enseña y en la familia se educa.

Las madres chungas no nos callamos. Leemos, nos informamos y sabemos cuándo un libro sobre educación es una joya o una bazofia. Porque formarse, en la edad adulta, y con ciertas competencias de aprender a aprender, tan denostadas por esos profesores de la vieja escuela, es posible. Señor profesor, su pedestal no es tan elevado. Tiene que aprender a respetar a las personas que hablan de educación basándote en argumentos reales y no en falacias de autoridad. Es duro tener que argumentar con madres, con señoras, a las que tan poco conocimiento se les supone en general ¿verdad? Pero todo es acostumbrarse. Y mientras, no le vendría mal estudiar un poco de biología.

Madres que no esconden que necesitan tiempo para cuidar de sus hijos/as

Hace unos días, leía un artículo en el que una serie de hombres hablaban de su papel en la crianza de sus hijos e hijas. Siendo positivo que por fin haya hombres que se impliquen en estas tareas, el tono del artículo no terminó de gustarme. Me parecía que, lo que yo, como madre, llevo haciendo toda la vida, ellos lo estuviesen, de alguna forma, representando, como si de una obra de teatro se tratase.

Por ejemplo, yo he dejado durante muchos años de viajar por motivos de trabajo, hasta hace muy poco, que he retomado estos viajes dado que mis hijos se han hecho mayores y se pueden quedar sin problemas solos o con su padre. Cuando eran pequeños, ni se me pasaba por la cabeza “llevar a cabo dos tácticas”, como hace Javier, el primer protagonista del artículo en cuestión. Llamar “tácticas” a lo que les dices a las personas que te invitan, para que les quede claro que tienes niños que cuidar (aunque luego vayas a ir de todas formas, total, es un juego para que se hagan conscientes de que podría decir que no puedo ir porque tengo que cuidar a mis hijos) denota lo engañoso del problema. Cuando yo tenía hijos pequeños no había tácticas ni tácticas: sencillamente, no viajaba. No quería cargar a mi pareja con el peso que suponía estar solo con los niños y tener que externalizar los cuidados sometiendo a los niños a un estrés innecesario.

Pero claro, nosotras tenemos más interiorizado eso de que hay que renunciar a ciertas cosas cuando tienes prole. Si no se puede viajar, no se viaja, ya se podrá más adelante. Pero ¿qué me decís de David, el autónomo que se dedica al mundo audiovisual? Vaya, parece que lo que hace cuando lleva a su hija a trabajar es “visibilizar que tiene una hija”. Mi sensación, cuando me he tenido que llevar a alguno de mis hijos a mi trabajo ha sido de “vaya marrón”. Es un día en el que no estás al 100% ni trabajando ni cuidando. En ningún momento mi preocupación ha sido visibilizar nada (ya era bastante evidente que no tenía con quién dejar al niño ese día), sino hacer las cosas que tenía que hacer lo mejor posible sin desatender al pequeño que me acompañaba.

¿Y qué me decís de Charlie, ese freelance que no trabaja los jueves? Menos mal que su pareja está de baja, que si no, no podría ir a la oficina de 9 a 17 4 días a la semana. Yo tuve que ir a trabajar sin tener a nadie de baja en casa, y la verdad es que muchas veces lo veía como un privilegio, en comparación con mi pareja, que se iba a trabajar sin preocuparse de lo que pasaría a lo largo del día, si llamarían de la guardería porque el niño estaba malo, si fallaría la persona que venía a cuidarlo o si yo tenía trabajo extra que no podía desatender.

En cuanto a Lukasz, me he reído cuando he leído lo de que escribía en sus ratos libres para sacar algo más de dinero. ¿Ratos libres? Cuando estás criando de verdad, perdona, pero no existe tal cosa. Y lo de hacer las reuniones en casa también me ha llegado al alma, al igual que decirle a la niña que “cada cual necesita tiempo para sus cosas”. Querido Lukasz, te deseo mucha suerte con tu crianza.

