KILLEREDUCACIÓN

Vino con gaseosa


¿Qué hay más tradicional, más castizo, más de nuestra tierra, más básico que el vino con gaseosa? Así es el nuevo libro de Alberto Royo. He de decir que me he leído el libro desde la primera página hasta la última, no sin esfuerzo. Ya se sabe: la letra con sangre entra, y la verdad es que la lectura me ha costado. No porque fuese difícil, que no lo es, sino porque no estoy acostumbrada a que en un ensayo se acumulen tantas incongruencias.

Pero ya que me lo he leído, haré una reseña para las que tenéis curiosidad y no queráis pasar por la tediosa experiencia de su lectura. Que ya que te compras un libro, lo lees entero, pero no hay derecho, hombre, no hay derecho. Aclaro, para los educarcas que no lo sepan, que una reseña no es un resumen capítulo a capítulo, género escolar con el que hacen sufrir a sus alumnos, sino un comentario breve de una obra. El libro se compone de 23 capítulos y 2 epílogos que pretenden ser graciosos, pero no. Su título es algo pretencioso, “la sociedad gaseosa”, intentando emular la genial idea de Bauman y su modernidad líquida, sin conseguir más que hacer una interpretación simplista y sesgada de las complejas ideas del sociólogo y filósofo.

Y empezamos bien: ensalzando a los clásicos como el único conocimiento sólido que merece la pena. La historia de la literatura detenida en Cervantes, la filosofía detenida en Descartes, la física en Newton, y así. Y en el segundo capítulo, una reivindicación de los cuentos clásicos, con un absurdo alegato a favor de los cuentos de princesas y su inocencia y en contra de las locas feminazis que plantean que estos cuentos son machistas y malos para la educación de las niñas y los niños. Así, reivindica La Cenicienta como una historia de ascenso social y Blancanieves como una historia de amabilidad (por lo visto, Blancanieves tuvo mucha suerte de que los enanitos no la llevasen a trabajar a la mina en vez de dejarla limpiando y cocinando para ellos). En fin, que las hijas huérfanas de nobles a las que una malvada madrastra les ha robado su fortuna pueden ascender socialmente enamorando a cualquier príncipe: creo que es lo que mi hija debe aprender, sin duda.

El propio Royo demuestra a lo largo de las páginas de su libro que la sociedad es demasiado gaseosa para él y se queja de las “escuelas de magisterio”. La sociedad es demasiado cambiante para asimilarla y no se ha enterado de que tal cosa ya no existe. A partir del año 2006 comienza la regulación de Magisterio  como un grado universitario que se imparte en Facultades de Educación. Su argumento de que los maestros y maestras son de una casta inferior que los licenciados y licenciadas queda, por tanto, obsoleto: hace ya una década que eso dejó de ser así. Las diplomaturas desaparecieron del sistema universitario español y, desde entonces, todos son graduados/as. Los maestros y las maestras son especialistas y profesionales de la educación.

Pero claro, a lo largo de su libro, Alberto Royo intenta denostar algo que no conoce: las Ciencias de la Educación. En distintos capítulos alude a eso que él llama “neopedagogía”, aunque no hay ni una sola cita que ejemplifique ese concepto ni una sola referencia a un autor o autora relacionados con eso que él llama “neopedagogía”. Y ya que cita a Bauman, podría citar a Freire, Bruner, Piaget, Vygotsky, o incluso a los españoles Coll y Marchesi, que algo tuvieron que ver con la tan por él denostada LOGSE. Eso sí: cita el Jueves y al Mundo Today para apoyar sus argumentos, en vez de leer revistas científicas sobre Educación, que haberlas, haylas y muchas.

Por otra parte, la equiparación que hace Royo en su libro de lo que el llama “nueva pedagogía” con la homeopatía es muy engañosa, ya que se deduce que también equipara lo que se ha hecho “toda la vida en el aula” con la medicina alopatica cientificista, cosa muy  lejos de la realidad. La educación basada en la metáfora transmisiva o bancaria, que plantea que el conocimiento se puede ofrecer ya construido para que el aprendiz lo asimile, hace muchos años que es considerada como una estrategia pedagógica desinformada y simplista, que no tiene en cuenta cómo aprende el ser humano. Según la Psicología de la Educación, cada aprendiz reconstruye el conocimiento en una tarea de apropiación y dependiendo de sus conocimientos previos, que siempre deben ser tenidos en cuenta por el que enseña para tener éxito.  Por ello, el usar estrategias pedagógicas conscientes y elaboradas nada tiene que ver con “despreciar el conocimiento”, como lamenta Royo continuamente. Se trata de diseñar la situación educativa para que sea más propicia al aprendizaje, partiendo de lo que las ciencias de la educación saben sobre los procesos educativos.

