Asegúrate en la red: Amistades peligrosas

Hablamos mucho de seguridad en las redes sociales cuando se trata de las y los menores. Pero la verdad es que, en mi experiencia interactiva digital, he visto cantidad de adultos y adultas ingenuas que van navegando sin control y cometiendo imprudencias de las que no son conscientes. Me voy a centrar en el Facebook, por ser la red más popular. 

Una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta en nuestra cuenta de Facebook son las amistades que solicitamos y aceptamos. Hemos de tener en cuenta que las personas construyen las cuentas pensando en la impresión que quieren causar a los demás. A no ser que conozcas personalmente a la persona que te pide amistad y que sepas que la cuenta es realmente suya, no puedes saber a ciencia cierta quién está detrás de esa apariencia digital. Aunque la foto de perfil sea de una adorable abuelita y la de portada de sus cuatro nietos, ¿quién te dice que sea realmente la abuelita la que maneja esa cuenta?

Las redes sociales dan ciertas facilidades para practicar el mal. Te pones un antifaz y vas sembrando discordias, insultos, amenazas, dudas, por grupos y perfiles varios. Y nadie sabe quién eres, nadie sabe qué hacer. ¿Nos debemos quedar de brazos cruzados?

Una de las bazas con las que cuentan estos individuos es la incredulidad de la gente. Muchas os pensáis que estas cosas sólo pasan en las películas y tacháis de paranoica a la persona que os señala los agujeros de seguridad que vais creando con vuestras imprudencias. ¿Qué hacer para prevenir disgustos con tus amigos/as del Facebook? En principio es muy fácil: 

1) El número de amigos/as en el Facebook no dice nada de tu valía como persona. Por eso, no hace falta que aceptes todas y cada una de las solicitudes de amistad que recibes. Acepta solo a las personas que conozcas personalmente o de las que tengas la seguridad de que son lo que realmente dicen ser. Hay personas que tienen el dedo flojo a la hora de aceptar solicitudes, y eso no solo se convierte en un riesgo para ellas, también para sus amistades que comentan en su muro y son vistas por otras personas. 

2) Si aún después de este consejo prefieres seguir aceptando a todas las personas que te solicitan amistad, al menos ten algunas precauciones: inspecciona el perfil de esa persona antes de aceptar su solicitud. Normalmente las personas que se hacen cuentas falsas suelen tener de amigos a muy pocas personas, y siempre aquellas de las que aceptan a todo el mundo (es decir, eres presa fácil). Mira toda la infomación disponible en la cuenta y valora qué te va a aportar aceptar la amistad de esa persona.

3) Si aún así sigues sin convencerte ¿has pensado en las cosas que publicas en tu muro? ¿De verdad quieres que personas que no conoces vean las fotos de tus seres queridos, exploren tus pensamientos, conozcan tu ideología política y tu postura ante las noticias de actualidad? Si la respuesta es no, y aún así quieres seguir aparentando que tienes miles de amigos/as, aunque ni siquiera les conozcas, puedes manejar las restricciones de privacidad de la cuenta y hacer una lista de mejores amigos, que serán los únicos que puedan visualizar tus publicaciones. Además, marca el acceso restringido a todas las cuentas de cuyos dueños no sepas absolutamente nada o no tengas una confianza absoluta en ellos/as. 

4) Por último, piensa antes de publicar en grupos de Facebook en el que no conoces a todos sus integrantes. Recuerda que los grupos públicos los puede consultar todo el mundo, aunque no sean miembros del mismo. Y sé consciente de toda la información que estás aportando sobre ti en un grupo de desconocidos y en la utilidad que esto tiene.

 Esto solo es uno de los aspectos de seguridad que hay que tener en cuenta en el Facebook, hay muchos más. Pero respetando este te ahorrarás más de un disgusto y disfrutarás de tus amigas y amigos digitales sin sobresaltos. My Fake Mugshot

3 Responses

  1. Totalmente de acuerdo contigo! Yo tengo pocos amigos en Facebook pero es porque no le.doy a aceptar al primero que solicita amistad.Solo a gente con la que confio mis cosas.
    De hecho..tengo el.perfil privado en Facebook para que no me encuentren si no quiero.

Deja un comentario