Pero en fin, lo que me ha roto el alma definitivamente es que el articulista nos pregunte que cómo creemos que ha sido posible que escribiese ese artículo. Pues seguramente porque su mujer está cuidando de sus hijos, pero si fuese de otra forma, eso no deja de ser una brizna de hierba entre el prado de mujeres que escriben con los niños saltando sobre su cabeza, robando minutos mientras viajan en transporte público, pidiendo favores a familiares, vecinas o amigas o, símplemente, dejando de dormir. ¿Nos extraña que en todos los eventos profesionales importantes, veamos una mayoría de hombres en la foto? A mí en absoluto. Aunque esa foto sea la de la conciliación, por la que llevamos tanto tiempo luchando.

Vístete

Lo del tema de la vestimenta de las niñas (y los niños) y el comentario del Juez Calatayud de que las niñas se hacen fotos como putas lleva dando titulares 4 días. Lo desacertado de estas declaraciones es evidente, en alguien que se llama juez y que se supone que está ahí para impartir justicia, no para decirle a las víctimas que son las culpables de lo que les pasa. Por otra parte, seas niña o seas puta, tienes derecho a que no te violen ni te agredan sexualmente, sea cual sea tu pose en una foto o tu ropa elegida.

Dicho esto, hablemos de nuestra ropa y de nuestros cuerpos. Hablemos de las niñas y de su autoestima. Hablemos de las populares, sus ropas y su maquillaje. Hablemos de la comodidad, del tanga que se mete por la raja del culo, de esos tacones que te destrozan los pies y la columna y de las 20 fotos que nos hacemos antes de colgar la buena en Instagram. ¡Qué lacra para toda la vida, ser fea y no poder recibir cientos de likes cuando cuelgo un vídeo en musical.ly! No, señor Calatayud. El problema no es que las niñas posen como putas (que, por cierto, no sé cómo es eso de posar como una puta, igual hubiese sido más acertado “como una cantante”, “como una actriz” o “como una YouTuber). El problema es que su autoestima resida en el efecto que su imagen produce en los demás. Una niña de 10, 11, 12 años posa de acuerdo a los modelos que le ofrece su entorno como exitosos, adecuados y agradables. Y esos modelos, hoy por hoy, son mujeres despampanantes que posan haciendo morritos y con ropas que les quedan fenomenal, no intelectuales listísimas que dedican su tiempo a escribir, a leer y a pensar en vez de a ir al gym y a la peluquería.

El otro día veía una serie de esas de adolescentes, Pequeñas Mentirosas, y me preguntaba cómo conseguían ir esas niñas al instituto tan perfectamente conjuntadas, con ese maquillaje profesional y ese peinado de peluquería espectacular. Las cejas, depiladas y delineadas, el lápiz de labios cuidadosamente escogido para la ocasión y un conjunto para cada momento del día. Si esos son nuestros referentes, la vida real nos debe parecer una verdadera mierda. Y una cosa curiosa: estas series pasarían el test de Bechdel estupendamente.

No, la verdad es que cuando veo a las niñas posando en Instagram, no me preocupa (solo) lo expuestas que puedan estar a desalmados y pederastas. Me preocupa (también) la forma en que se ven a sí mismas, qué es lo que valoran en ellas, cómo interactúan con su entorno, cómo están desarrollando su identidad. Y me preocupan no solo las que posan, sino también las que no posan, ese mundo oculto de niñas que no se atreven a poner su foto en Instagram, que no bailan en público y que se creen “feas”. Esas niñas, todas las niñas, merecen otros modelos para amarse y respetarse. Merecen mujeres de verdad, con sus granos, sus gafas y su inteligencia diciéndole al mundo “porque yo lo valgo“. Y a la mierda el Juez.

Señoras, sí señoras

Imaginemos una escena. Un grupo de mujeres en pleno climaterio admiran la belleza de un hombre de 30, mientras hablan entre ellas, ríen y pasan un buen rato. La cosa no llega a más: ni le tocan el culo, ni le lanzan piropos, ni dificultan su trabajo con sus insistentes embites. Sin embargo, sufren de cierta censura, la gente las mira con sorna, hablan sobre sus ciclos menstruales y su ovulación y, finalmente, quedan como unas trasnochadas locas y poco preocupadas por su imagen social.