Pero una cosa he de decir: en el libro hay una erudición musical deliciosa. Porque Royo es músico y sabe de música y se nota. Especialmente entrañable el capítulo en el que narra su experiencia en el colegio de su hijo, al que fue con su guitarra a hablar de música y a tocar. Cuenta esa experiencia poniendo de manifiesto algo que quiere negar: que es el aprendizaje significativo el que entusiasma a los pequeños por el conocimiento. Que un músico de verdad vaya a un colegio a tocar música y a entusiasmar por la música vale más que las clases de música de un trimestre.

En fin, no os recomiendo el libro, a no ser que queráis seguir la pista de la Antipedagogía, una corriente de educarcas enfadados porque les quieren cambiar la pizarra de tiza y la clase magitral por el proyector de vídeo y el trabajo en grupo y muy cabreados porque alguien les dijo que el aprendizaje deriva del placer, cosa que niegan con pasión. Se debe llorar y sufrir para aprender, según ellos. Un despropósito educativo que, afortunadamente, se va diluyendo como el gas en la escuela y los institutos españoles.

A un cirujano no le decimos cómo operar


Seguro que si frecuentáis foros de educadores habréis leído o escuchado esa frase. Es una de las que más chupitos nos aporta en el bingo docente. “A un cirujano no le decimos cómo operar“. Seguro que no, pero si los resultados de la operación son malos, pues le pediremos explicaciones. Y si ha habido negligencia o mala praxis, le denunciaremos. Eso es así: los médicos no son dioses que puedan hacer cualquier cosa. Las personas que nos ponemos en sus manos tenemos una serie de derechos, entre otros, el que los tratamientos que nos aplican estén basados en la evidencia, estar informados de dichos tratamientos y poder denegar nuestro consentimiento para que se apliquen. 

En el caso de colegios e institutos, a los que nuestras hijas e hijos están obligados a ir desde los 6 a los 16 años, debería suceder lo mismo. Las familias, que somos las primeras responsables de velar por la seguridad de los menores, tenemos la obligación de estar y el derecho de ser informadas de todo lo que acontece allí, así como de denunciar cualquier tipo de mala praxis. Desde las que atentan contra los derechos y necesidades básicas (a los niños no se les pega, no se les insulta, no se les humilla, no se les saca al recreo sin abrigo si hace frío ni se les tiene a pleno sol si hace calor, etc.) hasta las que tienen que ver con los procedimientos pedagógicos del centro (uso de procedimientos no contrastados, negligencia en la implementación de apoyos a niños y niñas con necesidades educativas especiales, contenidos y materiales obsoletos o incorrectos, etc.). Los profesionales tienen que vivir con la realidad de que muchas de las familias de sus alumnos son personas tituladas y con formación suficiente para saber cuándo las cosas se están haciendo bien y mal. Ya no vivimos en una España escásamente alfabetizada en la que las familias llevaban la manzana a la maestra para agradecerle que “desasnara” a su hijo (qué horror de palabra, se la oí un día a un educarca).

Los conocimientos sobre educación no son secretos de estado que se guardan en las Facultades y que se transmiten confidencialmente a los graduados. Ya no. Toda la población tiene acceso a un conocimiento bastante especializado si sabe buscar. No se puede ir negando el conocimiento de los demás por el hecho de no tener el título de maestro/a. No voy a negar que la experiencia es un grado, pero si admitimos esto, también hay que reconocer que las personas que mejor conocen a cada niño son sus padres/madres/hermanos, y no la maestra que le ha tocado ese curso. Somos especialistas en nuestros hijos e hijas, y la información que podemos aportar es valiosa (siempre que se crea en la educación personalizada, claro). 

Por último, solo decir que los deberes escolares no entran dentro de eso que podemos llamar “procedimientos pedagógicos”. Muchas veces, el profesorado contesta a nuestras quejas sobre los deberes escolares diciendo que no nos metamos en su trabajo, que a un médico seguro que no le decimos qué tiene que hacer. Pero mira, no. En nuestras casas, quienes decimos lo que hay que hacer somos las familias, no la maestra. Que me parece genial que por costumbre pretendáis decirnos lo que los niños tienen que hacer en casa, pero la última palabra la tenemos nosotras. Vuestra potestad no existe más allá de las aulas, para bien o para mal. No podéis regular nuestra vida por las tardes, fines de semana y vacaciones. Ese tiempo es nuestro, y hacer lo que nos venga en gana en él no supone desautorizaros, porque no tenéis autoridad sobre la vida de las familias de vuestras alumnas y vuestros alumnos. 

