Autonomía personal y salud infantil

LlorandoHe tomado el título de la entrada de hoy de un módulo que se estudia en el ciclo superior de Educación infantil. Ya el propio título asusta: relacionar autonomía con salud en un módulo dirigido a personas que van a trabajar, en su mayoría, con bebés, es un tanto tendencioso, ya que se presupone 1) que la autonomía es algo que se debe forzar, y 2) que va ligada a la salud, frente al binomio dependencia-enfermedad.

No he explorado con detalle los contenidos que se trabajan en este módulo, pero estoy segura que si lo hago encontraría gran diversidad en la forma de abordarlos. Sin embargo, hoy me hablaron de un manual con el título de este módulo y que, seguramente, será usado por algunos profesores del ciclo superior de Educación Infantil para instruir a sus estudiantes. Se trata del manual de Luis Pablo Hernández López, de la editorial Paraninfo y de este mismo título: Autonomía personal y salud infantil. En este manual se habla de cómo entrenar lo que se consideran los hábitos básicos de salud que se deben ir haciendo autónomos en los niños y niñas: la alimentación, el sueño y el control de esfínteres. 

Lo más preocupante de este manual es que plantea, como si de una verdad absoluta se tratase, una forma de crianza basada en la modificación de conducta y el desapego. Esto es extremadamente evidente en el apartado en el que habla del sueño; aquí son muy claros al respecto: las conductas “erróneas” de las madres y los padres en el hogar dificultan sus pautas institucionales de sueño. En los centros de educación infantil de 0 a 6, todos los niños y las niñas duermen la siesta solos a una hora determinada. Que los niños o niñas no quieran atenerse a este hábito-norma es visto como un trastorno de sueño y no como una necesidad del centro para hacer más cómodo el trabajo de las cuidadoras. No se plantea como una limitación de disponer de una ratio elevada cuidador/a-niño/a sino como una necesidad en el desarrollo de la autonomía infantil. Es una falacia frecuente en el sistema educativo contemporáneo, parecida a la que da lugar al hiperdiagnóstico de TDHA: si el niño o la niña molestan, su conducta se patologiza, se le asigna una etiqueta y se aplican métodos de eliminación. 

En su esfuerzo de ser coherentes, si la autonomía a la hora de dormir no se mantiene en el hogar, esto no se ve como una forma de crianza alternativa  a la que ellos proponen, sino como un fallo de la familia que hay que corregir. Desde este punto de vista, en primer lugar, se patologiza el colecho (dormir junto a los niños pequeños), conducta que el ser humano ha venido manteniendo durante siglos, y en segundo lugar, se posiciona al centro educativo como poseedor de un conocimiento superior sobre la educación y crianza de los niños, que tiene la potestad de imponer sus ideas a la familia. 

De acuerdo con este manual, estas son algunas de las conductas que el centro educativo debe censurar en la familia: 

– Llevarse el infante a la habitación de los padres

-Llevarse al niño a la cama de los padres

– Dormirlo en brazos

– Cantarle para que se duerma

– Darle la mano para que juegue con ella

– Pasearlo en su cochecito

– Darle el pecho o un biberón

– Darle una vuelta en el coche

Obviamente, lo único que queda por hacer es dejar al bebé en la cuna solo, en un cuarto aparte. Muy natural, vaya. Muy lógico desde un punto de vista evolutivo. Por supuesto, lo digo irónicamente. Pero aunque parezca raro, no es extraño que pediatras, educadoras, suegras y madres recomienden el Duérmete niño, del Dr. Estivill, basado en el método Feber, para entrenar la conducta de sueño infantil. Hablando en términos psicológicos, este método consiste en llevar a los niños/as a un estado de indefensión aprendida, según la terminología acuñada por Seligman. En este sentido, si un bebé emite su llanto como señal de llamada y nadie acude a consolarle de manera inmediata, el llanto perderá su función y el bebé entrará en un estado de pasividad en el que cree que no puede hacer nada para conseguir consuelo. 

Por supuesto, esto no es lo que las personas que aconsejan el método dicen. Lo pintan como una forma estupenda de enseñar a dormir y evitar trastornos del sueño. Como si la población infantil fuese propensa por naturaleza al insomnio y a los despertares múltiples sin razón alguna, ignorando las necesidades afectivas de las niñas y los niños. 

Lo normal es que los niños y las niñas duerman con sus padres, si no en la misma cama (cosa muy común cuando se alimentan de manera natural), en el mismo cuarto. Necesitan del contacto humano para dormir. Eso les da seguridad y duermen mucho mejor. Las dificultades de sueño vienen ligadas a nuestras formas de vida frenéticas, con horarios de trabajo antinaturales y con costumbres y hábitos que nos alejan de los ritmos saludables de vida. Lo patológico es el sometimiento al trabajo, y no que las niñas y los niños quieran dormir con nosotros. No carguemos la culpa en nuestros hijos e hijas, sino en la sociedad que impone normas ajenas a nuestra naturaleza. Partiendo de ahí, seamos conscientes de que las instituciones nos imponen hábitos, etiquetas y patologías que tienen su origen en ellas mismas. 