Ser mujer de 50 es una actividad de riesgo. Si te ríes demasiado fuerte, si hablas de sexo con demasiada codicia, si tienes ganas de aprender, si tienes competencias inusuales, si eres mejor en lo tuyo que los/as jóvenes sobradamente preparados/as, si manejas las redes sociales con soltura y gracia, si te gusta seguir vistiendo y peinándote como siempre, si estás al día, siempre habrá alguien que te recuerde que ese no es tu lugar y que intente desplazarte de un culetazo a tu zona de comportamientos esperados en una señora de 50.

La censura se siente por doquier. Es casi imposible seguir comunicándote con la peña como lo has hecho siempre, porque en cuanto el gesto se interpreta como un intento de hablar de igual a igual, de entablar una simple conversación, todo son caras de extrañeza. ¿Qué hace una señora de 50 intentando hablar conmigo como si tal cosa? ¿Se creerá que tiene 20? ¿Se creerá que sabe lo que yo sé, si la pobre no sabe ni usar el WhatsApp?

Eso es misoginia, me dicen por aquí. Pero una misoginia muy focalizada en un grupo de edad muy concreto. Existimos como grupo definido y con una función social: ser el admereir, prototipo de la ignorancia y de la estulticia. Somos las que restauramos al Ecce Homo, las que miramos por encima del hombro a las jóvenes emancipadas, las que llamamos piojosos a los chavales que llevan rastas, las que comemos chorizo y jamón a dos carrillos en las bodas de las sobrinas, las que votamos al PP y las que estamos en contra de la democracia y el amor libre.

Pero os voy a contar un secreto: con suerte, llegaréis a los 50. Os va a pasar. Y os creeréis que vosotras y vosotros (lo vuestro también tiene tela) sois diferentes, sois adalides del cambio social, sois lo más enrollado de la vida y nada os cambia, ni los prejuicios, ni la edad ni la hostia. Que no sois como vuestras madres, las pobres, que eran un poco lerdas y no sabían cómo funcionaba eso del mundo. Y de repente ZAS, un niñato os va a mirar con condescendencia y se os van a caer todos los palos del sombrajo. Pero no os preocupéis, nos tendréis aquí a las de 70 y 80 para descargar vuestras frustraciones.

No me toques el pelo

Seguro que os parece una frivolidad que me ponga a hablar del pelo, habiendo conflictos tan importantes en nuestro país actualmente: el referendum catalán, el Villarejo que resurge de sus cenizas, todOs ahí hablando de cosas importantes de señores importantes que tienen opiniones importantes… pero es que estoy viendo que entre nosotras, las que tocamos esos temillas absurdos, está siendo un clamor: estamos hartas de los prejuicios en las peluquerías.

Yo creía que era una cosa mía eso de que, aunque yo fuese con la idea de hacerme un corte transgresor y modernillo, siempre saliese de la peluquería con pinta de señora. A ver, que soy una señora, no nos vayamos a equivocar, pero no “esa” clase de señoras. Nunca me pongo laca ni me cardo el pelo. Bueno, sí, lo hice alguna que otra vez en los ochenta, pero eran otros tiempos. Pues eso, que, pida lo que pida, el resultado no coincide ni de lejos con mis expectativas. Un día le dije a mi peluquera: “mira, tú y yo nos conocemos desde hace tiempo, ¿verdad?, llevo viniendo años aquí. Pues la próxima vez, no vuelvo.” Y no volví. Porque, pidiese lo que pidiese, siempre acababa con ese peinadito arreglao pero informal que me daba ganas de arrancarme la cabeza nada más salir por la puerta.

A ver, ¿qué tiene de malo que yo me quiera rapar la nuca? ¿Qué tiene de malo que quiera llevar flequillo recto y melena larga? ¿Qué inconveniente hay en que no quiera un peinado tipo Victoria Beckham ni harta de vino? Pues nada, parece que pidas lo que pidas, ahí lo tienes. Y si te sales del tiesto, te hacen un desaguisado. Porque claro, los peinados deben ir con las edades, ligados a ellas de manera inamovible. No vaya a ser que salgas de la peluquería con un peinado un poco descarado para tu edad y la gente pregunte a qué peluquería vas, y se les llene el local de locas del coño.

