A ti, mujer que no quieres tener hijxs

  

En los últimos tiempos, las redes se han llenado de artículos y entradas de blog en los que una mujer afirma sentirse super presionada para ser madre y hace una declaración de intenciones: “no quiero tener hijos”. Podéis leer algunos de esos artículos aquí y aquí. Siempre que leo uno de esos artículos pienso qué mala vida deben tener esas mujeres que escriben en el Vice, el Huffington Post, el Guardian, etc. para verse impulsadas a plantear miles de excusas sobre su decisión y lanzarlas al interespacio. La verdad es que no tener hijos es fácil si usas los medios anticonceptivos adecuados o ejerces tu derecho al aborto. Hoy en día, en el mundo occidental de clase acomodada, el tener hijos o no es, en un porcentaje muy elevado, una cuestión de decisión personal y responsable. No así en los países en los que no se reconoce el derecho al aborto y el uso de medios anticonceptivos es un lujo o no hay una educación sexual adecuada.  

Una de las primeras cosas de las que se quejan estas mujeres que escriben en los medios de comunicación es de que las llaman egoistas. No sé muy bien qué puede haber de egoista en no tener hijos. No puedes ser egoista con alguien que no existe. Y si eso os lo dice vuestra madre por su deseo de tener nietos, en fin, siempre podéis regalarle una muñeca Reborn. El resto de la sociedad podremos vivir si decidís no tener descendencia. No me preocupa personalmente el tema del envejecimiento de la población, ya que creo que no sois responsable de ello en absoluto. 

En cuanto al tema de la esterización que algunas mujeres en edad fértil han pedido encontrando la negativa de los médicos, conseguir que este procedimiento se acepte en la sanidad pública requeriría una lucha continuada y constante. No obstante, recordad que, en cuanto salud reproductiva se trata, estas luchas son largas y muy difíciles. Como muestra están la lucha por el derecho al aborto y por el derecho de las personas trans a ser como ellas/os decidan ser. El convertirse en esteril tendría que adquirir primero el estatus de derecho en una lucha persistente contra los discursos que no aceptan este planteamiento. Si estáis dispuestas a emprenderla, os deseo suerte. 

¿Que la gente os dice que cambiaréis de opinión y os arrepentiréis? ¿Que llegaréis a los 40 y desearéis tener hijxs? Bueno, quizás lo mejor ante eso es conceder el beneficio de la duda y vivir el presente. Existe una posibilidad de que eso suceda, pero hoy por hoy NO queréis tener hijxs y punto. Ese planteamiento solo os resultará ofensivo si os tomáis la cuestión como un reto en el que necesitáis llevar la razón. La decisión es vuestra y, lo que digan los demás, importa muy poco. Si siguen insistiendo, podéis tomar medidas más drásticas, pero la tontería social, que todas y todos tenemos que sufrir a lo largo de nuestras vidas en algún que otro momento, se cura ignorándola.

Una última cosa que me gustaría deciros es que el hecho de que no queráis tener hijxs no implica necesariamente que os debáis convertir en antagonistas de las personas que SI los tenemos. Seguramente no os tengo que recordar que las niñas y los niños son ciudadanxs de pleno derecho en nuestra sociedad y, como tales, viven en nuestros pueblos y ciudades, habitan nuestras calles y plazas y tienen una peculiar característica: están en proceso de crecimiento. Lxs niñxs lloran, gritan, ríen, corren, tocan. Sí, y viven entre nosotrxs. Sé que esto no pasa entre todas las personas que toman la decisión de tener hijos e hijas, pero sí es cierto que algunos sectores del llamado movimiento “childfree” se sienten sumamente ofendidos con cualquier contacto que puedan mantener en un espacio público con nuestras hijas e hijos. Solo recordarles que  en algún momento ellos y ellas tuvieron una infancia. Y que siempre pueden irse a uno de esos hoteles que prohiben el paso a menores. Es una opción.

En fin, que si no queréis tener hijxs, no los tengáis y punto. ¿Que la sociedad os presiona? Pues tomadlo con alegría: es vuestra decisión y la mantenéis con buenas razones. Y punto pelota. ¿Que vais a escuchar cosas que no os van a gustar? Eso nos pasa a todas las personas que no somos lo que se llama “mainstream”, es algo que hay que asumir. Es un hecho que muchas personas no han tenido hijxs y han tenido vidas plenas y muy productivas. Así que adelante con vuestra decisión. No hace falta que os sigáis excusando. 

Deja un comentario