Por lo tanto, si no queréis que vuestros hijos e hijas sean sometidos a estas prácticas de “salud y autonomía” que promulga este libro de texto, y no queréis que os intenten instruir para desapegaros de vuestros hijos e inducirles un estado de indefensión aprendida, os aconsejo que la primera pregunta que hagáis para elegir Escuela Infantil sea “¿Qué libro de texto usasteis en vuestros estudios de Educación Infantil, en el módulo de Autonomía Personal y Salud Infantil?” Si os dicen que el de Luis Pablo Hernández López, salid corriendo. 

10 Responses

  1. ¿Y quién es el centro educativo para meterse en lo que hagan los padres? Que yo sepa, debe complementar, no mangonear. Conste que a mí no me gusta el colecho y no lo voy a practicar, pero eso es cosa de cada familia, no del colegio. Cuanta facilidad y qué modo de simplificar las cosas tienen algunos docentes.

  2. Yo estudié esta rama de FP Y no recuerdo que nos enseñaran ninguna norma de sueño, de acuerdo en que deberían actualizarse (y humanizar se) mucho, pero esto que cuentas espero que sea un extremo…

    1. Yo también lo espero, pero mira el manual que he linkado: está publicado en Paraninfo y disponible para su uso.

  3. En serio, no entiendo esa forma de pensar. Anoche fui a cenar con una amiga y su hijo de 1año y yo con mi nena de 8meses, pues el niño se paso todo el tiempo nervioso y gritando y le dije a ella que lo cogiera y me dijo que no, que eso era mal acostumbrarlo y que luego no la dejaba tranquila. Yo cada vez que me dicen esa respuesta me quedo flipando. ¿Cómo es posible que le nieguen el cariño a sus hijos? (así es como yo lo veo) y encima que le moleste, no me cabe en la cabeza de verdad. A la mia la cogemos muchísimo (todo el barrio) y luego si no esta en brazo está super tranquila y también duermo con ella y todo de maravilla. Es una niña que se rie con todo el mundo y no extraña a nadie. No digo que yo la haga perfecto, pero joder, ¡cómo pueden hacerle eso a los niños! Y ahora nada mas falta que tambien se metan los centro educativos, uff me pongo mala jeje Bueno paro que si no me altero mucho. Besitos 🙂

  4. Ay! Q al no estar en tuiter pensé q no estaba el blog!! (Llamame tecnolerda) pero lo he encontrado 🙂
    Flipo con el librito y con las pautas que dan en los coles… El otro día acompañé a una amiga a la reunión con las que van a ser tutoras de Infantil este año que el niño empieza el cole (3años) y daban indicaciones del tipo no durmais con ellos,no les hagais caso cuando lloren…está claro que hay que decir algo cuando oigamos esto o por lo menos tener claro que no por ser un centro educativo saben más que tu.

    1. Yo llegué a la guardería diciendo “estas son mis normas, si no os gustan, me voy a otra”. Y tuve la suerte de que mi bebé ya era grande y no tenía que dormir allí (me lo llevaba después de comer). Nosotrxs somos los clientes, nadie nos tiene que dar lecciones.

  5. Yo estudio ese ciclo y aprobé ese módulo el curso pasado.

    El título de la asignatura es básicamente porque efectivamente trata sobre el desarrollo de los niños y la adquisición de autonomía y porque al margen de eso, en el mismo módulo se ven las enfermedades y trastornos infantiles más comunes. No es porque se relacione una cosa con la otra.

    Desde luego nosotros no hemos estudiado ese tipo de pautas rígidas que comentas. Al contrario… Siempre y en todos los aspectos la base es respetar los ritmos y la naturaleza de cada peque. Entiendo que los contenidos mínimos estarán establecidos por el Ministerio de Educación, pero vamos, nada que ver. Siempre se habla de trabajo en equipo con las familias, de respeto. No sé… Voy a mirar el link que has puesto, pero entiendo, o quiero entender que será algo aislado.

    1. Hola guapa,
      Efectivamente, lo primero que digo es que habrá múltiples formas de tratar los contenidos. Lo segundo, que hay un manual que lleva el título del módulo, que es de 2012 y que se está usando. Tú no lo has sufrido, pero hay gran cantidad de institutos en España dando ese ciclo. Alguno lo usará, y en más de uno seguirán esa línea. Solo hay que ir a las guarderías y escuchar al personal. Por otra parte, soy psicóloga, me he dedicado siempre al desarrollo infantil, y es pa primera vez que leo eso del desarrollo de la autonomía personal. Vamos, ya te digo que es un invento reciente y que se ve en los manuales de los ciclos de EI.
      Besos.

Deja un comentario