Pues nada, el otro día, cogí las tijeras y me corté yo misma el pelo, porque sabía que, si iba a la peluquería, saldría como siempre: tirándome del pelo para que crezca rápido. Me dejé llena de trasquilones, pero por lo menos, no odio a nadie. Y me ahorré un montón de pasta. ¡Que os den! Y si me lo quiero rapar, me lo rapo. Que ya está bien, hombre, de soportar en mi pelo vuestros estereotipos.

Bueno, ya podéis seguir leyendo cosas importantes de hombres, que creo que el parlamento anda revuelto con no se qué del referendum, los votos perdidos y la madre que los parió a todos y todas. A mí, es que la verdad, me la trae todo al pairo desde hace tiempo. Total, van a hacer lo mismo que las peluqueras: lo que les venga en gana.

Que el altruismo no nos ciegue

Hoy, Violeta Assiego plantea en este artículo la diferencia entre vientres de alquiler y gestación subrogada, aludiendo a la supuesta necesidad de regular esos casos en los que determinadas mujeres podrían desear servir de gestantes para concebir un hijo o hija de personas que no son capaces de hacerlo con sus propios cuerpos. Estas mujeres actuarían de manera altruista, sin cobrar nada, sin agencias intermediarias y los subrogantes sólo tendrían que pagar los gastos médicos.

Me pregunto de cuántos casos estamos hablando. Me pregunto si es necesario legislar para atender los deseos de un número ínfimo de mujeres, dispuestas a pasar por un embarazo, un parto y un postparto por nada. Me pregunto si es necesario arriesgarse a que haya personas que, enmascarándose tras esta legislación, trafiquen con personas aduciendo que lo hacen de forma altruista y recibiendo bajo cuerda sumas de dinero desconocidas. Me pregunto si es necesario hacer de nuestro país un sitio en el que puedan pasar ese tipo de cosas.

Yo creo que no es necesario. Y además, creo que la polémica de la gestación subrogada está enmascarando temas realmente importantes, como son el del aumento de la infertilidad en la población española y las dificultades en los procesos de adopción. Que es verdad que la adopción no está hecha para colmar los deseos de pater/maternidad de las personas, pero es una forma hermosa de satisfacer las necesidades de niñas y niños sin familia dejándolos al cuidado de gente que desea cuidar.

La causa principal del aumento de la infertilidad es el retraso del deseo reproductivo. Del deseo o de la posibilidad. Tener hijos e hijas a los 20 años, como hacían las madres de antaño, se ha convertido en ciencia ficción. Hay otras muchas causas, pero esa es la que ha dado lugar a un aumento notable de personas que buscan ayuda para poder gestar. La edad media de la primera maternidad ha aumentado 4 años desde los años 70 (Delgado, López y Barrios, 2006). Esta situación está ligada a los cambios en la forma de vida, que no necesariamente son negativos, pero que han transformado el paisaje conceptual e ideológico ligado a la maternidad, la crianza y la familia. Por otra parte, las parejas gays también tienen deseos de cuidar sus propios hijos e hijas, algo que se ha hecho posible en sociedades como la nuestra y que considero muy positivo.

Entre todo este revuelo, quizás sería sensato hacer una reflexión sobre lo que está pasando. Cada vez que oigo hablar de gestación subrogada, no puedo evitar pensar en los hijos de Cristiano Ronaldo, Elton John o Kim Kardashian y Kanye West. Me incomoda que los bebés se estén convirtiendo en un objeto de lujo que pueden ser comprados por las grandes estrellas por altas sumas de dinero. Pero entonces surge la palabra “altruismo” y parece que mi mente debe dejar de elucubrar y centrarse en esas mujeres que quieren ser los ángeles gestantes de otras personas. Pero, sinceramente, creo que no va a haber mujeres altruistas para satisfacer tanto deseo de mater/paternidad.

Por otra parte, la adopción es un asunto delicado: no olvidemos que detrás de cada adopción hay un abandono, una muerte, una situación de pobreza, etc. Lo deseable sería que no hubiese niños y niñas en adopción, y si existe esta fórmula jurídica, es en beneficio de los niños y niñas. En este sentido, las altruistas son las familias adoptantes, y no podemos exigir que se agilicen las adopciones en tanto en cuanto están sujetas a procesos jurídicos que garanticen los derechos de los menores.