Argumentos a favor de los deberes

Cada vez que sale un artículo en contra de los deberes escolares, lo que más me fascinan son los comentarios. Los comentarios de los educarcas y sus rocambolescos argumentos sobre los deberes (si se pueden llamar así) son delirantes. Vamos a ver algunos de ellos, aunque no pretendo ser exhaustiva, ya que la creatividad de estos ancestrales docentes es inagotable: cualquier excusa es buena para convertir nuestras casas en un campo de trabajos forzados. 

Argumento 1. Los nenes no son funcionarios. Este argumento afirma que no se puede plantear que los nenes no hagan nada a partir de las 14 h., cuando salen de la escuela. Los funcionarios, que por lo visto son seres vagos e inútiles, se lo pueden permitir, pero los nenes tienen que aprender a vivir solos (sic.) y la misión de los padres (sic.) es enseñarles a hacerlo. 

Quien argumenta esto no se ha enterado de que hay muchas cosas que hacer en la vida además de tareas escolares y que, además, tenemos libertad para hacerlas. Que no tenemos que aprender a vivir solos, porque lo normal es vivir con otras personas, o al menos es lo sano, y que el hecho de hacer tareas escolares, de todas formas, no enseña a ser un ermitaño… o sí. A estar aislado y a tener carencia de vitamina D por no darte el sol en la cara sí que puede ayudar. 

Argumento 2. Si los niños no hacen deberes, estarán toda la tarde de extraescolares. ¡¡Si!! ¡¡De extraescolares o de lo que nos de la gana a los padres!! Eso es así. Eso es inapelable. Estarán en extraescolares, o en el parque, o jugando con la Play o la Nintendo, o leyendo, o pintando, o haciendo cualquier actividad de su elección. ¡¡Qué desfachatez!! ¿Dónde queda la autoridad y la autonomía del maestro? Pues en su aula, claro. En mi casa, la autoridad soy yo. 

Argumento 3. Los niños tienen que hacer deberes, porque tienen que reforzar el conocimiento que adquieren en el aula. Ya se sabe que, durante siglos, el ser humano ha tenido que encerrarse en su cuarto entre cuadernos, bolígrafos, lápices, sacapuntas y libros de texto para saber cada vez más. Ha sido la única forma en que el ser humano ha podido progresar: hincando codos desde los 3 a los 11 años. Nada de salir a la calle a correr, a columpiarse, a saltar a la comba, a montar en bici. Hay que hacer deberes de sol a sol para progresar como humanos y reforzar el conocimiento, que es algo así como un zapato. 

Argumento 4. Los deberes, en definitiva, son la forma en que la autoridad del maestro se manifiesta en nuestros hogares. Hemos de acatar la autoridad del maestro, porque, en caso contrario, estamos perdidos: todo el sistema se desintegrará sin poder evitarlo. Hagamos lo que nos manda el maestro, olvidemos nuestra libertad de acción, olvidémonos de la música, del deporte, del sol, de divertirnos.  Y obliguemos a nuestros hijos a hacer ejercicios del libro de texto de sol a sol para levantar el país. 

Hay muchos más argumentos, de lo mas loco y variopinto. Pero por hoy es suficiente. Basta con esta pequeña muestra para estar seguros de que los educarcas son tóxicos y están ligeramente enmohecidos. Hay que alejarse de ellos para aprender en plenitud de nuestras facultades y, además, ser felices, cosa que, hoy por hoy, no es incompatible.   

El pensamiento crítico en nuestro sistema educativo 

No, este no es un post sobre si nuestro sistema educativo fomenta o no el pensamiento crítico de los estudiantes. Es evidente que, en términos generales, no lo hace. ¿Cómo lo va a hacer, si se transmite el conocimiento como si fuese la verdad absoluta, sin posibilidades de cuestionamiento? Pero ¿quiere decir esto que nadie que esté sometido a nuestro sistema educativo (prácticamente todo el mundo) tiene pensamiento crítico? ¡No, por favor! A pesar de nuestro pésimo sistema educativo, hay gente que aprende a pensar. Podrían ser más personas, pero afortunadamente no todo el mundo se queda enganchado en la barbarie acumulativa que nos proponen en las aulas

El otro día leía por enésima vez ese estúpido argumento de, si no te han enseñado a pensar críticamente en la escuela, ¿cómo es que criticas el sistema educativo? ¿En serio que creéis que nuestra capacidad de criticar al sistema educativo viene del propio sistema educativo? Años tuvieron que pasar para darme cuenta de la escasa calidad de lo que me habían enseñado. Pura bazofia. No sabía música, ni matemáticas, ni filosofía, ni tenía nociones del método científico. Todo lo interesante que pasó en mi cabeza ocurrió FUERA del sistema educativo. 