Sé que lo que voy a decir no va a ser muy popular, pero quizás deberíamos repensar, como sociedad, el lugar que ocupa la maternidad y la paternidad en nuestros idearios sociales. Tener hijos e hijas, cuidarlos, criarlos, es una cosa muy bella y muy seria, pero no es un derecho. Cuando la maternidad se convierte en deseo insatisfecho es demoledora, no tengo ninguna duda, pero no podemos moldear la sociedad para satisfacer este deseo. Quizás debamos aprender a sublimar los deseos de maternidad y pensar, a largo plazo, como solucionar los problemas que giran en torno a nuestra esencia como especie: la gestación, la maternidad, los cuidados de nuestros pequeños en un grupo social que ha perdido su equilibrio y debe recuperarlo de alguna forma.

Diálogo sobre el diálogo


Cuando hablamos con otras personas, discurrimos por dos vías paralelas. En ambas pueden surgir acuerdos y desacuerdos. La primera vía es la de los argumentos (el qué): planteamos nuestras razones, ejemplos, contraejemplos y demás para apoyar la postura que mantenemos. La segunda vía es la de las reglas, implícitas o explícitas, que empleamos en este intercambio. Esta segunda vía es tan importante o más que la primera. Es importante atender a la forma en que transcurre el intercambio comunicativo y cómo se establecen las reglas de estos intercambios. 

El establecimiento de reglas en los intercambios es una cuestión de poder. La forma en que conformamos nuestros intercambios comunicativos dice mucho de con quién estamos hablando y para qué. Por tanto, imponer reglas a priori es decirle al otro o la otra que la finalidad del intercambio está acotada por una de las partes. Esto, aunque tenga su origen en unas muy buenas intenciones, no es muy conveniente. 

Todo esto viene al caso de un post que puso una mujer en Facebook el otro día diciendo que iba a ser la abanderada del feminismo dialogante y planteaba un debate sobre la gestación subrogada. Sin entrar en este, sin duda, interesante debate, esta referencia al diálogo plantea la necesidad de llegar a un consenso sobre el tema. Es muy loable que la gente quiera llegar a consensos, pero de sobra sabemos que el diálogo tiene un límite, que es el de los puntos en los que uno u otro participante no tiene la menor intención de cambiar de opinión. 

Esto me recuerda a una antigua relación que mantenía esta posición dialogante en todos los intercambios que teníamos. Cuando hablábamos de temas que despertaban mi vehemencia debatiendo, me daba la razón y parafraseaba mi argumento dándole la vuelta. De este modo, era yo la que siempre quedaba en una posición inestable en el “diálogo”, porque él me había dado la razón y, aún así, yo le tenía que volver a rebatir. Esa estrategia agresivo-pasiva consiguió que dejásemos de intentarlo. No digo que mi estrategia sea mejor, pero desde luego hay una cosa que me parece esencial en un debate: la honestidad. 

En cualquier debate hay que estar dispuesta/o a cambiar de opinión o a dar la razón. Pero también hay que estarlo para detectar los puntos irreconciliables entre los debatientes. Estos puntos suelen estar relacionados con las prioridades de cada debatiente. Puedes priorizar los deseos de paternidad de ciertas personas o, por el contrario, priorizar que la capacidad de gestar es un aspecto privado de la mujer con el que no es legítimo comerciar. Cuando llegamos a ese momento en que estos puntos se enfrentan, podemos seguir dialogando, seguro. Por hablar, que no quede. 

Por otra parte, hay que definir muy bién en qué consiste eso del diálogo. Hay temas muy delicados y polémicos e los que hay personas que se sienten muy implicadas y en los que no pueden evitar emocionarse y acalorarse en el debate. Pueden ser víctimas de malos tratos, de negligencias médicas, de abusos, y cuando se habla de temas relacionados con estos aspectos sacan su parte más pasional y dolida. A estas personas ¿qué tipo de diálogo les podemos exigir? Desde luego, guardar las formas es exigible en cualquier tipo de intercambio comunicativo, pero establecer normas que destierren la emocionalidad del debate excluye del mismo a estas personas que están emocionalmente implicadas con el tema. 

Por tanto, debemos tener en cuenta que poner normas en los debates abiertos requiere de una definición muy clara de lo que se espera de las personas participantes (por ejemplo, poner normas del tipo no está permitido insultar y atacar personalmente a los demás participantes) y siempre hay que estar preparados para que haya un intercambio en el que las personas que participan no están de acuerdo. Y no pasa nada. La tolerancia al desacuerdo es una de las competencias más importantes para el diálogo. Luego está la asertividad, el ser capaz de sobrellevar este desacuerdo. Eso no todo el mundo lo consigue. 

#VDLN 128: Varias de mujeres arrastradas 


Hay un género de canción sobre mujeres arrastradas que se puso de moda en los 90. Son esas mujeres pobres y adictas, dadas a la fiesta y al desenfreno, que tienen su lado misterioso, una fuerza de seducción irresistible y una mirada atormentada. La de la foto en realidad es una niña pija al lado de esas mujeres, pero es la única foto que he encontrado en Pixabay que pudiera asemejarse de lejos a la mujer de la que hablan estas canciones. Todas las mujeres que salíamos de juerga en los 80 y 90 queríamos parecernos a ellas. Eran otros tiempos. El feminismo todavía no había llegado a nuestro subconsciente y no nos habíamos dado cuenta de lo cutre que era todo. Pero la canción de Medias Negras de Joaquin Sabina era todo un himno y soñábamos con que un cantautor nos dedicase un blues tras robarle la cartera, el ordenador y el corazón.

Pero bueno, nosotras al fin y al cabo teníamos para comer y no teníamos que vendernos para conseguir una sopa recalentada con vino tinto, pan y salchichón. La que por la noche tenía piel de hada y a plena luz del día era Cruella de Vil era una mujer hambrienta que acababa de salir de la cárcel y que pensó que acostarse con el pavo ese era lo menos malo que le podía pasar aquella noche. Al menos comió algo, no como la flaca, que dormía durante el día y por la noche se inflaba a cervezas para mantener el tipo. Y que si estaba flaca y que si me la quiero tirar y dormir a su laito. Pero lo de darle un bocata ni se le ocurrió a los de Jarabe de Palo. Hay que joderse.

Sin embargo, no os engañéis. Fue el propio Sabina el que, en el año 85, nos anticipaba el desenlace. En Princesa nos habla de su decepción y desencanto con esa chica hipie de Logroño que era una belleza y luego se echó a perder en Madrid (quién no se echa a perder en Madrid). Cuando ya el arrastre llega a niveles monumentales, nadie te ofrece bocatas de salchichón: te dan veinte duros para que te lo compres tú misma. No vale la posible amistad o el supuesto cariño de haber tenido roces previos: búscate otro perro que te ladre, princesa, que yo ya tuve lo mío.

Porque en los 80, lo suyo era vengarse con una canción de aquella pija que no nos hacía caso, que nos veía como un arrastrao de pelo largo, bastante feucho y sin ningún futuro como músico. Pero, ah, llega el éxito, suavecito, y podemos increpar a Lola, esa chica de cole de monjas que nos miraba con indiferencia pero que luego acabó en una barra americana dándolo todo por nada. Qué bien, cómo descansa el macho cuando la mujer que no le dio sus favores por nada se tiene que vender a cualquiera y ha envejecido entre botellines vacíos y colillas de ducados.

Pero en fin, ha pasado el tiempo y las cosas han cambiado. Menos mal. Las mujeres nos queremos más y sacamos el dedo a los pintas que nos ofrecen un bocata por sexo. ¿Pero qué te has creído, querido? No somos unas arrastradas aunque nos gusten los músicos y queramos llevarles las baquetas en nuestro bolso gris, si si si. Ahora somos la mujer que nos da la gana de ser… hasta que llega el tonto de turno y nos dice esto:

Las madres felices


Sí, es así, afortunadamente. Existen madres felices. Madres que están conectadas con su útero cual antena wifi. Madres que han tenido un parto gozoso, una pareja amorosa y presente, una red de apoyo rica y surtida, un sostén económico que las permite gozar de la crianza como si fuera el paraiso: las viandas siempre listas y a su alcance, ausencia de dolor tanto físico como psicológico, llenas de oxitocina y de instinto animal. 