Es una pena, pero mucha gente se queda por el camino sin encontrar su filón, aquella actividad que les llena, que se les da bien, con la que disfrutan. Hay gente que sigue pensando que aprender es sufrir y memorizar. Que siguen creyendo que hay que pasarlo mal para aprender. No, mira: aprender es placer, aunque haya esfuerzo. Te lo voy a explicar, te lo voy a dar masticadito para que lo entiendas. El esfuerzo no implica sufrimiento necesariamente. El esfuerzo que realiza un esclavo es un esfuerzo vacío. Si un niño es obligado a aprender de memoria todos los ríos, lagos, cabos, picos y cordilleras de un continente, sin  darle un sentido a ese esfuerzo, pues mira, eso es sufrimiento. Y ese aprendizaje, si se puede llamar así, es poco duradero.  Pero si ese mismo niño se esfuerza por aprender las características geográficas de un lugar que van a visitar con el colegio y por usar el mapa de ese lugar para orientarse mientras pasea por él, las cosas cambian bastante. El aprendizaje  tiene una finalidad, un fruto. El placer del aprendizaje surge en el imaginar lo que se puede hacer con esos nuevos contenidos y competencias. Y se sigue aprendiendo cuando estos contenidos se aplican a situaciones reales o se puede hacer cosas interesantes con ellos.

En definitiva, sin no consideramos que el aprendizaje nos va a deparar algún tipo de placer, aunque sea más adelante, es difícil conseguir que alguien se esfuerce. Sin una meta que valoremos, que persigamos, no hay esfuerzo. Sin motivación, es muy difícil conseguir que alguien aprenda. Esforzarse, por otra parte, no implica necesariamente sufrimiento, no exageremos.  El propio esfuerzo puede implicar placer. El buscar una solución, indagar, investigar, buscar información, leer, escribir, pensar y reflexionar conducen al aprendizaje, suponen esfuerzo y son todas actividades que pueden llegar a ser muy placenteras. Pero claro, si por aprender entendemos memorizar y lo que se suele denominar como “machacar”, evidentemente el aprendizaje está vinculado al sufrimiento y a la falta de significado, además de no ser perdurable. 

En fin, que está claro que entendemos cosas muy distintas por aprendizaje y por esfuerzo. El aprendizaje es perdurable y útil. Pobre del que no haya experimentado placer en un proceso de aprendizaje: no sabe lo que se pierde, la verdad. 

Los adolescentes también merecen respeto

Hace unas semanas, mi hijo se rompió el brazo derecho. Estaba desolado por no poder tocar la viola y por no poder estudiar física, química y matemáticas. Es un buen estudiante. No se mata a estudiar pero siempre va al día y le gusta aprender. 

La mayoría de sus profesores y profesoras le han tratado con comprensión y le han hecho adaptaciones por su discapacidad temporal. Le han dicho que se examinará cuando le quiten la escayola. Teniendo en cuenta que está en segundo de Bachillerato, es una gran faena, pues se juega la entrada en el Grado que le gusta.

Pero siempre hay excepciones, en este caso el profesor de matemáticas. Cuando mi hijo le contó lo que le había pasado y que si por favor le podía aplazar el examen, le dijo que era un vago y que aprendiese a escribir con la mano izquierda. 

He enseñado a mis hijos a no callarse ante las injusticias. Y él no se calló. Le dijo que era el único de sus estudiantes que había aprobado todos sus exámenes sin tener que ir a recuperación y con buena nota. Ante esa evidencia, el de matemáticas le llamó impertinente (es una impertinencia argumentar cuando te han insultado, debe ser) pero se debió de dar cuenta de su error y le dijo que le pondría el examen más adelante.

Los niños y jóvenes tienen que aguantar ese tipo de faltas de respeto de los adultos, ligadas a los abusos de poder, en diversas situaciones. Recuerdo cuando mandaba a comprar a mis mellizos y acudía a rescatarles cuando comprobaba que tardaban demasiado en volver con la barra de pan. Me los encontraba mirando a la dependienta con desesperación y rodeados de señoras que parecían no verles, hasta que yo daba dos voces. Entonces dejaban de ser invisibles.

Me cuenta mi hijo que en otra ocasión le cerraron la puerta del instituto en las narices, y como no la podía parar con la mano escayolada, la paró con el pie. Entonces llegó el conserje como un energúmeno a echarle la bronca y a decirle que eso no se hacía, que había que pararla con la mano. Le enseñó su escayola y le dijo que la parase con la otra, cosa harto difícil pues suponía hacer una complicada cabriola. No me imagino a nadie dirigiéndose así a una persona adulta con una escayola. Pero ellos, los y las jóvenes adolescentes y los niños y niñas deben soportar nuestros humos y malos modos, nuestros insultos y nuestras faltas de respeto sin inmutarse.