¿Quién va a protestar por algo así? ¿No es algo de lo que alegrarse? Pues claro que sí. Es genial. 

Lo que no me parece ya tan bueno es que este estado de embriaguez y feliz maternaje se presente como algo que cualquiera puede alcanzar. Igual que se ha criticado hasta la saciedad a Samantha Villar por sus quejas públicas hacia la maternidad por generalizar y por no haberse informado antes de qué era eso de tener hijos/as, plantear que la maternidad gozosa es algo que cualquiera puede alcanzar si se informa bien y hace las cosas como diosito manda es poco respetuoso hacia la realidad de muchas personas. 

En primer lugar, para gozar de la maternidad, muchas mujeres deben renunciar a la forma de vida para la que han sido criadas y educadas desde muy pequeñas. Criar con placer es incompatible con tener éxito en el ámbito profesional, al menos el éxito al que estamos acostumbradas y a lo que llamamos éxito en una sociedad patriarcal. Es una gran renuncia que hay que asumir y para la que hay que estar preparada. Luego ya puedes decir que has sido felicísima criando a tus hijos e hijas (yo lo he sido), pero llega un momento en que se van de casa, y ahí te quedas, con todo por hacer, empezando por donde lo dejaste y teniendo que recuperar 20 años que pasaron sin darte cuenta. Así que elige: o eres felicísima criando a tus hijos o eres felicísima criando a tus obras. Y sí, puedes entonar el Aleluyah por tu oxitocina, pero la oxitocina tiene fecha de caducidad y seguimos viviendo en el mismo mundo. Es verdad: es una frivolidad querer tener éxito en el trabajo, y mucho más mamífero y elevado espiritualmente moldear tu obra y dejar unos hijos e hijas maravillosas para la posteridad. 

En segundo lugar, la situación del parto en nuestro país está lejos de cambiar. Las mujeres siguen pariendo envueltas en maltrato institucional. La culpabilización de la víctima en este tema es muy canalla. La sociedad te marca el camino para parir en los hospitales españoles, con tasas de cesárea elevadísimas y con prácticas intrusivas discapacitadoras y alienantes. De estas situaciones de indefensión en el parto derivan muchas situaciones de depresión post-parto que no permiten la vinculación adecuada con la criatura y que convierten el puerperio en un calvario. Si me encuentro en ese momento con una de esas madres felices que me dice “haberte informado” lo único que se me ocurre es escupirle a la cara, de verdad. Incluso cuando digo que mi segundo parto fue un parto gozoso en casa lo hago con mucho cuidado, porque hay mujeres que no se lo pueden permitir, ya sea económica o psicológicamente. 

Y en tercer lugar, la familia es una institución que se desmorona. Por arriba y por abajo. Cada vez contamos menos con el apoyo de nuestra familia para criar, ya sea por la distancia física o por la distancia emocional. Y el índice de separaciones y divorcios es cada vez más elevado. En este contexto, encontrar una situación en la que la pareja es sustentadora y la red social de apoyo de la madre es sólida, pues es bastante raro. Y eso no se busca: se encuentra. Culpar a la víctima en estos casos no solo es canalla, sino que además denota maldad y falta de empatía. Seas o no madre feliz. 

En definitiva: ser feliz es maravilloso, pero no puedes ir por ahí diciendo a la gente que no es feliz porque no quiere. El que tus circunstancias te hayan llevado (con mucho esfuerzo, seguramente) a la felicidad materna no quiere decir que el resto de la gente quiera o pueda seguir tu camino. Me encanta cuando la gente dice que es feliz. Pero la verdad, cuando alguien te está diciendo que es infeliz, no es el momento adecuado para decir “pues mira, yo soy felicísima, porque he hecho esto, esto y esto, no como tú que lo has hecho fatal”. ¡¡Hombre ya!! Que no se trata de que seáis unas retrógradas (retrógradas hay en todos lados). Se trata de tener la empatía donde la espalda pierde su bello nombre.