Yo os pediría que cada vez que os vayáis a dirigir a ellas/os, penséis antes si lo que vais a decir se lo diríais a una persona adulta. Seguro que os sorprendéis más de una vez.

Los educarcas, la memoria y la cultura del esfuerzo

No sé qué le ha pasado a mi generación. Cuando hemos conseguido hacernos con el mando, hemos empezado a reproducir la mala educación que nos dieron a nosotros y las mismas tonterías que tuvimos que aguantar. Ahora no nos acordamos de lo que hacíamos de jóvenes, pero nos ponemos muy serios (y serias) diciendo que la juventud de hoy en día no tiene cultura del esfuerzo. No recuerdo yo a mis compañeros y compañeras de instituto y de universidad con mucha cultura del esfuerzo, pero si vosotros lo decís, y con tanto convencimiento, será que lo sentís así. 

¿O será que todos los docentes a los que os ha dado por alabar la memoria y el esfuerzo como motores del aprendizaje erais estudiantes memorísticos compulsivos? Recuerdo que en mi época de estudiante, tenía un compañero que siempre estaba estudiando en la biblioteca. Subrayaba de color rojo los apuntes del orden de 30 veces, hasta que se los sabía de memoria. Luego sacaba un 10. Yo me leía los apuntes 3 veces a lo sumo y sacaba un 7. Con el tiempo que me quedaba, disfrutaba de la vida. Una vez le dije que si hacía falta que estudiase tanto, que si no se venía con nosotros de marcha. Me miró como si estuviese loca, como si le hubiese ofendido muchísimo. Volvió a sacar un 10, y así hasta el final de la licenciatura. Pero era un amargado y no consiguió más cosas de las que conseguí yo profesionalmente hablando más adelante. 

El memorizador compulsivo de la clase era el único que tenía esa cultura del esfuerzo con las que se llenan la boca los educocarcas de hoy en día. Y tenía éxito académico (que no vital) porque la evaluación también era memorística. Cuando le sacabas de los márgenes de los apuntes, el pobre se perdía, no sabía reflexionar sobre conceptos complejos y no quería, de ninguna manera, cuestionar el conocimiento que le venía dado. El problema del memorizador era que, cuando se enfrentaba a problemas reales, no tenía nada que memorizar. En ese momento, cuando tenía que aplicar el conocimiento, miraba a su mesa, hincaba sus codos y buscaba de manera autómata la forma de responder a la vida como si fuese un examen. Y nunca lo conseguía. 

Pocas veces encontré un/una docente que realmente me guiase en la construcción de mi conocimiento. Como mucho, me dijeron lo que tenía que pensar y lo que tenía que leer, pero no impulsaron mi reflexión ni me llevaron a redescubrir el mundo. Sé mucho de la Edad Media porque tuve una profesora de Historia que era entusiasta de esa época y adoro la Literatura porque es algo que me inculcó mi familia desde muy pequeña. Por lo demás, fracasé en matemáticas y en física porque nadie quiso o supo responderme a la pregunta de para qué servían, hasta que lo ha hecho mi hija con una explicaciones ilustradas con ejemplos que  más quisieran muchos de esos que se llenan la boca diciendo que son profesionales. Esto no es educación. En todo caso es un “mostrar” contenidos para su asimilación e incorporación acrítica a nuestro torrente de pensamiento. 

El aprendizaje se produce a partir de la APROPIACIÓN DEL CONOCIMIENTO. Esto quiere decir que si no hacemos nuestro el conocimiento, si no lo vinculamos con lo que ya sabemos y lo percibimos como funcional en nuestro día a día, no se aprende. Se puede memorizar, asimilar, retener, pero eso no es aprender. Hay profes que se desgañitan intentando convencernos de que memorizar es necesario y la base del aprendizaje. Para nada. La memoria siempre está presente. Para aprender no nos quitamos las manos, ni las piernas. Tampoco la memoria. Pero eso no quiere decir que la memoria sea la base del aprendizaje, como no lo son las sensaciones visuales que entran por nuestro nervio óptico. El aprendizaje es algo que se produce en todo el cuerpo y que nos cambia de arriba a abajo. Cambia nuestro comportamiento interno y externo. 

Pero después de todo, hay experanza. Hay una nueva generación que sabe que la forma en que les educaron en el colegio y en el instituto no es la adecuada, y van a transformar la educación. De momento son jóvenes y solo tienen acceso a herramientas como YouTube. Pero lo están haciendo muy bien. Están elaborando herramientas muy útiles para enseñar a los que vienen detrás de ellos de una forma significativa, amena y consciente. Ya, ya sé que no se puede dar una clase a base de vídeos de YouTube, pero lo que están haciendo va más allá de eso. Están adoptando una postura pedagógica elaborada en su intento de enseñar a otro/a, una postura que supera la metáfora del contenido-continente de una vez por todas, y que toma conciencia de que lo que hay que enseñar no es TODO lo que se sabe, sino una base que impulse al otro o la otra a querer seguir aprendiendo más y más. 

La única postura adecuada hoy en día en los entornos educativos es el cambio de metáfora, de prácticas docentes, de teorías epistemologicas y de actitud hacia los más jóvenes. Esperamos que los educarcas, los que pretenden que eduquemos a nuestros hijos como a marines y a nuestras hijas como institutrices, se vayan extinguiendo poco a poco y dejen paso a una nueva generación de educadores más de la segunda república que del franquismo. 

Las cosas que yo reivindicaría #noalalomce

Después de unos añitos de reivindicaciones en defensa de la educación pública y en contra de la LOMCE, y dado que ahora que no hay mayoría absoluta, los y las políticas han decidido hacer un pacto por la educación. En este tiempo, hemos podido comprobar que en las sucesivas huelgas y movilizaciones, la clase docente ha pedido nuestra colaboración, pero sistemáticamente se han obviado nuestras reivindicaciones, ensalzando las suyas. Las familias hemos tenido a bien secundar estas movilizaciones, ya que a muestros hijos e hijas les beneficia una bajada de ratios y unas profesoras y profesores con más horas para preparar clases y atender tutorías. 

Pero creo que ha llegado el momento de reflexionar si nos compensa seguir apoyando las convocatorias de los sindicatos de trabajadores que no cuentan con las familias para incluir reivindicaciones pero que sistemáticamente nos llaman a apoyar las huelgas. Yo daría un BASTA y les diría que, si quieren nuestro apoyo, deben incluir nuestros puntos. Yo incluiría los siguentes:

1) Eliminación de la condición de autoridad pública de los docentes en las comunidades en las que exista esta normativa.

 En esa ley, se les otorga a los docentes la presunción de veracidad (es decir, la palabra de un docente siempre está por encima de la de un/a alumno/a o sus familiares) y se obliga a las familias a colaborar a sus órdenes, además de convertir a los centros educativos en cárceles en los que, lo que se disfraza bajo el inocente epígrafe de “normativa de convivencia” es un listado de faltas y sanciones con los que el profesorado pueden cometer abusos de poder impunemente. Es cierto que la mayoría del profesorado es sensato y no usa de esta forma la normativa, pero el problema es la potencialidad de la misma para tratar a las personas usuarias de los centros educativos como si de un ejército se tratase. Esta es la normativa de Madrid

2) Reconocimiento de la autonomía de las familias y de la autoridad de madres, padres y tutores legales. 

Quizás muchos/as piensen que incluir normativa sobre este aspecto no es necesario. Ya en el preámbulo de la LOMCE se dice lo siguiente: 

“La realidad familiar en general, y en particular en el ámbito de su relación con la educación, está experimentando profundos cambios. Son necesarios canales y hábitos que nos permitan restaurar el equilibrio y la fortaleza de las relaciones entre alumnos y alumnas, familias y escuelas. Las familias son las primeras responsables de la educación de sus hijos y por ello el sistema educativo tiene que contar con la familia y confiar en sus decisiones.”

Por tanto, queda claro que la responsabilidad de la educación de niñas, niños y jóvenes recae en las familias, y el sistema educativo debe confiar en nuestras decisiones y contar con nosotras. Sin embargo, en los últimos tiempos, desde que el debate sobre los deberes ha saltado a la palestra, pareciera que los/as docentes tienen alguna potestad para organizar nuestro tiempo libre e imponer su autoridad sobre la nuestra, la de las familias. Lo que se hace en casa es problema nuestro. No tenemos por qué organizar nuestro tiempo libre dependiendo de lo que a las maestras y los maestros se les antoje imponer para el puente, las vacaciones o el fin de semana. Por otro lado, los deberes como “café para todos/as” es un despropósito pedagógico que debe terminar e imponerse la racionalidad desde algún sitio, sin olvidar que, si las y los docentes requieren disponer de las horas no lectivas, siempre tiene que ser con el acuerdo y consenso con la familia. 

3) Recuperación del poder del Consejo Escolar y dotación de funciones decisorias al AMPA. 
La LOMCE destruyó el carácter democrático de nuestra escuela pública. Creo que es obligado exigir que el Consejo Escolar recupere su poder decisorio e incluso que lo incremente, dotando de más representatividad a las familias en el mismo y dándole funciones de gobierno que actualmente recaen en exclusiva en la dirección, como la elaboración del proyecto educativo del centro, los criterios de admisión de alumnos/as o la programación general anual. Desde la aprobación de la LOMCE en diciembre de 2013, todas las decisiones dependen, única y exclusivamente, de la dirección. Por otra parte, la elección de la directora o director debe volver a recaer en la comunidad educativa del centro y eliminar la posibilidad de que esta figura sea nombrada a dedo por la Administración. 

En cuanto a las AMPAs, creo que es necesario recuperar el espíritu con el que nacieron. El AMPA debería tener poder decisorio sobre el comedor escolar y la calidad de lo que allí se oferta, tener un espacio reconocido dentro del centro en el que poder reunirse y guardar sus materiales y ser consultada en todos los temas que atañen a la vida en el centro y que compromenten el bienestar de los y las alumnas. 

4) Obligación de los docentes de usar prácticas docentes y metodología basada en la evidencia.
Sé que este es uno de los puntos más controvertidos, pero creo que ya es hora que en este país, la gente que se dedica a la educación comience de forma masiva, y no marginal, a reflexionar sobre sus prácticas profesionales. La prescripción de usar prácticas basadas en la evidencia (PBE) se introdujo en la legislación educativa de EEUU, con IDEA (Individual with Disabilities Education Act, 2004) y con ESSA (Every Student Succeeds Act, 2015) y aunque la forma en que este precepto se ha llevado a la práctica en EEUU es muy criticable, aporta una mentalidad profesional sobre la educación en la que ya no todo vale. Es una pena que toda la cantidad de investigación educativa, tanto básica como aplicada, quede en papel mojado porque el cuerpo docente no siente la necesidad de acudir a ella para programar sus prácticas. También en los últimos años, en Europa, se ha creado EIPPEE (Evidence Informed Policy and Practice in Education in Europe), proyecto que tiene como objetivo recopilar PBE y hacer que estas sean influyentes en las prácticas educativas y políticas dirigidas a la educación. 

Algunos sitios que se manejan para consultar prácticas educativas basadas en la evidencia son los siguientes: 

What Works ClearingHouse

Promising Practices Network

Lo importante de este planteamiento es dotar de racionalidad a las prácticas educativas. Exigir que estén basadas en teorías educativas contrastadas y no sean un cúmulo de tradiciones que se perpetúan por comodidad del profesorado e interés de las editoriales que sangran a las familias con libros de texto de dudosa calidad. 

Hablemos de segregación


Como vivo en un lugar recóndito de la Mancha, no me había enterado de que a las familias que queremos que nuestros hijos y que nuestras hijas aprendan inglés se nos acusa de segregacionistas, por el simple hecho de hacer uso de algo que el sistema pone a nuestra disposición: colegios públicos en los que se trabajan varias asignaturas en esa segunda lengua y en los que se da una séptima hora de inglés. Desde la capital del reino, llegan mensajes de que el sistema bilingüe que implantó el PP está siendo un fracaso porque carece de los medios necesarios, los niños y las niñas no aprenden ni contenidos ni idioma y los más vulnerables son los más perjudicados. 

Escucho también que los niños y niñas que, después de haber ido a un cole bilingüe, van a un IES de secciones, son altaneras/os, clasistas y miran por encima del hombro a sus compañeras/os monolingües. Vamos, que la introducción del bilingüismo está siendo un elemento segregador en el que los pobres docentes no tienen absolutamente nada que ver. 

La segregación forma parte de nuestras vidas. Recuerdo a ese niño al que nunca dejaban ir a las excursiones del colegio porque las maestras no se querían hacer cargo de él. O ese al que ponían al fondo de la clase con tareas diferentes al resto de la clase. O esos niños y niñas a las que se hace repetir una y otra vez curso, hasta que se dan cuenta de que tienen una dificultad de aprendizaje y hay que hacer una adaptación para que aprendan. O las niñas que son leídas como niños y viceversa, que son acosados de mil formas y maneras y a los que se les niega la entrada al centro si no van vestides conforme a la ley de la buena gente. O esa niña a la que obligan a quitarse el velo. O ese niño al que llaman penoso, vago y desgraciado porque no sabe hacer las tareas. O a los chavales y las chavalas de humanidades, pobres, que no valían para ciencias. Sí. La segregación forma parte de nuestras vidas. 

Lo que está claro es que el saber se traduce en poder, y las personas que son capaces de comunicarse en lenguas dominantes tienen más poder que quienes no lo son. Pero el mundo es así, no lo he inventado yo. Otra cosa es cómo uses tu poder, pero la diferencia está establecida en estructuras muy superiores. Los saberes crean poder. En otros países, todas las personas tienen acceso relativamente igualitario al aprendizaje de una segunda lengua. Pero en España seguimos siendo unos borricos que doblan las películas, nos reímos de la gente que pronuncia bien los anglicismos y despreciamos el conocimiento de un idioma extranjero. Y además, si queremos que nuestros hijos y nuestras hijas lo aprendan, somos unos segregadores. 

Lo que eliminaría ese segregacionismo que producen los sistemas bilingües sería que todas las personas tuviésemos las mismas oportunidades para acceder al aprendizaje de una L2, no que las familias dejásemos de desear que nuestras hijas y nuestros hijos aprendiesen inglés. Dejemos de marear la perdiz y de acusar a las familias y, si realmente somos tan luchadores y queremos tanto la igualdad, luchemos por un sistema que fomente el aprendizaje de una L2 igual que el aprendizaje de las Matemáticas o de las Ciencias Sociales. Que ese aprendizaje no dependa de que tengamos pasta para viajar y mandar a nuestros hijos e hijas de intercambio, o de que tengamos unos amigos en UK, o de que tengamos la posibilidad de llevar a nuestra prole a colegios bilingües carísimos y super pijos. 

En las condiciones actuales, nos queda la educación en valores. No imagino a mis hijos ni a mi hija mirando por encima del hombro a sus compañeros y compañeras por saber más inglés. No formarían parte de mi familia si lo hiciesen. Las personas que lo hacen son gente estúpida y engreída que actúa así en todas las facetas de su vida. Siento mucho que os hayáis encontrado con gente. Yo sí me he encontrado con ese tipo de gente en mis años de lucha por aprender un inglés que no me enseñaron en el colegio y que tuve que aprender en la universidad a la fuerza. Y esas humillaciones y desprecios fueron los que me llevaron a tomar la decisión de que mis hijos no pasarían por lo mismo que había pasado yo. Llamadme segregadora si queréis. 

Las críticas fachiprogres al bilingüismo

Ya he escrito alguna que otra entrada sobre bilingüismo. Creo que los gobiernos del PP han implantado la enseñanza bilingüe de forma chapucera causando estragos en los colegios públicos. Se obliga a los maestros y maestras a tener un B2, y con ese aprendizaje precario de una segunda lengua se convierten en docentes bilingües, sin tener mucha formación sobre lo que es el bilingüismo, cómo se debe introducir y cómo trabajar la enseñanza bilingüe con niños y niñas con diversas competencias e identidades culturales. Los colegios están haciendo esfuerzos ingentes, pero hay muchas quejas y muchos problemas. 

Lo que no me parece adecuado es que todas estas quejas y todos estos problemas se achaquen al propio hecho de introducir una enseñanza bilingüe en un colegio. No, mira: el problema no es el bilingüismo. Hay muchos niños y niñas en nuestro país y en otros países que tienen una enseñanza bilingüe en el colegio y les va bien. Pero claro, son coles privados, llenos de niños y niñas de “buenas familias”, o coles públicos con buenos sistemas de implantación del bilingüismo, como el del British Council (antes de que llegara el señor Paco con las rebajas). 

Pero lo que ya me toca mucho la moral es la crítica fachiprogre de moda: que el bilingüismo segrega, porque hay niños y niñas que no aprenden Naturales y Sociales en inglés. ¿Perdona? Este problema no se puede plantear en un sistema realmente bilingüe, en el que se trabaja con la inmersión desde los 3 años (o los 6 años, si el niño o niña empieza a ir al cole en primaria). Si en un sistema bilingüe, a un niño le cuesta aprender, lo adecuado es ofrecer apoyos que faciliten la inclusión. Hay miles, qué digo, millones de niños que aprenden en inglés, y los problemas de aprendizaje se trabajan desde las medidas de apoyo planteadas por el sistema educativo. 

Que no, que el bilingüismo no segrega. Lo que segrega es el sistema chapucero mediante el cuál se ha implantado el bilingüismo, obligando a las familias a matricular a sus hijas e hijos en academias de ingles por las tardes. Vaya despropósito. Un buen sistema bilingüe no necesita de academias. Lo que sí es segregador es argumentar que el bilingüismo segregra, instando a las familias que quieren que sus hijos e hijas tengan una buena formación en una segunda lengua a que les lleven a colegios privados de ricos, que son los únicos aptos, por lo visto, para acoger programas bilingües. 

Tenemos derecho a que nuestras hijas e hijos aprendan una L2 en la escuela pública. Tenemos derecho a un buen sistema bilingüe. También a una escuela inclusiva con unas ratios adecuadas, sí. Pero no me vengan con el rollo de que el bilingüismo segrega, y que qué egoistas somos las familias por pedir que haya bilingüismo en la escuela pública. Es el argumento más facha y clasista que he escuchado en la vida. Nada, que como los sistemas bilingües son para ricos, que nos olvidemos de ellos, que la escuela pública es diversa y ahí se aprende en español, como diosito manda.